Espectáculos y Cultura > Movimiento Time's Up

El negro es el nuevo rojo

Las actrices que comandan el movimiento contra el abuso y el acoso en espacios laborales conquistaron los Globos de Oro

Así lució el pasado domingo la alfombra roja de los Globos de Oro<br>

Tiempo de lectura: -'

08 de enero de 2018 a las 19:30

Antes, durante décadas, la historia era siempre la misma. La actriz llegaba enfundada en un vestido de princesa o tal vez más moderno o, en una de esas, más sugestivo; tanto da. Caminaba la alfombra roja con ese paso – grácil, vaporoso– que solo tienen ellas. Posaba frente a los cientos de lentes y exhibía un gesto estudiado, ese que ya había aprehendido después de años y años de fotografías. Y, al final del camino, antes de entrar al teatro en cuestión, respondía de manera sistemática la misma pregunta. Quién te vistió. Quién te hizo el vestido. De quién son las joyas. De quién los zapatos. Y así. Las respuestas se repetían año a año: Dior, Prada, Vuitton, Armani. Las marcas de lujo apuestan mucho en la temporada alta de premios y tienen contratos millonarios con los grandes nombres de la industria.

Más allá de las cifras de seis ceros, hace unos años muchas de esas actrices empezaron a hablar de un concepto que logró cierto empuje, pero no tuvo la fuerza suficiente. Se llamó Ask me more (preguntame más) y su objetivo principal era demostrar que las mujeres artistas pueden hablar de temas más relevantes más allá de quién diseñó su vestido.

Hasta que llegó 2017. Y en 2017 las mujeres hicieron historia. Fueron la historia. Tuvieron su propia revolución.

Lea también: #MeToo: las mujeres no nos callamos más

Decidieron, entonces, exponer sus motivos en uno de los espacios más visibles del mundo: la alfombra roja. El domingo 7 de enero de 2018 será recordado como el día en que la alfombra –ese espacio sin manchas, inmaculado, poderoso– se inundó de cientos de mujeres vestidas de negro. Llegaron acompañadas entre ellas (por ejemplo, Natalie Portman y America Ferrera y Jessica Chastain y Octavia Spencer asistieron juntas), invitaron a activistas por los derechos de las mujeres a que posaran frente las cámaras y hablaran de sus organizaciones (así lo hicieron Emma Watson, Michelle Williams, Meryl Streep, entre otras tantas). Tuvieron varios minutos en vivo en varias cadenas televisivas, fueron replicadas una y mil veces, plantearon lo relevante, lo urgente. Estas mujeres ya no se callan, dicen que no es no, exhiben toda la mugre.

¿Quién las vistió? Ya no importa.

Se acabó el tiempo

Después de la investigación de The New York Times, de las decenas y decenas de actrices que dijeron #MeToo (y fueron replicadas por miles de anónimas), de la carta escalofriante de Salma Hayek, del post feroz de Uma Thurman, de Harvey Weinstein expulsado de la Academia de Hollywood, de las misivas de disculpas de otros tantos acosadores y abusadores antes celebrados, de las tapas de las revistas más influyentes del mundo dedicando sus portadas al asunto, un grupo de mujeres pensó: y ahora, ¿qué?

"El reloj dejó de correr para el abuso sexual, el acoso y la desigualdad en el espacio laboral. Es tiempo de hacer algo al respecto", así se lee en la página web del movimiento Time's Up
Así nació Time’s Up. El 1º de enero The New York Times y el diario La Opinión publicaron un aviso enorme que anunciaba la iniciativa. La firmaban cientos de mujeres. Entre ellas muchas de extrema relevancia en la industria: Ashley Judd, Eva Longoria, America Ferrera, Natalie Portman, Rashida Jones, Emma Stone, Kerry Washington y Reese Witherspoon. También hay directoras, guionistas, productoras y ejecutivas de la industria del entretenimiento. En su sitio web –blanco, limpio, con letras negras y contundentes- se lee la siguiente frase: “El reloj dejó de correr para el abuso sexual, el acoso y la desigualdad en el espacio laboral. Es tiempo de hacer algo al respecto”.

