Cargando...
Ovejas, animales atacados por otros animales sin control, los perros.

Agro > TRIBUNA / PEDRO SCREMINI

¡Estamos solos en esto!

"¿La culpa (de los ataques a las majadas) es de los perros? No y no, es nuestra, somos los responsables como sociedad de esta situación, debemos solucionarlo", enfatizó Scremini

Tiempo de lectura: -'

16 de julio de 2021 a las 21:39

Por Pedro Scremini (*), especial para El Observador

¡Estamos solos en esto! Es lo que lamentablemente contestamos a muchos productores que se levantan y se encuentran con esa triste y desoladora imagen, parte de su majada muerta o mutilada de forma indescriptible por el ataque de perros. Sentimientos encontrados: asombro, dolor, impotencia, indignación, miedo. Sí, miedo a despertarse al otro día y no saber qué va a pasar, qué vamos a encontrar: muchas veces es igual o peor que en la mañana anterior. No se lo deseo a nadie, es realmente feo, difícil de percibirlo si no se ha vivido.

Trabajo, dedicación, cariño, ilusiones, inversión… ¡todo se derrumba! También las ganas de seguir. En nuestro caso esa no fue una opción, nuestros hijos nos miraban, había que seguir.

Algunos datos: según encuestas solicitadas por la Comisión Nacional de Zoonosis (CNZ) en 2011 había 1,2 millones de perros y eran 1,5 millones en 2015 (fuente: El País, 28/9/2016). En 2017, a pedido de la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal (Cotryba), Equipos Mori realiza otra encuesta que dice con un 95% de confiabilidad que hay 1,75 millones de perros con dueño y a esto habría que agregarle los sin dueño –10% más como se dice por ahí–. Es un número que nadie sabe, pero en definitiva tenemos una población canina en franco aumento.

Hoy pasamos los 2 millones con holgura si vemos la evolución 2010-2017, lo que lleva a 5 a 6 perros cada 10 habitantes, cuando lo recomendable por la Organización Mundial de la Salud es no superar uno cada 10 habitantes.

Ese trabajo de Equipos Mori detectó que el 85% de los encuestados dice que la situación de perros sueltos en la vía pública es grave o muy grave y a la pregunta de si ha tenido que cambiar algún hábito o comportamiento por la presencia de esos perros sueltos el 41% contestó que sí.

Esta encuesta pone algún número, pero es lo que vemos todos los días en cualquier centro urbano del interior: molestias, mordeduras, accidentes con lesiones, accidentes que provocan daños en vehículos con su costo correspondiente, veredas llenas de materia fecal, depósitos de basura diseminados, ruidos molestos, etcétera.

Y tenemos que agregar enfermedades que los perros pueden transmitir: hidatidosis, rabia y leishmaniasis. Aquí, “en el país real”, los números de las encuestas se transforman en hechos que afectan a personas, gente común con nombre y apellido que ven su vida cotidiana afectada y muchas veces en forma definitiva.

En el tema matanza de ovejas y otros animales de producción por perros, no tenemos ningún dato oficial, pero solo en junio de este año y solo en Cerro Largo hubo 14 productores afectados, 13 ataques a majadas, un ataque a caballos, cientos de ovejas muertas en un rato. Como decíamos al principio, ¡cuánto trabajo, cuánta ilusión tirada por la borda en un rato!

¿Qué hace el Estado? Hace unos años fue la CNZ, más tarde la Cotryba, ahora el Instituto Nacional de Bienestar Animal (INBA), ¿qué ha cambiado? Los nombres de sus directores, el ministerio que encabeza cada organismo (en el primer caso el MSP y en los otros dos el MGAP), el color político en el gobierno y no mucho más. Sí se han superpuesto dependencias, cada una en su tiempo han hecho enérgicas declaraciones de cambios, pero mirando las estrategias son muy similares: castración, identificación de los perros, fortalecimiento de albergues… todo voluntario, sin fiscalización. El resultado, digan lo que digan, es una población de perros aumentando, problemas aumentando.

¿Qué dice Un Solo Uruguay? (ver más adelante el documento completo) Qué las estrategias propuestas por el Estado atacan a una mínima población de perros con dueño; que por optimistas que sean las proyecciones de castraciones nunca van a lograr detener el crecimiento de una población descontrolada; que para que esto cambie hay que hacer cosas diferentes. Hay ejemplos a nivel mundial, pero Uruguay tiene que hacer su propio camino, fue lo que se propuso en el documento elaborado hace unos días.

Como titulares: chipiado obligatorio, fiscalización y sanciones, sacar perros de la vía pública, los que no tengan dueño a albergues, con las intendencias, el INBA y el gobierno realizando esa operativa. Las Leyes vigentes 13.459 y 18.471 dicen claramente que no puede haber perros sueltos en la vía pública y se prevén equipos de captura y sanciones, por lo que no tiene nada de particular lo propuesto.

Hay contradicciones difíciles de entender: en el “Uruguay Natural”, en el país que apuesta al buen trato animal, cuando cada vez más se están valorando por ejemplo los lotes de lana bajo la grifa internacional Responsible Wool Standard (RWS) que hace hincapié en el bienestar animal, vemos todos los días imágenes terribles provocadas por ataque de perros. También es el país en el que falta trabajo y se va la gente del campo. Por no solucionar estos temas se hipoteca el futuro de un rubro que genera mano de obra y afinca la gente en la tierra.

¿La culpa es de los perros? No y no, es nuestra, somos los responsables como sociedad de esta situación, debemos solucionarlo. ¿Qué nos pasa? Se sanciona a quien no cumple con las normas mínima de convivencia, tanto que se encierran personas; ¿qué tiene de diferente esto, no podemos sancionar a los irresponsables, no podemos encerrar perros? Por ahora la respuesta del Estado en los hechos es nula, por eso respondemos a los afectados: ¡Estamos solos en esto!

(*) Veterinario, productor rural e integrante de Un Solo Uruguay (delegado por Cerro Largo)

USU - Estrategia Para La Te... by Juan Samuelle

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...