Agro > ALTERNATIVA PRODUCTIVA

En Uruguay la producción acuícola es viable todo el año y en todo el territorio

Existen conocimientos probados que habilitan manejos que, con una inversión razonable, ambientan diversos beneficios a productores que pueden sacar mayor provecho de infraestructuras ya disponibles

Tiempo de lectura: -'

20 de noviembre de 2014 a las 17:46

La acuicultura, actividad en desarrollo en Uruguay, se puede realizar durante todo el año y en todo el territorio, sin restricciones que deriven de las condiciones climáticas locales, afirmó a El Observador Agropecuario la bióloga Claudia Turra.

La profesional destacó, a su vez, que existen conocimientos debidamente probados que habilitan manejos que –de la mano de una inversión para nada elevada– ambientan diversos beneficios a productores que ya vienen incursionando en otros rubros del agro y poseen una infraestructura que rápidamente pueden adaptar a la producción de peces.

Turra es la responsable técnica de Acuicultura Punta Negra, cuya actividad comenzó en 2002 y se desarrolla hoy en la Colonia Victoriano Suárez, en Piriápolis (Maldonado). Es una granja familiar, con una producción artesanal que considera el cultivo de organismos acuáticos, en una chacra de 18 has, con una suma total de espejos de agua de una hectárea donde se realizan los cultivos. Posee un laboratorio –donde se hace la incubación y alevinaje, análisis de algunos parámetros de calidad de agua y diagnósticos primarios de algunas patologías– y una sala para la producción de la ración para las langostas y de algunas raciones especiales para peces.

La producción en esa granja, explicó, puede clasificarse en la de crustáceos y en la de peces. Los crustáceos son las langostas australianas, comúnmente denominadas “pinzas rojas”. Entre los peces, hay dos líneas de producción, por un lado los ornamentales y por otro los que se utilizan para siembra en lagos y tajamares. Los ornamentales son las carpas Koi, también denominadas japonesas o simplemente carpas de colores, y los caracius. En el caso de la producción de peces para siembra en lagos y tajamares, se trata de carpas Hervíboras, denominadas Amur o salmón Siberiano, y el bagre Negro, ambos con usos muy variados, como pesca deportiva, autoconsumo y venta de excedentes, repoblación de espejos de agua, control biológico de malezas acuáticas y recuperación del equilibrio de los lagos.

Y se iniciaron allí los trabajos con el pejerrey, estando en formación el plantel de reproductores para iniciar más adelante la producción de semilla.

El valor de la acuicultura

La bióloga citó que la acuicultura es considerada a nivel mundial como una solución eficiente a la hora de contemplar una demanda creciente de alimentos, en un escenario de una fuerte presión sobre los recursos pesqueros.

Se trata de la producción de un alimento nutricionalmente de alto valor: es una fuente notable de proteínas, ácidos grados, vitaminas, minerales y micronutrientes escenciales. Según la FAO, ya el 50% del consumo mundial de productos que provienen del agua lo aporta la acuicultura, porcentaje que crece. El pescado hoy representa el 17% de la ingesta de proteínas para la población mundial. Y el 30% de las especies de peces en libertad están sobre explotadas. Por ello la FAO promociona con énfasis la acuicultura.

Si bien Uruguay posee una historia de desarrollos de investigación en diferentes líneas de especies para cultivo, aún no se logró un impacto a nivel productivo, salvo excepciones (como en el caso de la cría de esturiones), precisó la experta, quien instó a promover la acuicultura.

A modo de ejemplo, citó que en un mismo embalse se puede críar el bagre Negro para producir alimento para la población y, a la vez, en convivencia sinérgica, la carpa Herbívora que mantiene a esa reserva –que puede aportar agua para riego o consumo animal– en condiciones óptimas.

Una linda oportunidad

Sobre el valor de la expansión de las prácticas acuícolas, Turra subrayó que Uruguay posee una ventaja: la complementación con actividades rurales pre existentes. Hay muchos establecimientos donde la infraestructura necesaria está, lagos, tajamares o bebederos por ejemplo, por lo cual solo hay que proceder a la inversión en peces, que no es elevada. Tomada la decisión, se puede desarrollar desde una actividad extensiva, donde solo se hace la siembra y los manejos posteriores son mínimos, hasta una intensiva, indicó.

Apenas uno de los destinos para la producción de bagre Negro es el consumo humano, siendo de una especie nativa que presenta diversas ventajas en el mercado, sobre todo ahora que la población se adaptó a consumir pescado de río dado el ingreso de Pangasius (bagre vietnamita), con el cual el bagre nativo es muy competitivo.

Plataforma virtual

Turra dijo que un factores que contribuiría al desarrollo de la acuicultura es la difusión de las prácticas y metodologías de cultivo. Es clave la extensión a los productores, mediante una capacitación dirigida. En ese marco, está en su etapa de diseño una plataforma virtual, semi presencial, para capacitarse en lo teórico a distancia y con prácticas en la granja. A los productores interesados se les brinda, además de la semilla de peces, el asesoramiento para el manejo (sea extensivo o intensivo), generándose el desarrollo de proyectos productivos.

La acuicultura en el mundo

La producción acuícola mundial avanzó de 3 millones de toneladas en 1970 a 66,63 millones en 2012. El 88,5% se concentra en Asia (y el 60% específicamente en China).

La acuicultura emplea a 22,5 millones de personas.

El 60% de las exportaciones pesqueras en volumen y el 54% en dólares las genera la acuicultura involucrando ya a 567 especies.

La FAO sostiene que el crecimiento del sector dependerá sobre todo de la expansión de las prácticas acuícolas.

Contacto con Acuicultura Punta Negra

Los productores que deseen visitar Acuicultura Punta Negra deben llamar a los celulares 099 890 055 o 099 293 691, ingresar a www.acuiculturauruguay.com o escribir a turra@adinet.com.uy.

Comentarios