Fútbol > ENTREVISTA

Estoyanoff: “Hay que vivir para Peñarol y no vivir de Peñarol”

A sus 36 años se encuentra física y mentalmente como un pibe y se transformó en el jugador del plantel actual con más partidos con la casaca aurinegra

Tiempo de lectura: -'

03 de octubre de 2018 a las 05:02

La frase que titula su vida en el fútbol se la hizo propia por herencia pura. Nació en Gregorio Pérez, en el año 1993 cuando apenas arribó a Peñarol, la tomó Pablo Bengoechea y se la transmitió a varios jugadores de generaciones posteriores. Pero el Lolo se la tatuó en la mente e intenta llevarla al día a día carbonero. Desde que firmó sus contratos, en cada regreso, donde demostró que siempre se trazó el objetivo de no vivir de Peñarol, pasando por los primeros entrenamientos de cada pretemporada, que le provocan emoción hasta las lágrimas por poder estar en el lugar que más quiere, hasta cuando salta a la cancha a sudar la camiseta aurinegra.

 “Tuve siempre compañeros históricos en el plantel, que siempre me inculcaron que Peñarol está por encima de todo y eso que aprendí se lo trato de trasladar a los más jóvenes y todos escuchan y hablan con mucho respeto en este Peñarol”, aseguró Estoyanoff, quien siente que la madurez que llegó a su vida le enseñó a disfrutar de cosas nuevas.

“La ansiedad de ser joven, de estar a la alocada, de llegar a las 15 minutos antes de los entrenamientos para cambiarme y seguir. Hoy me doy cuenta de lo importante que es un vestuario, de tratar de estar más de una hora antes. También me doy cuenta que tenes mas charlas con los jugadores y aprovecho a escuchar o dar algún consejo, soy de los primeros que llegan y de los últimos en irme, antes no lo hacía y quiero q los jóvenes lo noten porque es algo hermoso, que antes me lo perdía”, explicó.

El Lolo llegó en 2002 a Peñarol luego de tener un excelente campeonato con Fénix, a sus 19 años, y de jugar con la selección uruguaya la Copa América de 2001. Actualmente está viviendo su quinta etapa en el mirasol, se trasformó en el futbolista del plantel actual que más veces jugó por el club, con 231 partidos oficiales registrados, y físicamente se siente en un gran momento.

“Creo que nunca es tarde, me siento más que nada feliz de tener la oportunidad de estar en Peñarol de nuevo. Cuando estuve fuera del club me dí cuenta de lo importante que es estar en Peñarol, estoy en un rol diferente y lo estoy disfrutando”, comentó Estoyanoff.

La receta para llegar a los 36 años y correr en cada partido hasta el último segundo, llegando desde el banco o arrancando como titular, al leerla no parece ser complicada, pero no a todos les sale bien. El Lolo le tiene el punto justo, porque jugar al fútbol todavía lo divierte y además cuenta con un físico privilegiado.

“Para eso tengo que estar 100% y muy entrenado, porque Peñarol requiere de jugadores que están bien. El tema de la edad no lo siento, cuando vivo el día de mi cumpleaños lo veo como un día más y lo celebro con alegría. Algunos pierden la velocidad, pero ni pienso en eso porque me siento bien y rápido. Lo fundamental es estar fuerte de la cabeza, entrenar siempre y hacer buena pretemporada”, agregó Estoyanoff, quien padeció solamente un desgarro en sus casi 20 años de carrera.

Canobbio y el Loly

Cada vez que el Lolo mira por el retrovisor recuerda al joven que escuchaba a las decenas de referentes que tuvo de compañeros en los planteles de Peñarol. En el presente él es uno de ellos y se siente identificado en dos jugadores del actual equipo, que recién comienzan a dar sus primeros grandes pasos en el fútbol y no desaprovechan ni una charla con los más grandes para seguir avanzando con la mira pintada de carbón.

“Nos escuchan todos los jóvenes, pero hay dos que cada vez escuchan mas y quien crecer y no solo les importa estar en Peñarol, sino que quieren trascender para llegar a ser importantes para la historia de Peñarol. Son Agustín Canobbio y (Rodrigo) el Loly Piñeiro. Siempre están preguntando algo de lo que nos tocó vivir o te piden consejos, y siempre trato de darles la mejor visión, por más que tomen decisiones por sí mismo, siempre quieren crecer y si no están convocados para el plantel o en un buen momento futbolístico, no regalan ni un minuto y eso siempre es fundamental. Los veo a futuro como referentes en Peñarol, si sale todo como ellos quieren”, comentó el Estoyanoff.

 Quiere seguir en Peñarol

Su contrato finaliza el 31 de dicembre del año corriente y si bien su cabeza está puesta en el próximo rival, y de reojo en el clásico, no se imagina colgando los botines o jugando para otro equipo en la próxima temporada.

“Si es por mí me gustaría seguir en en el club porque me siento importante adentro y afuera de la cancha. Me siento en vigencia para seguirle dando alegrías a la gente. Ojalá el año que viene me encuentre en mi casa, que es Peñarol. Siempre estuve en la gama más baja de los salarios. Cada vez que volví desde Europa no me importó bajar mi sueldo para jugar por el club. Si alguien puede arreglar fortunas y ganar millones, me alegraré por él, no es una crítica. Solo hablo de lo que me gusta vivir. No soy de los que más gana; me gusta vivir para Peñarol”.

231 partidos. Es el jugador del plantel actual de Peñarol que acumula más encuentros con la camiseta mirasol.

56 goles, lleva convertidos con los aurinegros, durante las cinco etapas que tuvo en la institución desde 2002.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...