Cargando...
La feria del Libro de Buenos Aires

Espectáculos y Cultura > HASTA EL 16 DE MAYO

Feria del libro de Buenos Aires: consejos para uruguayos que quieran sobrevivir a su visita

Stands para visitar, consejos para evitar multitudes y rango de precios para tener en cuenta en los últimos días de esta masiva feria literaria

Tiempo de lectura: -'

11 de mayo de 2022 a las 05:04

Es un mastodonte. Las multitudes, la extensión, el ruido, los muros de libros que se erigen a un lado y al otro. Y todo con esa intensidad argentina que a veces se envidia y que otras veces se mira agradeciendo que haya agua de por medio. La Feria Internacional del Libro de Buenos Aries es una titánide que puede avasallar pero que en estos momentos –merced de un cambio muy, muy beneficioso para los uruguayos, sobre todo para aquellos que lleven dólares y tengan el pique de donde cambiarlos a la moneda local– es un lugar ideal para visitar y volver con la valija llena de nuevos textos para descubrir.

La feria comenzó en abril, pero se extenderá hasta el próximo lunes 16 de mayo, por lo que aún hay oportunidad para visitarla. Aunque conviene ir preparado y prestar atención a ciertas cuestiones para que la recorrida sea lo más disfrutable y fructífera posible.

Si bien ya no quedan tantos días, y obviamente cada quien hace las cosas cuando puede, lo ideal cuando se trata de esta feria es evitar las visitas de fin de semana, ya que sábado y domingo son los días que atraen a la mayor cantidad de público, lo que descuenta unos cuantos puntos de orden y comodidad. Más teniendo en cuenta que esta es la primera edición de la feria que se hace en un contexto de algo parecido a la pospandemia (no rigen medidas sanitarias para el ingreso, y el uso de tapabocas en el predio es a criterio individual), lo que suma a las ganas de salir y hacer cosas del público.

Para hacerse una idea, los organizadores de la feria manejaban que el pasado sábado la feria batió récords históricos de asistencia. Entre semana es menos factible que eso pase, aunque lejos estará el recinto de La Rural (ubicado en Palermo) de ver pasar por sus pasillos plantas rodadoras, sobre todo por la cantidad de visitas de liceales, escolares y demás grupos de viaje que llegan de distintos rincones de Argentina para visitar el principal evento literario de la capital de ese país.

Si tiene la posibilidad, lo mejor es llegar al predio con tiempo. Entre semana, las puertas de la feria se abren a las 14 horas, y los fines de semana, a las 13 horas. Previamente solo pueden acceder quienes tengan acreditaciones, concurran a las actividades que se realizan allí como talleres, cursos y conferencias, o quienes sean parte de los equipos de distintas bibliotecas populares que llegan al lugar con su lista de pedidos para nutrir las estanterías de sus pueblos y localidades. Por lo tanto, la sugerencia es que almuerce temprano y se plante en alguna de las entradas al predio al menos media hora antes de la apertura de puertas. Y trate de no asustarse con la fila.

Ya que de por sí es incómodo tener que hacer cola, una buena forma de evitarse tener que hacer dos es comprar la entrada a través de la web de la feria. A diferencia de otros eventos similares –sin ir más lejos, la Feria del Libro de Montevideo– aquí es necesario abonar para ingresar, aunque el cambio favorable hace que el costo no sea excesivamente oneroso: al cambio actual, la entrada de lunes a jueves cuesta unos $100 uruguayos ($300 argentinos), y para viernes, sábado o domingo $160 uruguayos ($ 450 argentinos). Un costo que se hace todavía más barato llevando dólares y cambiándolos a la tasa “blue”.

Dónde buscar

La feria del Libro de Buenos Aires

Una vez adentro, hay que elegir qué libros ir a buscar. Distribuidos en cinco pabellones, hay stands de todo tipo y color: uno de los sectores está destinado solamente a instituciones gubernamentales argentinas y a las representaciones de las distintas provincias de ese país; hay puestos consagrados solamente a textos de teología, de terapias alternativas, de fútbol, de derecho, de psicología.

Salvo que se vaya en busca de algo muy, muy particular, las búsquedas más interesantes –y en buena parte de los casos, más convenientes para el bolsillo– se pueden repartir entre los stands de los distintos países que están presentes en la feria, y en los de las editoriales o librerías que tengan entre sus ofertas ediciones argentinas.

Amén del stand uruguayo –muy bien ubicado en el pabellón amarillo– consagrado a distintas escritoras nacionales  pero que incluye una amplia representación de las letras criollas, está el de la ciudad invitada de esta edición, La Habana, que incluye en sus mesas desde análisis de la revolución hasta obras de su prolífica cantera de autores,. La Feria también permite encontrar preciosidades como una pequeña biblioteca en el stand de la comunidad japonesa en argentina, donde los textos sobre el cine de Hayao Miyazaki coexisten con una edición en japonés de Horacio Quiroga.

Más allá de estos espacios nacionales, conviene darse una vuelta por los espacios de las editoriales argentinas independientes. El stand de “Los siete logos”, que incluye sellos como Caja negra, Eterna Cadencia o la uruguaya Criatura; o el que comparten editoriales como Chai y Fiordo, así como el de La bestia equilátera son algunos de los que vale la pena anotarse y explorar. Buena parte de esos nombres se encuentran en algunas librerías uruguayas, pero la diferencia de precio hace atractivo cargar alguno de sus volúmenes en el bolso.

El promedio de precios de los libros (en esas editoriales, pero también entre las ediciones argentinas de las multinacionales como Planeta o Penguin Random House) está entre los 1000 y los 2000 pesos argentinos, que equivalen a un margen de 350 a 700 pesos uruguayos. De nuevo, si se llevan dólares, ese costo se hace mucho menor (de 700 pasa a costar 400 pesos uruguayos).

Lo mismo sucede con otro tipo de textos: los amantes del manga o el cómic encontrarán una buena provisión de volúmenes, pero los precios son iguales o quizás algo superiores a los precios en Uruguay, donde quizás se consigue algún descuento con una cierta tarjeta de crédito o débito. Las excepciones, de nuevo, son las ediciones argentinas.

Eso mismo aplica a los libros importados de las multinacionales, los precios ya se van por encima de los 2500 y hasta los 3000 pesos argentinos, sin demasiada diferencia con lo que cuestan de este lado del Río de la Plata. Y encima, esos son los stands más poblados, otro factor a tener en cuenta si se visita esta gigantesca e imperdible feria literaria.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...