Agro > TRIBUNA / LUIS ROMERO ÁLVAREZ

El tratado Mercosur-Unión Europea

"Si se quiere que los pequeños productores familiares resistan una generación más hay que ir ahora a su rescate"

Tiempo de lectura: -'

12 de julio de 2019 a las 05:01

Por Luis Romero Álvarez

¡Al fin salió humo blanco! Tuvimos que esperar que salieran con la cola entre las patas los gobiernos de izquierda de Brasil y Argentina, que como siempre reniegan del libre comercio y de la libertad en general, para que este acuerdo se pudiera al fin firmar.

He visto análisis de impactos, siempre parciales; en este convenio –como en todos los de su clase– habrá ganadores y perdedores que en forma individual no habrán merecido ni el premio ni el castigo.

Y esto es lo difícil de manejar por parte de las sociedades: ¿Cómo atenuar el castigo a los perdedores sin neutralizar los beneficios para el conjunto de la sociedad? 

No existen fórmulas mágicas para resolver estas cuestiones que la globalización ha exacerbado; el mal manejo de estos conflictos trajo a Donald Trump y al Brexit. Somos de los países más cerrados del mundo… a modo de ejemplo basta decir que nuestros aranceles promedio son del orden de 16% mientras los de Estados Unidos son del 4%; por eso los impactos de la apertura se sentirán fuerte con los años.

 

Un acuerdo operativo con la Unión Europea generará oportunidades comerciales y de inversión nuevas, que beneficiarán al país. También pondrá presión sobre sectores ya debilitados, como los pequeños tamberos, por poner un ejemplo.

 

No podemos barrer bajo la alfombra esta realidad, simplemente levantando la bandera del bien común; no alcanza el bien común para justificar el sacrificio de algunos inocentes.

Si miramos la historia del sector agropecuario de todos los países, siempre es la misma aunque veamos capítulos distintos de la misma novela: al principio, las naciones extraen recursos violentamente del agro, porque es el único sector con capacidad de contribuir cifras enormes para fundar la institucionalidad de un país (sus poderes públicos, su infraestructura, etcétera); luego cuando industria y servicios han crecido y el agro en proporción se ha achicado en el PBI del país, las transferencias (que aquí Martínez Lamas llamó “la bomba de succión”) se frenan; más adelante todavía, las sociedades se dan vuelta y empiezan a devolver al agro aquellos recursos extraídos, en forma de subsidios para sostener a los pequeños productores familiares primero y a todo el agro después, por nuevas razones económicas, sociales y ambientales. Esto ha pasado en todo el mundo y pasará aquí también. El asunto es si lograremos manejar bien este proceso, en forma inteligente, justa, planificada y a tiempo, o si lo haremos tarde y mal.

Europa y Estados Unidos ya lo están haciendo, Japón también y cada país del mundo sigue este proceso a su tiempo, sin excepciones. 

 

 

Aquí en nuestro país este acuerdo, al que deben seguir de inmediato otros igualmente importantes con Estados Unidos y China, debe darnos el estribo para pensar y resolver estas cuestiones. Toda la clase política habla de los pequeños productores rurales; lo que se precisa no son palabras o mini proyectos que no cambian nada. Lo que se precisa son acciones de fondo. Si se quiere que los pequeños productores familiares resistan una generación más hay que ir ahora a su rescate. Eso se puede hacer y yo apoyo la idea de avanzar; si no se avanza hay que decir fuerte y claro que no importa el sacrificio de los productores familiares, que quedan librados a su suerte como siempre han estado.

Para mí, es buen negocio para la sociedad ayudar a que sigan, pero muchas veces se hacen análisis que se quedan cortos en su medición de impactos y nunca se asignan recursos que luego se despilfarran en personal público innecesario, corruptelas varias e inversiones inútiles o ruinosas.

Ojalá que este acuerdo nos haga pensar y actuar bien cuando todavía estamos a tiempo. Justamente los momentos de campaña electoral son valiosos para que los candidatos expliquen con claridad sus ideas sobre estos asuntos y asuman sus compromisos frente a todos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...