Nacional > JUSTICIA

Fiscal pidió procesamientos por el homicidio culposo del niño que apareció muerto en un inflable

Fossati convocó a los padres del niño muerto para comunicarles la resolución

Tiempo de lectura: -'

24 de abril de 2018 a las 16:15

La fiscal penal Gabriela Fossati solicitó el procesamiento sin prisión de los dueños del local, una animadora y de los padres del niño que organizó el cumpleaños, por la muerte de Luciano, el niño de 5 años que murió en un castillo inflable el 9 de diciembre de 2016. La fiscal pidió procesar a los implicados por homicidio culposo y por encubrimiento al hermano del dueño del local, que es socio y a quien acusó de ocultar la existencia de filmaciones.

Fossati pidió a la Justicia responsabilizar a los responsables del cumpleaños por considerar que el niño "no fue debidamente cuidado".

A juicio de Fossati existió una intención de "obstaculizar el esclarecimiento del hecho", al omitir la entrega de horas de filmación y entregar solo parte cuando ya no era posible recabarla directamente de la empresa de seguridad, debido a que después de un tiempo se borran. También, se omitió informar "quien había extraído el cuerpito", "lo que hubiera permitido una rápida resolución del tema y a los padres del niño iniciar el proceso de duelo (que claramente no han podido hacer por la gravedad del accionar de todos los involucrados luego del fallecimiento de su pequeño hijo)".


Fossati convocó a los padres de Luciano para esta tarde informarles de la resolución que tomó y que luego fue publicada en la página web de la Fiscalía. La fiscal tomó el caso luego de que apareciera una filmación, en diciembre de 2017. Un año después de ocurrida la tragedia, a través de una filmación aportada por la empresa encargada del sistema de cámaras del salón, la Dirección Criminalística del Departamento de Planimetría constató que, al ser encontrado arrollado dentro del castillo inflable, el cuerpo de Luciano estaba sin ropa interior de la cintura para abajo.

Luciano era epiléptico y sus padres no informaron a los padres del cumpleaños de la enfermedad. Según,
dijeron a El Observador "tenía una vida absolutamente normal".

El viernes 20 se realizó la indagatoria y declararon ante el juez Hugo Rundie -quién subrogó al titular del juzgado Tabaré Errampuse- y la fiscal Fossati los indagados.

Aun así la fiscal entendió que "los adultos que debieron responder por su bienestar no le prestaron los cuidados debidos durante la fiesta no obstante ser notorio que algo le pasaba y que tenía un decaimiento general. No se le brindó asistencia médica ni se llamó a sus padres para que lo retiraran".

En su dictamen Fossati afirmó que "en algún momento del festejo comenzó a sentirse decaído, manteniéndose pasivo, quieto, adormilado, no participando de las actividades junto a sus compañeritos, situación que no fue atendida en forma por quienes debían cuidarlo -los padres anfitriones y los responsables del emprendimiento comercial".

"En determinado momento estuvo caído en la cama elástica, boca abajo, inmóvil, durante momentos con amiguitos saltando junto él, en otros solo; siempre en la misma posición, sin que nadie lo notara. Por su postura se percibe que no se trataba de un juego. No puede determinarse si se encontraba desmayado o dormido", dijo.

La fiscal también señaló que cuando se procedió a desinflar el castillo no se alejó a los niños, ni se realizó un conteo de los que allí jugaban, "sin asegurarse que todos hubieran salido de manera ordenada, sin la atención necesaria, dejando a Luciano "olvidado” dentro". Incluso afirmó que durante el proceso de quitar el aire del mismo, varios niños (más de 9) saltaban sobre el efecto, llamándole la atención su cuerpo, por lo que algunos lo tocaban por arriba el material del juego, una niña hacía “caballito” y otra “equilibrio“ sobre su cuerpito, mientras que otras procuraban buscar en el interior para verificar de que se trataba el bulto que les llamaba la atención.

"Lo cierto es que no pudo reaccionar, fue enrollado en su interior y allí permaneció durante más de una hora, mientras sus compañeritos realizaban actividades de baile en el salón con animadores y algunos adultos, y algunos saltaban sobre el inflable arrollado", advirtió Fossati.











Comentarios