BBC

BBC News Mundo

El milenario Festival del (casi) Desnudo de Japón en el que las mujeres participaron por primera vez

Tiempo de lectura: -'
25 de febrero de 2024 a las 13:16

El mar de hombres casi desnudos canta, forcejea, empuja y empella hacia el santuario. "¡Washoi! ¡Washoi!", gritan: ¡vamos!, ¡vamos!

Una mujer en el festival del desnudo de Japón.
Reuters
Las mujeres participaron en el festival por primera vez en sus 1.250 años de historia.

Es una escena que apenas ha cambiado en los 1.250 años que lleva celebrándose el “Hadaka Matsuri”, o Festival del Desnudo, en el Santuario Konomiya, en el centro de Japón.

Pero este año hay un cambio, uno grande.

Lejos de la multitud de hombres, otro grupo está a punto de convertirse en las primeras mujeres en participar.

Las mujeres aquí reunidas saben que están haciendo historia. Hacerse un hueco en espacios tradicionalmente dominados por hombres es difícil en cualquier lugar, pero en Japón -que el año pasado ocupó el puesto 125 de 146 en el índice de brecha de género del Foro Económico Mundial- es particularmente difícil.

Y no es que no hubieran estado siempre allí.

"En el fondo, las mujeres siempre han trabajado muy duro para apoyar a los hombres en el festival", explica Atsuko Tamakoshi, cuya familia participa en el festival de Konomiya desde hace generaciones.

Hombres en el festival de Hadaka Matsuri.
Reuters
Algunos habían pedido que se mantuviera como un festival solo de hombres.

Pero la idea de participar en el festival, en el que los hombres intentan ahuyentar a los espíritus malignos antes de rezar por la felicidad en el santuario, parece que nunca se había planteado antes.

Según Naruhito Tsunoda, nunca ha habido una prohibición. Simplemente, nadie lo había pedido nunca.

Y cuando lo hicieron, la respuesta fue fácil.

"Creo que lo más importante es que sea un festival divertido para todos. Creo que Dios también estaría muy feliz por eso", señaló a la agencia de noticias Reuters.

Sin embargo, no todos en la comunidad fueron tan complacientes.

"Hubo muchas voces que estaban preocupadas (por nuestra participación), que decían: '¿qué hacen las mujeres en un festival de hombres?', 'este es un festival de hombres, es serio'", explica Tamakoshi, una mujer de 56 años.

"Pero todas estábamos unidas en lo que queríamos hacer. Creíamos que Dios velaría por nosotras si éramos sinceras".

Las mujeres que esperan su turno están siendo de verdad sinceras. Lo que no están es desnudas.

Al contrario, muchas visten "abrigos happi" (unas túnicas largas de color púrpura) y pantalones cortos blancos -a diferencia de los taparrabos de los hombres- mientras llevan sus propias ofrendas de bambú.

No formarán parte del gran tumulto que acompaña la carrera de los hombres hacia el santuario, o la escalada de unos por encima de otros para tocar el “Shin Otoko”, o la "deidad masculina", un hombre elegido por el santuario. Tocarlo, según la tradición, busca ahuyentar a los espíritus malignos.

Pero eso no resta importancia a este momento.

"Siento que los tiempos finalmente han cambiado", asegura Yumiko Fujie a la BBC. "Pero también siento la responsabilidad".

Mujeres en el festival de Hadaka Matsuri.
Reuters
Muchas mujeres consideran que el cambio ha sido un momento decisivo.

Esta mujeres, sin embargo, no sólo están rompiendo las barreras de género con su participación. También mantienen viva la tradición.

Esta semana, otro festival del desnudo que tiene lugar en el templo Kokuseki, en el norte de Japón, será el último que se celebrará. Sus organizadores aseguran que no hay suficientes jóvenes para que el festival continúe.

Japón tiene una de las poblaciones que envejece más rápidamente en el mundo. El año pasado, por primera vez, más de una de cada 10 personas tenía 80 años o más. Mientras tanto, su tasa de natalidad es de sólo 1,3 por mujer, con sólo 800.000 bebés nacidos el año pasado.

Ha llegado el momento de que las mujeres se dirijan al santuario.

Caminan en dos líneas paralelas y llevan largas varas de bambú envueltas en cintas rojas y blancas entrelazadas.

Atsuko Tamakoshi lidera el camino: sopla su silbato para iniciar el canto rítmico que han escuchado a los hombres durante décadas.

'Washoi Washoi', gritan las mujeres.

Atsuko Tamakoshi
BBC
Atsuko Tamakoshi es una de las mujeres que se unieron al festival por primera vez.

Las mujeres se concentran en los movimientos y la velocidad que han practicado durante semanas. Saben que tienen que hacerlo bien.

Conscientes de que las miradas de los medios y de los espectadores están puestas en ellas, también sonríen entre nervios y emoción.

Hay gritos de apoyo de la multitud que observa, algunos gritan "¡gambatte!" o "¡sigan adelante!", mientras superan las gélidas temperaturas.

Entran al patio del santuario sintoísta de Konomiya y, al igual que los hombres, son rociadas con agua fría. Parece darles aún más energía.

Una vez aceptada su ofrenda, las mujeres finalizan la ceremonia con el tradicional saludo de dos reverencias, dos palmadas y una reverencia final.

Y entonces, cala la magnitud del momento. Las mujeres estallan en vítores, saltan y se abrazan llorando. "¡Arigatogozaimasu! ¡Arigato!" ¡Gracias! ¡Gracias! Se dicen entre sí y la multitud que ahora les aplaude.

"Se me saltaron las lágrimas", reconoce Michiko Ikai. "No estaba segura de poder unirme, pero ahora tengo la sensación de haber logrado algo".

Cuando salen del santuario, las mujeres son abordadas por espectadores que quieren tomarse fotos con ellas y medios de comunicación que quieren entrevistarlas. Ellas están encantadas de hacerlo.

Hombres en el festival de Hadaka Matsuri.
Reuters
En el festival de Hadaka Matsuri los participantes son rociados con agua a pesar de las gélidas temperaturas invernales.

"Lo he logrado. Estoy muy feliz", asegura Mineko Akahori a la BBC. "Estoy muy agradecida de haber podido participar como mujer por primera vez".

Su amiga y compañera de equipo Minako Ando añade que "ser la primera en hacer algo como esto es simplemente fantástico".

"Los tiempos están cambiando", afirma Hiromo Maeda. Su familia regenta una posada local que ha acogido a algunos de los asistentes masculinos al festival durante los últimos 30 años.

"Creo que nuestras oraciones y deseos son los mismos. No importa si es un hombre o una mujer. Nuestra pasión es la misma".

Para Atsuko Tamakoshi, que ha desempeñado un papel tan importante durante la jornada, ha llegado el momento de reflexionar sobre lo que han conseguido todas juntas. Está emocionada y aliviada.

"Mi marido siempre ha participado en este festival", relata a la BBC. "Y siempre fui la espectadora. Ahora estoy llena de gratitud y felicidad".

Dos mujeres en el festivla de Hadaka Matsuri.
BBC
Las mujeres que participaron en el festival aseguraron sentir un gran orgullo.
Línea gris.
BBC

Haz clic para leer más historias de BBC News Mundo.

Recuerda que puedes recibir nuestras notificaciones. Descarga la última versión de la app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

    BBC

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 345 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 345 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...