Nacional > Fue enviado a prisión

El relato de una de las víctimas del profesor de música que abusó de niños

El niño dijo en pericias psicológicas que el docente se masturbaba con su pie mientras le daba clases de piano

Tiempo de lectura: -'

21 de septiembre de 2018 a las 15:59

“El año pasado en el colegio había un profesor de música, yo tocaba el piano, me invitó a un coro y le pregunté para ir a tocar el piano con él. Al principio era como teórico y después yo me sentaba en el piano, él se arrodillaba en frente mío y se bajaba el pantalón”. El testimonio lo dio un adolescente que en 2014 tenía 11 años y quiso tomar clases con un profesor de su escuela. A sus padres les empezó a llamar la atención que, clase a clase, el niño no mostrara interés en asistir y tampoco le importara llegar tarde. Hasta que un día, entendieron la razón.

“Tengo un secreto para contarte”, le dijo a su madre, según consta en pericias psicológicas a las que accedió El Observador. “(El profesor) se masturba en clase”, relató. A partir del relato del niño, sus padres decidieron hacer una denuncia penal por presunto abuso sexual. El niño les relató que un amigo estaba en la misma situación, pero por ese entonces sus padres prefirieron no hacer la denuncia. 

Según establece la pericia “le pedía que se descalzara y cuando le tomaba el pie, el estudiante quería sacarlo pero él no lo dejaba, le pedía que lo dejara flojo, se lo colocaba en la entrepierna y realizaba movimientos ascendentes y descendentes”. “Siempre era igual. Primero me hacía descalzar y me hacía pasarle el pie por el pene”, relató el niño. 

La misma situación se había dado con otro compañero de clase que también tomaba clases particulares. La denuncia fue presentada en 2014 y finalmente la fiscal Sandra Boragno pidió el archivo de la causa, que fue finalizada en junio de 2016. La fiscal consideró que no había pruebas suficientes; consideró que para llegar a una condena hay que tener la "plena prueba" de lo ocurrido y no solamente los relatos de los niños en los peritajes. 

Nueva denuncia

Sin embargo, el caso tuvo una vuelta de tuerca cuando en 2017 la familia de la expareja del profesor lo denunció por  un presunto abuso con el hijo de ella, que también había sido su alumno. Por ese entonces, el docente era jurado del programa de televisión sobre música del que fue desvinculado, al igual que de los colegios en los que trabajaba. 

Con esa denuncia, el abogado Gúmer Pérez pidió el desarchivo del caso inicial y a la denuncia también se sumó la familia del segundo niño –ahora adolescente- que en su momento había decidido no denunciar. 

Lea también: Síntomas que revelan el abuso en los niños

Casi un año después de que la familia de su expareja lo denunciara, el hombre fue enviado a prisión por 120 días como medida cautelar, acusado de reiterados casos de atentado violento al pudor contra menores. Luego de que fuera denunciado por su expareja salió más de una vez del país, por lo que el riesgo de fuga fue el principal argumento para que ahora pase cuatro meses en la cárcel, indicaron a El Observador fuentes vinculadas al caso. 

Una pericia psicológica que se le realizó al profesor en diciembre de 2015 indicaba que surgían elementos que no permitían “descartar la posibilidad” de los presuntos abusos. El hombre se definió como “un personaje con características detallistas, exigentes y perfeccionistas que no logra por momentos adecuar a la realidad de los otros”.

“Su discurso hace prevalecer una posición subjetiva con dificultades en el establecimiento de límites con los otros, que puede generar confusión en el acercamiento”, señaló la perito psicológica Raquel Galeotti en su informe a la Justicia. Según el propio relato del docente, a veces establecía “situaciones confusas no adecuadas” con otras personas. 

Los padres que primero realizaron la denuncia relataron a la Justicia que el profesor no les quiso cobrar por las clases particulares de piano y que eso les llamó la atención. De las entrevistas, los peritos forenses concluyeron que el discurso del niño era “coherente y compatible” y que “se observaron sentimientos de angustia, vergüenza, ira e incomodidad durante el relato de las situaciones abusivas”, lo que denominan parte de un síndrome psicotraumático. Esos sentimientos, sumados a flashbacks (recuerdos) sobre lo ocurrido, fueron tomados como elementos “muy significativos” para determinar un presunto abuso sexual. 

REPORTAR ERROR

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.