28 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,85
4 de octubre 2023 - 17:50hs

Luis Arce fue expulsado del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido que lo llevó a la presidencia de Bolivia en las elecciones de 2020. El actual mandatario venía teniendo una disputa con su antiguo aliado y hoy adversario Evo Morales con miras a las candidaturas para los comicios presidenciales de 2025.

El movimiento oficialista que encabeza justamente Evo Morales apartó a Arce ante la negativa a asistir al congreso del MAS que se celebra desde el martes hasta este jueves en el departamento de Cochabamba.

La resolución aprobada por el partido señala que Arce se “autoexpulsó” al incumplir la cita en la que Evo será proclamado candidato para las primarias del próximo mes de diciembre, de donde saldrá quien compita en las presidenciales de 2025.

Más noticias

El documento, que fe leído durante el plenario, dice que “se da por conocimiento la autoexpulsión de Luis Arce y del vicepresidente David Choquehuanca”.

En el mismo acto, también fueron separados del partido otros 28 militantes del MAS leales a Arce, entre ellos legisladores y funcionarios del gobierno.

Evo Morales, que gobernó Bolivia durante 14 años, entre 2006 y 2019, se disputa con el actual presidente Arce el liderazgo del oficialista MAS. Esa rivalidad quebró la unidad partidaria. Mucho más cuando, en el último año, Evo criticó al gobierno de Arce por su supuesta “traición, corrupción y tolerancia con el narcotráfico”.

Como la reelección de Morales había sido prohibida en 2019, el propio Evo impulsó la llegada al poder de Arce, quien todavía no anunció si buscará o no la reelección. Sin embargo, en círculos del oficialismo se da por descontado que Arce irá por la reelección, ante la debilitada oposición y el rechazo que despierta Morales en sectores económicos.

Al respecto, durante el congreso, la Comisión Política del MAS también modificó los estatutos para que sólo puedan postularse militantes con 10 años de antigüedad, algo que Arce no cumple. Y determinó que no se podrá hacer ninguna alianza con otros partidos políticos de cara a las elecciones de 2025.

Ahora será la justicia electoral quien deba ratificar o invalidar las decisiones del MAS.

Sin el origen indígena o carisma de su mentor, Arce apuntaló su liderazgo entre las bases sociales y sindicales mediante la entrega de incentivos, pero la desaprobación de si gestión alcanza en la actualidad el 50%, según señaló una encuesta de la empresa privada Diagnosis.

El presidente boliviano se había marginado días antes del congreso del oficialismo diciendo que las organizaciones sociales no estaban representadas. “No podemos asistir a una casa donde no van a estar los verdaderos dueños, las organizaciones sociales”, dijo antes del comienzo del plenario nacional del MAS. Y fue su pasaporte a la expulsión.

Temas:

Bolivia

Seguí leyendo

Te Puede Interesar