Espectáculos y Cultura > Fabiana Cantilo

Fabiana Cantilo: "Estoy muy orgullosa de poder ayudar con lo que no nos ayudaron a las mujeres músicas en los 80"

Llega a Montevideo el sábado 13 de julio y habla de todo: que se porta bien, que no toquen el Cabo Polonio y que llegó a los 60 con la "tranquilidad que se alcanza cuando uno llega más o menos bien a esa edad"

Tiempo de lectura: -'

11 de julio de 2019 a las 05:03

Fabiana Cantilo está terminando de comer un yogur. Es su desayuno, aunque al momento de atender el teléfono para esta entrevista el mediodía haya pasado hace casi una hora. Es un desayuno tardío porque, dice, se levanta cuando quiere.

También dice que: tiene miedo que le hackeen el celular; que “está re loca”; que es devota de la virgen y de Dios, pero no de la Iglesia, y que las cosas le están saliendo bien porque se porta bien. Que la vida es así y ya se dio cuenta. Dice que es obsesiva, que está trabajando mucho y lo agradece, que llamó a Jorge Drexler para ponerse a disposición en lo vinculado a su manifestación contraria al nuevo plan de manejo del Cabo Polonio (“que no lo alteren, por favor. ¿Están locos? Repudio la construcción y la contaminación de Cabo Polonio, si vamos por ahí este mundo se termina pronto. Y los que se van a morir son los que hacen esas cosas, idiotas.”).

Cantilo dice también que ahora que llegó a los 60 años tiene una tranquilidad que se alcanza cuando uno llega más o menos bien a esa edad, y que se permite todo. Aunque aclara con una risa: lo bueno, no las cosas que antes se permitía. “A esta edad todo es ya, porque no corre lo del ‘cuando sea grande’, porque ya sos grande”, comentó.

La cantautora argentina estará en Montevideo el próximo sábado 13 de julio para presentarse junto a su banda en La Trastienda. Ahí anticipará dos canciones de su próximo disco, Cuna de piedra, el sexto de su carrera con composiciones propias, el cual ya está terminado y que pronto será publicado.

¿Cuna de piedra ya tiene fecha de lanzamiento?

Todavía no. Como es mío, independiente, no tiene fecha de salida. Lo que tiene es que hacés lo que querés, el estilo que querés. Está producido por mí, eso marca una gran diferencia con mis discos anteriores, ya no hay nadie que me discuta nada, ningún coproductor discográfico, ni músicos, nadie. Solo me discute mi propia alma. Y la base de este disco es que tiene arreglos celtas con instrumentos celtas. 

¿Cómo decidió darle ese giro sonoro al disco?

Nadie sabe (risas). Me interesa mucho la astrología, y todo empezó porque tengo Luna en Capricornio. Entonces, buscando, encuentro que esa luna se llama Cuna de piedra, porque los nacidos bajo esa luna han tenido una infancia difícil. Tiene una explicación larguísima, que se puede googlear. Debe también tener que ver con Rita O' Dogan, que era una tatara-tatara-tataraabuela mía, irlandesa y druida. Era la mujer de Juan Martín de Pueyrredón, y la madre del que fue Director Supremo de las Provincias Unidas, pero la enterraron afuera de la bóveda de los Pueyrredón. A veces no son santos de mi devoción, a veces sí, aunque sean mi familia, los Pueyrredón. La enterraron afuera porque era bruja, pero no bruja mala, era una bruja blanca. Y tengo la información de que la séptima generación, que vengo a ser yo, iba a heredar sus poderes, y a mí me encanta todo eso. Y los celtas además son muy especiales, tenían mucho respeto hacia las mujeres, toda una forma de vida muy linda, y eso está en la música; además de bajo, teclados y guitarras hay flautas, gaitas, violines y arpa. Y es hermoso. Parece Génesis de golpe.

Y es un disco que tiene canciones sobre personajes de su vida.

Sí, hay una para Charly y uno para Fito, que se las debía; uno para mi gata que se murió, uno para mis ancestros, y uno para el ángel del amor. Esta elección de los temas la hicimos con Ezequiel Borra, con quien hice la preproducción. Después yo seguí sola porque necesitaba hacer lo que quería y que nadie me discuta, pero es un gran músico. Tiene una onda parecida a Lisandro Aristimuño, a ellos les gusta el folclore y a mí también. 

