Cargando...
Manifestantes de la extrema derecha contra el primer ministro, Naftali Bennett

Mundo > Medio Oriente

Extrema derecha israelí organizó una manifestación en la primera semana del nuevo gobierno

Facciones palestinas como Hamás llamaron a un "día de la ira" en los territorios palestinos para "defender" la ciudad de Jerusalén

Tiempo de lectura: -'

15 de junio de 2021 a las 17:37

Más de mil personas con banderas israelíes se manifestaron este martes convocados por la extrema derecha israelí en Jerusalén Este, bajo una fuerte vigilancia policial en lo que se constituye como la primera prueba para el nuevo gobierno, tras las amenazas del movimiento islamista palestino Hamás

Los manifestantes, entre ellos jóvenes y activistas judíos ultranacionalistas y de extrema derecha, salieron de un barrio ortodoxo de Jerusalén Oeste para atravesar Jerusalén Este hasta la puerta de Damasco, que da acceso al barrio musulmán de la Ciudad Vieja, donde se encuentra la Explanada de las Mezquitas.

"El pueblo eterno no teme un largo camino", cantaron los manifestantes, que portaban banderas blanquiazules en este punto de referencia palestino en Jerusalén Este, sector de la ciudad ocupado por Israel desde 1967. Gritos de "Muerte a los árabes" resonaron entre la multitud.

Poco antes de la controvertida "Marcha de las banderas", la policía cerró las principales calles que conducen a la Ciudad Vieja y bloqueó el acceso de los palestinos a la plaza situada ante la puerta de Damasco, provocando choques que dejaron una decena de manifestantes palestinos heridos, según socorristas.

Diputados árabes israelíes, que acudieron al lugar, calificaron la marcha de "provocación". "La única bandera legítima aquí (...) es la bandera palestina. La bandera israelí es un símbolo de la ocupación", declaró el legislador Ahmed Tibi.

Temiendo disturbios, el enviado de la ONU para Oriente Medio, Tor Wennesland, hizo un llamamiento "a todas las partes para que actúen con responsabilidad y eviten provocaciones que puedan conducir a un nuevo ciclo de enfrentamientos". 

"Peligrosas repercusiones"

La marcha conmemora el "Yom Yerushalaim" -"Día de Jerusalén"- el aniversario para los israelíes de la "reunificación" de la Ciudad Santa en 1967. Según el derecho internacional, Israel ocupa ilegalmente esta parte oriental palestina de la ciudad, que también anexionó.   

La protesta estaba prevista inicialmente el 10 de mayo, en medio de tensiones por las manifestaciones en el barrio de Sheij Jarrah -donde las familias palestinas están bajo amenaza de desalojo en beneficio de colonos judíos- y de enfrentamientos entre palestinos y la policía israelí en la Explanada de las Mezquitas, el tercer lugar más sagrado del Islam, en Jerusalén Este.

Pero se canceló después de que el movimiento islamista Hamás, que gobierna la Franja de Gaza, lanzara ese día varios cohetes contra el territorio israelí en solidaridad con los palestinos de Jerusalén Este.

Los cohetes y la respuesta del ejército israelí dieron lugar a un conflicto de 11 días en el que murieron 260 palestinos en la Franja de Gaza, entre ellos niños, adolescentes y combatientes de Hamás, y 13 personas en Israel, entre ellos un niño, un adolescente y un soldado.  

Los organizadores de la marcha la habían reprogramado para el pasado jueves, pero ante amenazas de represalias por parte del movimiento palestino, el entonces gobierno de Benjamín Netanyahu la había pospuesto a este martes

El lunes por la noche, el nuevo ministro de Seguridad Interior, Omer Bar-Lev, decidió mantenerla pese a los llamados a suspenderla por parte de diputados árabes israelíes y líderes palestinos. El primer ministro palestino, Mohammad Shtayyeh, advirtió de las "peligrosas repercusiones".

Globos incendiarios

"El derecho a manifestarse es un derecho de todos en democracia", dijo la oficina del ministro israelí. "La policía está preparada y haremos todo lo que esté en nuestras manos para preservar el delicado tejido de la convivencia", agregó.

En el poder desde el lunes, la nueva heterogénea coalición al frente de Israel liderada por el primer ministro Naftali Bennett (derecha radical) y su socio, el centrista Yair Lapid, puso fin a 12 años consecutivos de Netanyahu en el poder.

Y la marcha constituye su primera prueba de fuego. En reacción a la manifestación, facciones palestinas, entre ellas Hamás, llamaron a un "día de la ira" en los territorios palestinos para "defender" Jerusalén.

Según testigos, desde la Franja de Gaza, enclave palestino bajo bloqueo israelí, se lanzaron globos incendiarios hacia el sur de Israel, donde los bomberos informaron de una veintena de incendios vinculados a esos artefactos.

Un portavoz de Hamás, Mohamad Hamadeh, dijo que los "mediadores" que trabajan por un alto el fuego estable con Israel habían "pedido a las facciones de la resistencia que no emprendieran una escalada militar sobre la base de la marcha de las banderas". "Pero todas las opciones están sobre la mesa", añadió.

AFP

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...