Mundo > PROTESTAS

Fuego a un laboratorio, saqueos y cuchillos contra policías: caos con sabor a "guerra civil" en Países Bajos

Países Bajos atraviesan un clima de tensión luego que el gobierno anunciara un toque de queda nocturno, medida que no regía desde la segunda guerra mundial e implica una sanción de US$ 115 para quien la incumpla

Tiempo de lectura: -'

25 de enero de 2021 a las 17:31

Desde el fin de semana afloraron los conflictos en los Países Bajos: saqueos, destrozos, protestas, empujones. El caos se adueñó de las calles en distintas ciudades del país y convirtió en víctimas a decenas de empleados y dueños de locales comerciales luego que el gobierno decretara un toque de queda nocturno, que desde el sábado prohíbe circular entre las 21 y las 4:30 horas, y durará -al menos- hasta el 10 de febrero. 

A raíz de la medida, que no regía desde la segunda guerra mundial e implica una multa de US$ 115 para quien la incumpla, miles de ciudadanos, principalmente jóvenes, se organizaron por las redes sociales para protestar y realizaron una convocatoria, que no terminó, precisamente, de la mejor forma.

De un lado, lanzaban cuchillos, asaltaban tiendas, incendiaban autos y contenedores, y hasta un laboratorio. Del otro, la policía combatía con láseres y gases lacrimógenos a caballo, con perros y en camiones, hechos que derivaron en más de 300 intervenciones desde el anuncio de la medida el fin de semana.

En Ámsterdam, sobre la Plaza de los Museos, 1.500 manifestantes de diversas ideologías políticas lanzaron piedras y fuegos artificiales contra policías que, a caballo y en auto, intentaban dispersar. En toda la ciudad las autoridades detuvieron a 217 personas.

En Urk, una pequeña localidad de 21 mil habitantes, la situación estalló en un hospital cuando los protestantes interrumpieron unas pruebas rápidas de coronavirus que se estaban realizando en un laboratorio. Y esto, para el primer viceministro, Hugo de Jonge, excedió un límite. “Los sanitarios merecen respeto y admiración”, dijo, según consignó El País de Madrid.

Pero los conflictos no se limitaron a la capital ni al municipio. En Eindhoven, más hacia el sur, cientos de manifestantes también se movilizaron para protestar. Allí saquearon tiendas en la estación de ferrocarril y lanzaron cuchillos contra los efectivos, lo que obligó a detener el servicio de trenes. Hubo más de 50 detenidos y para el alcalde, John Jorritsma, de continuar el caos se va camino a una "guerra civil".

En la ciudad de Enschede, la aglomeración fue dispersada por la policía luego agresiones en un centro médico local. Parte del personal sanitario declaró sentirse inseguro y con gran angustia, pero el presidente del sindicato policial Koen Simmers fue más allá y comparó los altercados con los que sucedieron durante el movimiento okupa, que promovió la ocupación de viviendas o locales en desuso en la década de 1980. 

Apenas fue anunciada la medida, las autoridades policiales habían alertado sobre un posible "malestar" durante algunos días o semanas en las calles. Sin embargo, los jefes de protección de 25 municipios se reunirán con de Jonge para ajustar lineamientos y analizar lo sucedido, que excedió sus predicciones. 

El primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, por su parte, aseguró que la libertad es "arrebatada" por el virus y no por el gobierno.

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...