Nacional > PASA A DIPUTADOS

Con un debate sobre "presiones externas", el Senado aprobó el proyecto para personas trans

La iniciativa, que pasó a la Cámara de Diputados, fue votada por el Frente Amplio y el Partido Independiente

Tiempo de lectura: -'

17 de octubre de 2018 a las 05:03

Por Santiago Soravilla

El debate se extendió por más de seis horas y tuvo las barras del Senado llenas, principalmente con personas a favor de la iniciativa, quienes al igual que los legisladores oficialistas lucieron pañuelos amarillos y expresaron su felicidad una vez que la iniciativa fue aprobada. 

El proyecto -compuesto por 24 artículos- habilita a los menores de edad a comenzar procesos de hormonización o a cambiarse de nombre sin la anuencia de sus padres o tutores, mientras que sí exige el permiso de los responsables legales para realizar una intervención quirúrgica. Además, dispone una pensión (de hasta $ 11.500) para las personas trans perseguidas por la dictadura.

Como era esperable estos puntos fueron los que provocaron mayor debate durante las intervenciones en sala, aunque el momento de mayor tensión se produjo cuando la senadora nacionalista Verónica Alonso -quien después de aclarar que no hablaba en nombre de su partido- dijo que votaba en contra ya que se estaba legislando “por presión de colectivos corporativos”. 

Sus palabras provocaron la sonrisa de las pocas personas que se manifestaban en contra en las barras, con pañuelos azules con el lema “todos somos iguales”.

“¿Acaso la presión de determinados grupos que han influido muchísimo en el Ministerio de Desarrollo Social, como el caso de Ovejas Negras, les han hecho perder el foco?”, se preguntó Alonso, y dijo que no compartía que “el Estado deba pagar por querer vivir de una forma diferente y dar beneficios por el hecho de ser trans”.

Durante su discurso, Rafael Michelini solicitó interrumpirla en dos ocasiones, pero esto le fue negado y recién al finalizar, el líder del Nuevo Espacio pudo contestarle y le dijo que el proyecto brinda derechos "para quienes no tienen recursos". En la misma línea fue la intervención del senador comunista Juan Castillo, quien dijo que la votación colocaba al país “a la vanguardia de los derechos” y que votaba a favor “para que en Uruguay todo sea un poco más justo, y una parte de nuestra sociedad sea un poco menos hipócrita".

Previamente, la legisladora del Frente Amplio, Daniela Payssé, había criticado el debate que se dio en la sociedad, sobre todo a partir de la participación de determinados grupos religiosos contrarios a la ley. “A mi juicio se procesó de la peor manera: mintiendo, engañando, hablando de repudio y de privilegios para las personas trans, no solo por parte de colectivos e iglesias, sino de integrantes del Parlamento”, dijo aunque evitó dar nombres.

La senadora criticó la juntada de firmas contra el proyecto y dijo que fue "una aberración" porque pretendió "engañar a la gente" y destacó que "esa forma de terrorismo también tuvo un correlato en este Parlamento" ya que las firmas presentadas, que fueron más de 40 mil, eran anónimas. En tanto, destacó que las organizaciones sociales agrupadas bajo el grupo "Ley trans ya" hayan recolectado 60 mil firmas las cuales fueron "certificadas" ante un escribano público en el Palacio Legislativo, lo que representaba una diferencia con el otro colectivo.

A su turno, el senador del Partido Colorado, Pedro Bordaberry, dijo que la colocación de los pañuelos amarillos por parte de los legisladores frenteamplistas tenían como objetivo “sacar jugo” en las próximas elecciones. Sus dichos fueron rechazadas por la senadora socialista Daisy Tourné, quien manifestó que lo colocaba porque lo sentía y pensaba. Bordaberry también criticó que se califique al día como "histórico".

“Lo mismo dijeron cuando asumió una senadora” en clara referencia a Michelle Suárez, referente del colectivo Ovejas Negras que luego fue procesada por estafa y falsificación de documento privado.

El líder de Alianza Nacional, Jorge Larrañaga, dijo que no acompañaba el proyecto porque no reconocía “derechos y libertades”, los cuales a su entender ya están consagrados por la Constitución. El precandidato nacionalista reconoció que lo “cómodo” para su sector sería votar y no exponerse "al escrutinio de quienes se consideran dueños exclusivos de los otorgamientos de derechos” pero no lo hacían porque lo consideraba un tema "demasiado sensible para el humanismo". Cerró su intervención señalando que este proyecto no ayudaba “a quienes se dice son los beneficiarios". "Estamos ante un placebo simbólico que sirve para no discutir otros problemas centrales”.

El encargado de cerrar la discusión fue el miembro informante por el Frente Amplio, el senador Marcos Otheguy, quien señaló que con la aprobación de este proyecto se estaba "haciendo un acto de justicia y comenzando a saldar una deuda histórica con esta población".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...