Nacional > VIOLENCIA DE GÉNERO

Envían a prisión al secuestrador de la peluquería de Pocitos

“Perdón, perdón por todo. Díganle que la amo", dijo el victimario durante la audiencia ante la Justicia

Tiempo de lectura: -'

11 de enero de 2019 a las 18:10

El joven que se atrincheró este jueves en una peluquería de Pocitos fue enviado a prisión de forma preventiva hasta el 10 de abril por la jueza Diovanet Olivera este viernes, por los delitos de violencia doméstica agravada, porte de armas, atentado especialmente agravado y privación de libertad.

En la audiencia ante la Justicia este viernes, el joven se dirigió a sus padres, les pidió perdón y les solicitó que le transmitieran a su expareja que la amaba.

“Perdón. Perdón, perdón por todo. Díganle que la amo”, pidió el secuestrador a sus padres, que estaban sentados unos metros detrás de él. “Tranquilo, tranquilo, todo va a estar bien”, le respondieron.

En un principio, la fiscal de violencia doméstica Sandra Boragno había pedido cuatro meses de prisión preventiva, pero a pedido del abogado defensor se llegó al acuerdo de que fueran tres. La defensa también pidió una tobillera electrónica para el joven en lugar de la prisión preventiva, pero esto fue negado por el  "peligro de entorpecimiento" de la investigación, el "riesgo de fuga por la gravedad de los delitos imputados" y la propia seguridad de la víctima.

La fiscal Boragno señaló en conferencia de prensa que solicitó como primera medida una pericia psiquiátrica sobre el joven. Los resultados permitieron determinar que el hombre era "capaz de apreciar el carácter ilícito de sus actos" y que es "totalmente imputable", explicó Boragno. 

Consultada sobre la posibilidad de un secuestro paralelo de un hermano del victimario por parte de familiares de la víctima, la fiscal aseguró desconocer si ese episodio existió. 

Este jueves el joven ingresó armado a la peluquería Amor Mío, en Soca casi Gestido, y pidió hablar con su expareja, que trabaja en el lugar. La mujer y la dueña del local le pidieron que se retirara, pero el joven insistió y mostró dos armas que había llevado consigo. A partir de allí se desencadenó el caos y el joven mantuvo por más de cuatro horas a 14 personas secuestradas dentro de la peluquería. 

La policía activó un protocolo de crisis que consistió, entre otras cosas, en el cierre de la zona, el despliegue de personal de Guardia Republicana, francotiradores y un negociador. A lo largo de las horas, varias rehenes fueron liberadas y, en última instancia, el hombre pidió que le entregaran un documento en el que se estableciera que iba a cumplir su pena en la cárcel de Punta de Rieles.

Las autoridades le entregaron una carta, de escaso valor jurídico, firmada por el jefe de Policía de Montevideo, Ricardo Pérez, el jefe de la Guardia Republicana, Alfredo Clavijo, y el negociador Washington Pereira. Con eso en su poder, el atrincherado accedió a entregarse y quedó a disposición de la Justicia. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...