28 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,75
26 de junio 2020 - 19:14hs

Los habitantes del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), epicentro del contagio en Argentina, deberán mantenerse en sus casas desde las cero horas del miércoles 1 de julio, y hasta el día 17, para contener el crecimiento exponencial del coronavirus cuando se está en la víspera de los 100 días de la cuarentena iniciada el pasado 20 de marzo

Alberto Fernández, junto con el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta y el jefe de gobierno de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, hicieron un llamado a la comprensión, dijeron que entienden el tedio, el enojo y la bronca, pero destacaron que el objetivo es “proteger la vida de todos”.

Argentina superó esta semana más de 50 mil contagios y más de un millar de muertos, cifras modestas en comparación a otras naciones de población similar, y menor, pero que muestran que el contagio se acelera de manera preocupante y pone en jaque los servicios de salud que muestran ya una tasa de ocupación de más del 50% en las camas de cuidado intensivo tanto de la ciudad como de la provincia de Buenos Aires.

Más noticias

El plan de acción consensuado durante días por los tres mandos –nacional, provincial y municipal- se inicia en verdad a las cero horas del lunes 29 cuando el servicio de transporte se verá limitado a los trabajadores de los servicios esenciales, quienes tendrán que renovar su autorización para circular. Un asunto clave es reducir la movilidad de las personas porque con ellas también se mueve el virus.

“El miércoles 1 de julio vamos dar un paso más severo, dijo Fernández, porque les vamos a pedir que se aíslen en sus casas y solo salgan a buscar las provisiones para la vida cotidiana entre el 1 el 17 de julio”.

La lista de actividades esenciales incluye 24 sectores, entre los que se incluyen seguridad, salud, farmacias y alimentación. Seguirán funcionando algunas industrias que están habilitadas en parques industriales, que operan en procesos continuos y producen con fines de exportación.

Igualmente se frenará el empleo público en los tres gobiernos, con una invitación a que otros poderes hagan lo mismo, y se estimule el trabajo desde casa

También desde el primero de julio, según preciso Rodríguez Larreta, se restringirá la actividad física en la ciudad de Buenos Aires.

Las medidas restrictivas anunciadas este viernes van a ser acompañadas con ayudas  económicas del gobierno argentino en apoyo a los trabajadores, que, entre otras, incluirá un tercer pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que se hará efectivo en el Área Metropolitana, en el Departamento del Chaco, que muestra un ritmo de contagio también preocupante, y alguna otra zona aún por definir.

Un desembolso en total que Fernández estimó en tres puntos del PIB a lo largo de la cuarentena.

Fernández recordó que comerciantes y profesionales independientes tienen la posibilidad de acceder a un crédito, a tasa cero, y hasta un monto de 150 mil pesos (aproximadamente US$ 2.000), garantizado por el Estado “como una forma de hacer más llevadera” la actual situación derivada de la pandemia.

Los 18 días de la cuarentena estricta anunciada serán también aprovechados para el impulso del plan Detectar, que tiene como objetivo identificar a los contagios, rastrear sus contactos y proceder a los aislamientos correspondientes. De acuerdo a Rodríguez Larrreta, solo en la Ciudad de Buenos Aires hay en la actualidad 3.512 personas aisladas en hoteles.

La enfermedad y el remedio

El presidente  Fernández, que abrió y cerró los anuncios de los que la prensa habló durante toda la semana, inició su comparecencia diciendo que lo que ocurría, el alza de los contagios, era algo “que sabíamos que podía pasar” y que la estrategia temprana de contención había resultado efectiva para garantizar que el sistema de salud pueda atender a “todos los argentinos”.

“Alberto Fernández nunca se enamoró de la cuarentena, es un remedio para la pandemia, el único que conocemos…estamos enamorados de la vida”, dijo hablando en tercera persona el mandatario, poniendo el énfasis en ese “número trágico” de mil argentinos que ya “no están entre nosotros”.

El presidente utilizó gráficos comparativos con otros países para defender la estrategia de combate al coronavirus. Un ejemplo, fue con Brasil, que de seguir su ruta Argentina tendría “10 mil muertes”; otro con Chile, que “tiene diez veces más fallecidos por millón de habitante”.

Fernández también aludió a los recientes pronósticos económicos del Fondo Monetario Internacional (FMI), en lo cuales Argentina aparece con una de las mayores contracciones en el mundo, en un grupo en el que figuran Italia y España, entre otros, muy castigados por la pandemia. “Pero cuando uno mira los números de fallecimientos, se da cuenta que tuvo sentido el esfuerzo”, apuntó

“Yo lo que les pido es que nos ayuden, es difícil decirles que se aíslen, en realidad los estamos incorporando a un sistema de cuidado”, señaló Fernández, que reconoció el ambiente de cooperación entre los tres poderes representados en los anuncios y afirmó que era un tiempo para la unidad de todos los argentinos.

El jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, que habló después de Fernández, reiteró “la importancia” de ese trabajo en conjunto y definió la actual situación de la pandemia “como una nueva etapa”.

“Esta enfermedad tiene el grave problema de que  no hay un protocolo de cómo abordarla lo que hace difícil predecir, lo que tenemos son las experiencias de otros países y ciudades que han pasado antes por eso pero no hay un conocimiento preciso”, dijo.

Las cifras son las que dan las pistas. De 400 casos diarios en la capital argentina, se subió a 620 y a partir del viernes pasado, a 850 con picos de más de mil. Rodríguez Larreta ubicó la tasa de contagio en 1,12 “lo que significa que va a haber más contagiados cada semana”. Por eso es un convencido, también, de  volver a las restricciones para “voltear la curva”.

“Cada persona en la calle es un riesgo", afirmó.

Temas:

Argentina pandemia Carentena Alberto Fernández Horacio Rodríguez Larreta Axel Kicillof

Seguí leyendo

Te Puede Interesar