Economía y Empresas > Industria

Gobierno negocia con Conaprole para que colabore en salvataje de Pili

La cooperativa exige una garantía de cobro al Estado para suministrar hasta 100 mil litros diarios de leche

Tiempo de lectura: -'

31 de julio de 2018 a las 05:00

El gobierno pidió un plazo de 10 días para terminar de delinear una fórmula que dé oxígeno a la empresa láctea Pili que funciona en el departamento de Paysandú. Así lo trasmitió el lunes durante una reunión de la que participaron sindicalistas y productores lecheros junto con los ministros de Trabajo, Ernesto Murro, de Ganadería Enzo Benech, y los subsecretarios de Industria, Guillermo Moncecchi, y de Economía, Pablo Ferreri

Los problemas de liquidez hacen que desde hace varios meses la láctea sanducera enfrente deudas con proveedores y trabajadores. A eso se suma la falta de materia prima. En el corto plazo la empresa necesita recursos para ponerse al día y al mismo tiempo contar con mayor cantidad de leche para poder asegurar su viabilidad.

Negociación con Conaprole

Las autoridades trabajan por estas horas en el diseño de una solución que a priori no parece fácil de instrumentar. Fuentes al tanto de la negociación comentaron a El Observador que Conaprole mostró su disposición a "dar una mano" aportando hasta 100 mil litros de leche diarios, aunque también dejó en claro sus condiciones, una negociación que tiene al Instituto Nacional de la Leche (Inale) como intermediario.

Así como en la propuesta que se manejó sobre fines del año pasado para que Pili en ese entonces produjera queso muzzarella a façon para Conaprole, la cooperativa exige la no renovación de vacantes que se generen por jubilación, una opción que la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (Ftil) no aceptó en su momento. El argumento de la principal industria del país -capta el 75% de la leche que se procesa en Uruguay- es que si deja de procesar esos 100 mil litros diarios "pierde eficiencia productiva".

Además, las fuentes indicaron que Conaprole solo accede a dar auxilio con la materia prima por lo que el façon en esta oportunidad no corre. Esto implica un riesgo mayor para Pili porque luego de procesar esa leche deberá encontrar los mercados para colocar esa producción industrial.

La coyuntura para el mercado internacional de los lácteos continúa siendo compleja, los precios se han estancado o incluso corregido a la baja en los últimos meses. Brasil -el cliente por excelencia para Uruguay- ha mostrado una actitud menos agresiva en sus importaciones este año, por lo que las industrias debieron apuntar a otros mercados más lejanos donde los valores de colocación suelen ser inferiores.

Pero esa no fue la única condición que fijó Conaprole ante el Inale para darle materia prima a su competidora. La cooperativa pretende una "garantía de cobro" del Estado por el suministro de leche a Pili. Esto porque pretende "minimizar el riesgo" de incobrabilidad ante una posible bajada de cortina definitiva de la planta sanducera. La fuentes reconocieron que la situación financiera de Pili es "delicada".

La empresa no tiene hoy cómo hacer frente al pago a proveedores y créditos laborales y apenas un semestre caerá el plazo de gracia que le dio el BROU y la banca privada para que pague intereses y amortice parte del préstamo que recibió. Solo con el BROU, la industria tiene un pasivo que ronda los US$ 40 millones que solicitó en su momento para construir una nueva planta.

Además, se trabaja en una propuesta de auxilio que comenzó a gestarse hace ya algunas semanas. La misma consiste en la venta del predio de la vieja planta industrial de Pili ubicada en el centro de la ciudad.

La planta pasaría al Ministerio de Vivienda que luego la destinaría a la construcción de soluciones habitacionales. Esta iniciativa fue ideada por la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) con el apoyo del intendente sanducero Guillermo Caraballo, que ha tomado un "rol activo" en la búsqueda de una salida para esta industria. Sin embargo, ese inmueble está colocado como una garantía de pago al Brou lo que dificultaría la salida. Según informó El País, el Brou no quiere ser parte del auxilio porque esta institución ya accedió a comienzos de año a dar un año de gracia a Pili para su deuda.

Inversores potenciales

Por otro lado, la empresa busca incorporar un inversor que inyecte capital y permita encontrar la estabilidad que en el corto plazo no se puede asegurar. Según información en poder de los productores y sindicatos hay dos grupos extranjeros que ha manifestado interés en participar del emprendimiento.

Una de las condiciones que pretenden esos potenciales interesados es que Pili puede contar con un mayor volumen de leche para su proceso industrial. La nueva planta tiene una capacidad para procesar 400 mil litros diarios, pero hoy apenas recibe unos 90 mil litros. La empresa perdió algunos remitentes de la cuenca norte que optaron por enviar su leche a otras empresas.

"No nos dijeron (por el gobierno) de dónde va a salir el dinero. Lo que están viendo es cómo reglamentarlo en estos 10 días. Hay gran voluntad de solucionar el tema", dijo a El Observador el presidente de la Asociación de Productores de Leche de Paysandú (APLP) Gerardo de Souza.

Deudas con trabajadores y productores

Por la falta de pagos hay varios productores grandes que hace ya un tiempo pasaron a remitir a otras empresas y otros están pensando en hacer lo mismo o directamente dejar la actividad. La deuda con trabajadores y productores es de alrededor de US$ 1,5 millones, según De Souza.

En el caso de los trabajadores se adeudan los salarios de julio y el medio aguinaldo de junio. Actualmente, esta industria emplea a 130 trabajadores de los cuales 40 están en régimen de seguro de paro parcial.

Con los productores que son alrededor de 80 el retraso en los pagos va de tres a seis meses. La empresa sanducera atraviesa serios problemas económicos desde el año pasado luego de haber realizado inversiones en su planta industrial que no pudo recuperar por una menor producción de materia prima.

Murro optimista

El ministro de Trabajo, Ernesto Murro dijo en conferencia de prensa que la situación de Pili fue abordada en el Consejo de Ministros de este lunes con una "activa participación" del presidente de la República Tabaré Vázquez.

"Queremos destacar la actitud de los productores que han seguido remitiendo a esta industria casi sin cobrar y de los trabajadores de la empresa prácticamente con una deuda de dos meses", afirmó. Asimismo el jerarca resaltó la actitud de la empresa por apostar a una inversión "muy importante" a nivel tecnológica y que "quiere seguir apostando a Uruguay". El jerarca estimó que el complejo industrial de Pili involucra entre 600 y 700 empleos para Paysandú.

Además, el ministro recordó que el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop) dispone actualmente de un fondo especial que se creó para el sector lácteo por US$ 1 millón que hoy está siendo utilizado por los tamberos y empleados de la empresa Calcar. "Esto también se está dispuesto a aplicar para los tamberos que remiten a Pili", indicó. Esto implica un préstamo blando con un período de gracia y un período de pago de largo plazo.

Comentarios