Mundo > PRUEBAS PISA

Expertos internacionales afirman que pruebas Pisa dañan la educación

En una carta al Director de la OCDE para Evaluación Internacional de Estudiantes, publicada en The Guardian, docentes de todo el mundo piden que se cancele la próxima ronda de pruebas

Tiempo de lectura: -'

07 de mayo de 2014 a las 17:17

Académicos y docentes de todo el mundo advierten sobre “posibles daños” a la educación provocados por las pruebas Pisa. La carta publicada en The Guardian, estuvo dirigida al Director de la OCDE para Evaluación Internacional de Estudiantes (pruebas Pisa), Dr. Andreas Schleicher, y advierte preocupaciones en la manera de elaborar las pruebas y los rankings PISA. Los 88 docentes, entre los que se destacan rectores universitarios, expertos en educación y directores de prestigiosas instituciones, piden un alto en la próxima ronda de pruebas y plantean nuevas soluciones.

En primera instancia, los expertos describen que las pruebas Pisa miden “logros académicos de los estudiantes de 15 años de edad en matemáticas, ciencias, y la lectura. Cada tres años, los resultados de Pisa se esperan ansiosos por los gobiernos, ministros de educación y los consejos editoriales de los periódicos, y se citan con autoridad en un sin número de informes políticos. Como resultado de Pisa, los países están revisando sus sistemas educativos con la esperanza de mejorar sus clasificaciones”.

Algunos de los puntos que los expertos cuestionan son:

- Pisa ha promovido el surgimiento de nuevas pruebas estandarizadas que revelan datos imperfectos sobre el nivel educativo de los alumnos.

- Hay un foco en corto plazo y no permite establecer políticas a largo plazo necesarias para que la educación mejore.

- Pisa no toma en cuenta aspectos como el desarrollo físico, moral, cívico y artístico, por lo tanto es “peligroso” para la visión social acerca de la educación.

- OCDE utiliza una idea sesgada sobre la función económica de las escuelas públicas, poniendo énfasis en educar chicos para el mercado laboral. “Deben considerarse seres completos, como su participación en un gobierno democrático, el comportamiento y una vida de desarrollo personal, crecimiento y bienestar, más allá del rendimiento en cosas concretas”.

- Para estos docentes, OCDE no tiene claro los mandatos legítimos para mejorar la educación y la vida de los niños alrededor del mundo. Tampoco los mecanismos de participación democrática efectiva en su proceso de toma de decisiones en la vida educativa.

- Critican que la OCDE haya entrado en alianza con empresas multinacionales con fines de lucro para la realización de la prueba. “Estas empresas pueden beneficiarse económicamente de altos y bajos puntajes en pruebas Pisa. Algunas de estas empresas ofrecen servicios educativos a las escuelas estadounidenses y, a la vez, instalan planes de desarrollo de educación primaria con fines de lucro en África, donde la OCDE ahora está planeando introducir el programa Pisa”.

- La carta indica: “las pruebas perjudican a nuestros hijos y empobrecen nuestras aulas, ya que implican, inevitablemente, cada vez más largas baterías de pruebas de opción múltiple. Y lo más preocupante es que los maestros no tienen autonomía en esto. De esta manera, Pisa ​​ha incrementado aún más el nivel de estrés ya alto en las escuelas lo que pone en peligro el bienestar de los estudiantes y profesores. Estos avances están en conflicto abierto con los principios ampliamente aceptados de la buena práctica educativa y democrática”.

- En cuanto a la “calidad educativa”, los docentes afirman que “ninguna reforma educativa de ningún tipo, debe basarse en un concepto acotado de calidad”. “Ninguna reforma debe pasar por alto el valor importante de los factores no educativos”, entre los cuales se destaca la desigualdad socio-económica de un país y la participación en la vida democrática.

La carta propone algunas soluciones para “ayudar a aliviar las preocupaciones antes mencionadas”:

1- Desarrollar alternativas a las tablas de clasificación: explorar formas más significativas y menos sensacionalistas de informar los resultados de la evaluación. Por ejemplo, la comparación de los “países en desarrollo”, en donde niños de 15 años trabajan frecuentemente, con niños del primer mundo que no se enfrentan a esa situación no tiene sentido, ni educativo ni político. Enfrenta a la OCDE para las acusaciones de colonialismo educativo.

2- Tener en cuenta a una gama de profesionales amplio para discutir sobre qué y cómo se debe evaluar a los estudiantes. La carta dice que no deben incluir sólo “estadísticos, psicométricos y economistas”, sino también padres, educadores, administradores, líderes comunitarios, estudiantes y académicos en disciplinas como antropología, historia, filosofía, lengua, así como artes y humanidades.

3- Incluir a organizaciones nacionales e internacionales en la formulación de métodos y normas que vayan más allá del aspecto económico de la educación pública y se integren aspectos vinculados a la salud, el desarrollo humano, el bienestar y “la felicidad de estudiantes y profesores”. Se recomienda incluir a la ONU, así como a asociaciones de padres, docentes y administradores de los centros, por nombrar algunos.

4- Publicar los costos directos e indirectos que tienen las pruebas para los países miembros de las pruebas. La carta afirma: “los países deberían poder decidir usos alternativos de los millones de dólares gastados en estas pruebas y determinar si quieren continuar participando del programa”.

5- Recomiendan una supervisión por parte equipos internacionales de supervisión independientes, que se puedan observar la administración de Pisa desde la concepción a la ejecución, y evaluar la prueba, los procedimientos estadísticos y de puntuación.

6- Proporcionar informes detallados sobre el papel de las empresas privadas, con ánimo de lucro en la preparación, ejecución y seguimiento de las pruebas “para evitar aparentes o reales conflictos de intereses”.

7- Saltear el próximo periodo de pruebas. “Esto daría tiempo para incorporar el aprendizaje colectivo que resultará de las deliberaciones sugeridas en un modelo nuevo y mejor evaluación” .

Los expertos suponen que “los expertos de Pisa están motivados por un deseo sincero de mejorar la educación, pero no se entiende cómo su organización se ha convertido en el árbitro mundial de los medios y fines de la educación en todo el mundo. Enfoque estrecho de la OCDE en las pruebas estandarizadas arriesga convertir el aprendizaje en la monotonía y matar la alegría de aprender”.

Concluyen la carta diciendo: “Estamos profundamente preocupados de que se utilice un único criterio acotado y sesgado en la medición de una gran diversidad de tradiciones y culturas educativas, lo que provocaría un daño irreparable a nuestras escuelas y nuestros estudiantes”.

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...