"Ya no hay nadie que me discuta nada, ningún coproductor discográfico, ni músicos, nadie. Solo me discute mi propia alma".

Fue una de las militantes de la Ley de cuotas femeninas en festivales musicales que el Senado argentino aprobó en mayo y que ahora está por entrar a la cámara de Diputados. ¿Cómo vivió esa primera instancia exitosa?

¡Vamo! (grita cuando se menciona la ley). Ayudé con un par de llamados. Y estoy muy orgullosa de poder ayudar con lo que no nos ayudaron a nosotras en los años 80. Igual, ojo, en los 80 no había problemas, fue todo en los 90, con los prejuicios de los periodistas, especialmente Mario Pergolini, que era remachista. Yo le tenía miedo como una pelotuda. Cuando salió ¿De qué se rien? el tipo lo minimizó. Se hizo el canchero, minimizandome. Demoré pero pude salir a hablar. Porque las otras compañeras, todas las mujeres de mi país, y de tu país, y de todos lados, que se animaron a hablar, hacen que nosotras también hablemos y les agradezco un montón, estamos unidas en pos de poder hablar. Los hombres también, del abuso. ¡Hay que hablar, hay que decir! No solo el abuso sexual, todo tipo de abuso. 

¿Siente entonces que su faceta de compositora fue minimizada y que recién ahora se la reconoce junto a la de intérprete?

De golpe se me reconoce todo. De golpe me desperté y estaba todo bien. En vez de chancho tendría que ser buey en el horóscopo chino, porque le doy para adelante y nadie sabe cómo. Así como lo hice con todas mis recaídas. Hay que levantarse. Yo soy una persona pública y tengo que dar un mensaje, y es que si te caes, te levantás, hasta la muerte. Eso es lo que hay que hacer. Me sirve ser persona pública y asumirme como servidora pública. No como estrella del orto, eso no me interesa. Porque mi recuperación y los grupos a los que fui me enseñaron a ser uno más, a ser servidor, bajar el ego, practicar la humildad. Y tengo una vida feliz.

Demoré pero pude salir a hablar. Porque las otras compañeras, todas las mujeres de mi país, y de tu país, y de todos lados, que se animaron a hablar

¿Nota una mayor presencia de voces femeninas en la música argentina?

Lo único que sé es que les doy presencia a través de mis redes. Están empezando a aparecer nuevas voces y ya hay un montón, el hecho que le hayan dado en mayo el premio Gardel de Oro a Marilina Bertoldi es un gesto tremendo. Es una marca de que las cosas están cambiando. Después de tantos años ignorando a las mujeres reconocen a una artista emergente y gay. Las cosas están cambiando y si no cambian las vamos a cambiar a como dé lugar. Desde mi lugar de hormiga hago servicio, a nivel social, asistiendo a gente a la que le pasan cosas, y en un hospital. Y también en mis redes, ayudando a promocionar artistas. Es algo chiquito, pero si yo lo hago y lo hacen otras artistas, se agranda. Uno es lo que uno hace, porque hablar es muy fácil. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Imágenes del show del Viernes 21/6 En el @tcoliseopodesta #LaPlata . 📷 Melisa Paruchevski @mp.artesaudiovisuales

Una publicación compartida por Fabiana Cantilo (@fabitacontenta) el

¿En estos tiempos donde cada vez más músicos publican sus biografías o sus vidas son adaptadas como series o películas, haría algo así?

Justamente por eso, porque todos lo hacen, ni en pedo lo haría, a menos que me den un millón de dólares. No tengo casa, vivo alquilando. Vivo al día porque la plata me la gasté viviendo. Soy una idiota que vendí hace diez años un departamento porque pensé que el mundo se iba a terminar y me iba a vivir a la montaña, no se terminó nada y me gasté US$ 60.000 en dos años. Ahora alquilo una casa divina. Me jodo por pelotuda, calavera no chilla. Pero a la vez me hace bien, porque soy igual a todos, no vivo una realidad con helicópteros y no sé qué. Tengo que laburar para comer y punto. Así que no contaría mi biografía. Me parece que es para ganar más plata, es para vender, y siempre repudié que sea así, el arte es sagrado. Si lo que me gusta a mí, vende, bien. Si es para venderme a mí, te vomito en la cara.

Yo soy una persona pública y tengo que dar un mensaje, y es que si te caes, te levantás, hasta la muerte.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...