Nacional > TIROTEO EN LA COMERCIAL

Escuchas telefónicas fueron claves para frustrar el asalto a una remesa

Los delincuentes venían siendo vigilados y la policía esperó el momento justo para desbaratar sus planes

Tiempo de lectura: -'

20 de febrero de 2019 a las 19:17

Lo habían planificado durante meses. Sin embargo, cuando los cuatro hombres -que el pasado lunes se tirotearon con la policía en el barrio La Comercial- se dispusieron a asaltar una remesa, el plan falló. Tres de ellos fueron detenidos al tiempo que uno murió en el intercambio de disparos.

En la audiencia de este miércoles en la que fueron imputados dos de los tres detenidos, la fiscal del caso Adriana Edelman reconoció que el trabajo de inteligencia previo fue clave para impedir que los delincuentes cumplieran con su objetivo. Edelman dijo que durante meses se hicieron escuchas telefónicas en las que quedó en evidencia la coordinación del grupo para cometer varios delitos.

Adquirieron armas –una de las cuales está vinculada a tres hechos delictivos-, chalecos antibalas y un vehículo: un Kia Picanto color gris perla que había sido rapiñado el 24 de enero. La Justicia investiga ahora si los detenidos también participaron del robo violento de ese auto.

Una vez que los investigadores concluyeron que los delincuentes pretendían ejecutar su plan de forma inminente, la policía montó un patrullaje especial en los alrededores de la calle Coquimbo y Cufré (barrio La Comercial) donde el delincuente, que acabó muriendo, vivía.

Este lunes, mientras los vecinos del barrio La Comercial salían de sus casas para observar el despliegue policial que se había montado en la persecución de los delincuentes, una mujer comentó que días atrás el helicóptero de la policía había estado sobrevolando la zona.

Fuentes de la investigación confirmaron a El Observador que el patrullaje especial que se montó en la zona no se limitó a este lunes, ya que no estaba claro cuándo tendrían pensado dar el golpe. De hecho, días antes habían salido dispuestos a cometer la rapiña pero a último momento desistieron de hacerlo.

Sin embargo, el lunes los cuatro partieron desde la casa del delincuente que acabó muerto. Se subieron al auto Kia Picanto  –al cual le colocaron una chapa argentina para evitar que lo identificaran como un auto robado-, se taparon los rostros con pasamontañas y partieron en busca de una remesa para robar.

Mientras circulaban por la calle, la mayor presencia policial en la zona cumplió su objetivo. Un efectivo pudo verlos con sus caras tapadas por pasamontañas y decidió dar la voz en alto.

En lugar de detenerse, el vehículo emprendió la huida a toda velocidad. En cuestión de segundos varias patrullas salieron detrás y el helicóptero policial que ya controlaba la zona desde el aire se sumó al operativo.

La huida

Sobre las 15:30 de este lunes, la calma del barrio La Comercial se rompió cuando el auto Kía en el que viajaban los delincuentes atravesó la calle Coquimbo a contra mano. Iban en dirección a la casa de uno de los integrantes de la banda, pero allí se encontraron con la policía.

Los delincuentes dispararon contra los efectivos y estos respondieron con más balas.  El vehículo en el que viajaban los asaltantes frustrados recibió varios disparos en la carrocería y al menos tres en el vidrio trasero. Sin embargo, fueron las balas que pincharon las ruedas la que obligaron a los delincuentes a dejar el auto atrás y correr para burlar a la policía.

Los cuatro delincuentes se dirigieron a la casa en el barrio La Comercial donde vivía uno de ellos, con el objetivo de trepar a la azotea y correr por los techos. En ese momento, fue que uno de los asaltantes murió, otro fue baleado, y un tercero se metió en una casa de familia y se escondió en un ropero hasta que la policía lo detuvo.

El cuarto delincuente logró eludir a la policía y corrió hacia el auto Chevrolet corsa de su madre que estaba estacionado a pocas cuadras. Se subió y huyó tan rápido como pudo.

Sin embargo, sus movimientos fueron vigilados desde el aire por el helicóptero policial y en Bulevar Batlle y Ordoñez y San Martín fue detenido. En el vehículo se encontró un chaleco antibalas.

Este último y el que se escondió en el ropero fueron llevados ante la Justicia este miércoles. A ambos se les imputó los delitos de asociación para delinquir, receptación, porte de armas en lugares públicos, tráfico de armas, y atentado (por haber disparado contra policías). A uno de ellos se le imputó además el delito de violación de domicilio.  

A los dos se les fijó la medida cautelar de prisión preventiva por 120 días. 

El tercer delincuente detenido será formalizado en las próximas horas, ya que hasta el momento se encuentra internado en el Hospital de Clínicas.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...