Lea también: El respaldo y la injusticia de los Globos de Oro

Time’s Up es un movimiento, una fundación y es, sobre todo, una manera de decir “basta, ahora estamos juntas”.

Entre sus varias iniciativas están: una fundación de ayuda legal para mujeres con menos privilegios (en noviembre las actrices de Hollywood recibieron una carta de 700.000 mujeres rurales que las apoyaban en su causa contra el abuso sexual), que cuenta con un respaldo económico de 13 millones de dólares recibidos de donaciones; un proyecto de legislación para penalizar a empresas y organizaciones que toleren situaciones persistentes de abuso y hacen acuerdos para silenciar a las víctimas; y, también, que todas las mujeres que fueran a los Globos de Oro se vistieran de negro y hablaran sobre el porqué de esa elección.

Decirlo todo

Hubo momentos épicos. Primero fue Debra Messing cuando, en vivo para E!, le dijo a la presentadora Guliana Rancic que no podía creer que en el canal de televisión por cable le pagara menos a las mujeres que salían al aire que a los hombres. La semana pasada Catt Sadler renunció cuando se enteró que su par Jason Kennedy ganaba el doble que ella. “Queremos que la gente empiece a tener esta conversación en la que se considere a las mujeres igual de valiosas que los hombres”, dijo Messing.

Después, Seth Meyers, responsable de ponerse al hombro una ceremonia difícil y observada con lupa, dijo en su monólogo de apertura: “Ha comenzado una nueva era. Me doy cuenta por qué hace años que un hombre blanco no se sentía tan nervioso en Hollywood”. Más adelante buena parte de las mujeres involucradas en Time’s Up que subieron al escenario hablaron de las diferencias con una contundencia implacable. Natalie Portman, responsable de presentar el premio a mejor dirección, fue ácida e irónica y dijo: “Aquí están todos los nominados hombres”.

Una vez más la Asociación de la Prensa Extranjera (responsable de las nominaciones de los Globos de Oro) consideró que no había ninguna mujer que valiera la nominación. También fue letal Geena Davis al subir al escenario junto a su compañera de ruta en Thelma y Louise, Susan Sarandon. “Estos cinco nominados se pusieron de acuerdo y van a donar la mitad de su sueldo para que las mujeres podamos ganar más”, dijo Davis. No hubo muchas risas en el teatro. Las verdades más duras se dicen en broma.

"Aquí están todos los nominados hombres", dijo Natalie Portman antes de anunciar a los integrantes de la categoría mejor dirección.
El climax de la ceremonia llegó cuando Oprah Winfrey subió a recibir el premio honorario Cecil B. de Mille. Oprah –luchadora incansable, una de las mujeres más poderosas de Estados Unidos, dueña de una voz que no titubea y de un discurso que es igual de filoso que una espada- caminó hacia el escenario y los asistentes la aplaudieron y la alabaron con la certeza de que lo que estaba a punto de suceder iba a ser memorable. Fueron nueve minutos en los que cada frase tuvo un significado.

Embed

#TIMESUP #WHYWEWEARBLACK

Una publicación compartida de #TIMESUP (@timesupnow) el

Y, para finalizar, antes de que sus colegas, amigos y admiradores se volvieran a poner de pie para ovacionarla dijo: “Tenemos por delante un nuevo día y cuando finalmente amanezca ese nuevo día será gracias a muchas mujeres, muchas de las cuales están en esta sala, y muchos magníficos hombres que van a luchar unidos para garantizar que llegue el momento en el que nadie tenga que decir, nunca más, ‘yo también’”.

Dos mil diecisiete fue el año de las mujeres. Ellas decidieron que 2018 también lo será. Y –aunque ya sea una frase hecha– todo indica que hoy, más que nunca, el futuro es femenino.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...