13 de junio 2024
Dólar
Compra 38,25 Venta 40,45
3 de marzo 2023 - 5:00hs

El Gobierno de Estados Unidos anunció que autoriza a las empresas armamentistas de su país a vender a Taiwán, entre otros equipos, un lote de cientos de misiles para los aviones estadounidenses F-16 que tienen las fuerzas armadas de Taiwán.

La información surge del Departamento de Defensa del Pentágono de Estados Unidos y las compañías beneficiarias del paquete de venta de insumos bélicos a Taiwán serían Raytheon y Lockheed Martin, aunque todavía falta la aprobación del Congreso. A mediados de febrero, el gobierno chino prohibió a esas dos empresas de armas hacer inversiones en su país y también a las compañías dedicadas al negocio de la guerra de origen chino comprar insumos o équidos tanto de Raytheon como de Lockheed.

Este miércoles, un comunicado del Departamento de Defensa, reproducido por la cadena CNN, indica que los equipos y municione para los F-16 incluyen 100 misiles de alta velocidad AGM-88B, 23 misiles de entrenamiento HARM, 200 misiles aire-aire de medio alcance AIM-120C-8, 4 secciones de guía AIM-120C-8 AMRAAM; y 26 lanzadores multipropósito LAU-129.

Más noticias

El paquete suma U$S619 millones y la Casa Blanca ya notificó al Congreso el mismo miércoles para que autorice la operación. De acuerdo a los analistas militares, las municiones para aviones de combate F-16 y el resto del material está orientado a aumentar las capacidades de defensa y ataque del gobierno de Taiwán.

La CNN informó este jueves que un funcionario del Departamento de Estado, sin mencionar su nombre, dijo que con esta venta “Estados Unidos pone a disposición de Taiwán los artículos y servicios de defensa necesarios para permitirle mantener una capacidad suficiente de autodefensa”. También aclaró que se trata de una venta que Taiwán paga con sus propios recursos.

El Departamento consignó en un comunicado que “el apoyo de Estados Unidos a Taiwán y los pasos que Taiwán toma para mejorar sus capacidades de autodefensa deben contribuir al mantenimiento de la paz y la estabilidad a lo largo del estrecho de Taiwán y en la región", agregó ese departamento.

Desde Taipéi, capital de Taiwán, la presidenta Tsai Ing-wen, del Partido Progresista Democrático, saludó la decisión de Washington. La actual presidenta ya lleva más de seis años en el poder. No solo es la primera mujer en llegar al cargo sino que logró imponerse en las elecciones al Kuomintang, el partido fundado por Chiang Kai-shek, el fundador y líder de ese partido nacionalista que se enfrentó al Ejército Rojo dirigido por el Partido Comunista de China y su líder y fundador, Mao Tse Tung.

En 1949, tras cuatro años de guerra civil, Mao dejó que las fuerzas del Kuomintang se replegaran en la isla para evitar más derramamiento de sangre. Desde entonces, Taiwán tuvo un gobierno autónomo, tuvo un desarrollo independiente con apoyo de Estados Unidos, Japón y otras naciones del extremo oriente.

Nunca pudo lograr revertir la votación de la ONU y solo cinco países reconocen embajadores de Taiwán. En el resto de las naciones, sus representaciones diplomáticas tienen como primera figura al “encargado de negocios”. Con los años, la industria taiwanesa de chips es una de las más potentes y sofisticadas del planeta.

La información surgida de la venta de armas que aún requiere autorización parlamentaria es la primera en lo que va de 2023, pero el Congreso ya aprobó las nueve anteriores enviadas por Joe Biden desde que llegó a la Casa Blanca.

Si bien Naciones Unidas reconoce a “una sola China”, Washington comenzó a tratar a Taiwán como un país aparte de China continental.

Por la Resolución 2758 de 1971 de la Asamblea General, las Naciones Unidas consideran que “Taiwán forma parte inalienable del territorio chino, y el Gobierno de la República Popular China es el único Gobierno legítimo que representa a toda China”.

En setiembre pasado, la visita a Taipei de la entonces presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, fue el inicio de una escalada diplomática y de ejercicios militares por parte del ejército chino y también de maniobras conjuntas entre las fuerzas militares de Taiwán y las de Estados Unidos.

A la tensión por otros viajes oficiales a Taipei, se sumó un tema de fondo para la vida de las empresas estadounidenses: la necesidad de aumentar la cantidad de microprocesadores fabricados en la isla de Taiwán, cuyas empresas son proveedoras tanto de China como de Estados Unidos y de otros países.

Biden envió un proyecto de ley al Congreso para favorecer el establecimiento de las compañías taiwanesas de chips en territorio estadounidense y la condición es que dejen de vender esos productos imprescindibles para todas las cadenas industriales a China.

Temas:

Taiwán Venta de armas

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos