30 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,40 Venta 39,80
20 de noviembre 2018 - 5:00hs

El último sábado Montevideo tuvo –solo en escenarios públicos– un considerable abanico de actividades culturales. La Dulce, banda liderada por Samantha Navarro, se presentó en la Sala Zitarrosa. La Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, junto al celebrado cellista Mischa Maisky, interpretó varias piezas de Beethoven en el Teatro Solís. Lali Espósito cantó y bailó su batería de hits frente a un mar de adolescentes en el Teatro de Verano. Joan Manuel Serrat volvió a Montevideo y fue uno de los primeros artistas en inaugurar la grilla del Antel Arena. La Rural del Prado volvió a ser escenario para el Montevideo Rock que, entre sus bocados fuertes, tenía a la Mala Rodríguez, Ciro y los Persas y el Cuarteto de Nos. 

La capital uruguaya tiene –cada vez más– un menú variado y suculento de acontecimientos culturales. Los más visibles, por su masividad, suelen ser los shows musicales. De todos modos no son los únicos. El suizo Daniele Finzi Pasca, por ejemplo, montó varios de los espectáculos escénicos más formidables de los últimos años. Y lo hizo en el Teatro Solís, primero y en el Auditorio del Sodre, después. Los escenarios son, entonces, esenciales para el crecimiento y desarrollo de una cartelera variada y amplia. A una semana de la inauguración del Antel Arena varios exponentes vinculados a la cultura y a la gestión cultural evalúan la pertinencia de los distintos espacios escénicos en Montevideo.

Gerardo Grieco - 54 años

Exdirector de la Sala Zitarrosa, Teatro Solís y Auditorio Nacional del Sodre; CEO de Punto Ogilvy

Hoy no me imagino a Montevideo sin el Solís, sin la Zitarrosa, sin el Auditorio. En su momento también se discutía gastar plata en esos espacios. Y, sin embargo, hoy es inimaginable la ciudad sin esa infraestructura. El desarrollo de talentos, espectáculos, lugares de encuentro y maneras de vivir tiene muchísimo que ver con eso. Nos hacen falta más espacios. Siempre fui un gran defensor de que aquí hubiese un arena importante; en esta caso además de a la cultura le va a hacer muy bien al deporte, al básquetbol, principalmente, y a otros deportes menores. El Antel Arena va a ser de alto impacto y su impacto va a ser muy positivo. Primero tenemos que darnos a nosotros mismos la oportunidad de desarrollar artistas y que nuestra mejor gente tenga espacios. Y después darnos la chance de poder disfrutarlo como público. Habría que hacer más inversión pública en infraestructura cultural. Falta otro espacio de 2.000 o 3.000 espectadores, faltan espacios pequeños; falta un circuito de tango, de candombe. El desarrollo de cultura también desarrolla la sociedad, la convivencia y el turismo.   

Leonardo Carreño El ANTEL Arena por dentro

Mariana Percovich  - 54 años

Directora de Cultura de la Intendencia de Montevideo; dramaturga y directora de teatro

Mientras estaba en la inauguración del Antel Arena recordaba la discusión que se generó por la reapertura del Auditorio Nacional del Sodre. La gente decía que el Solís se iba a quedar vacío y que la ciudad no estaba preparada para dos escenarios así. Después quedó demostrado que los espectáculos se llenan. El consumo cultural en Montevideo cambió; hoy la gente planifica sus actividades culturales. Hace 20 años atrás poner entradas anticipadas en Uruguay era una rareza. Los nuevos escenarios les hacen bien a los otros y se retroalimentan entre sí. Además de los grandes espacios, como el Solís y el Sodre –que siempre los veo llenos–, salís de ahí y vas a la sala del Goes o al teatro de barrio donde va Martín Jorge con la Banda Sinfónica de Montevideo y están repletas. Es importante que seamos conscientes de que Montevideo agranda su oferta cultural y no hay nada mejor que eso. El Antel Arena es un espacio contemporáneo, con toda una tecnología que, aunque fue hace pocos años, no había en la época en que se inauguró el Auditorio.

Antonio Mercader - 73 años

Exministro de Educación y Cultura en los gobiernos de Luis Alberto Lacalle y de Jorge Batlle

Montevideo necesitaba un centro de espectáculos polivalente como el Antel Arena, que permite hacer desde presentaciones artísticas hasta partidos de básquetbol. Pero hay un par de observaciones que hacer. Yo discrepo con que, a través de la tarifa telefónica y de celulares, se haya cobrado un plus para construir el Antel Arena. No está entre los objetivos de Antel construir estadios. Lo que hay en el mundo son empresas telefónicas que gestionan estadios, eso sí hay, pero que los construyan a costa del cliente es muy raro. También tiene otro defecto que es que la gente del interior se siente postergada porque ellos no lo disfrutan pese a haber financiado el arena. Yo hubiese preferido que lo construyera el Ministerio de Transporte con la Secretaría de Deporte. Creo que para espectáculos artísticos el Auditorio del Sodre funciona bien, es un espacio amplio; el Antel Arena va a ser a la larga para espectáculos deportivos –como era el Cilindro– porque los shows culturales enormes, como Roger Waters, vienen de tanto en tanto. 

Thomas Lowy - 71 años

Exdirector de Cultura de la Intendencia de Montevideo (período 1985-1990) y exministro de Educación y Cultura durante la segunda presidencia de Julio María Sanguinetti; artista plástico

Quien está cerca de la actividad cultural sabe que el acceso de lugar para organizar distintos espectáculos es bastante escaso. La actividad cultural montevideana es bastante activa, entonces la creación de nuevos escenarios me parece siempre oportuna. Más aún pensando que, de aquí en más, el tiempo libre va a ser una actividad que le va a dar trabajo a mucha gente y va a movilizar la ciudad de una forma novedosa. Es saludable que existan nuevos espacios y es motivo de alegría para quienes hoy participan de las actividades que allí se desarrollan y para los que las van a disfrutar en el futuro.

Intendencia de Montevideo / Agustín Fernández, Valentín Río y Artigas Pessio

Federico Roquero - 39 años

Productor de espectáculos y responsable de la productora A Chicken

No tener un espacio cerrado para 10 mil personas era una de las faltas fundamentales que había en Montevideo. La temporada alta de shows en la ciudad era muy corta, empezaba en la primavera y llegaba hasta el fin del verano. Ahora con el Antel Arena vamos a poder seguir desarrollando la incorporación de Montevideo a la grilla de los artistas internacionales más importantes. También vamos a poder seguir amplificando el mercado del espectáculo local. No había un lugar para hacer shows ni en junio ni en julio ni en agosto porque los lugares masivos no cuentan con techo. Este arena es un modelo que se puede ver en distintas ciudades del mundo, generalmente están vinculados a una marca y dan la posibilidad de montar espectáculos de primera línea a costos menores que cuando tenés que hacer de cero un escenario en un estadio. Realmente es muy importante la llegada del Antel Arena porque ahora tenemos un círculo bastante cerrado de salas que abarcan todos los estilos y capacidades locativas de los shows que se pueden hacer.

Igor Yebra - 44 años

Director artístico del Ballet Nacional del Sodre; bailarín y coreógrafo español

Todos los nuevos escenarios no van a hacer más que potenciar lo que ya tenemos. No hay por qué pensar lo contrario, ya que hasta ahora el trabajo que se está haciendo va en una buena dirección, Indudablemente siempre hay cosas que mejorar. Tener más nos obliga a los demás a ser mejores para que lo nuestro funcione y esto no hace más que sumar. Las grandes capitales del mundo tienen muchas escenas y Montevideo debe de aspirar a eso.     

El Ballet Nacional del Sodre durante uno de sus ensayos en el Auditorio

 

Temas:

Cultura espacios culturales Antel Arena Auditorio Nacional del Sodre teatro Solís Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar