Fútbol > MERCADO DE PASES

Godín y Cavani, un sueño de clubes ricos y técnicos famosos

Desde hace una década los nombres del capitán y el goledor celeste rondan por las mesas de directiva de los principales equipos del mundo

Tiempo de lectura: -'

08 de enero de 2019 a las 05:04

Guardiola, Mourinho, Wenger, Ancelotti, Simeone, Mancini, Rafa Benítez, Van Gaal, Ancelotti, Pellegrini. Desde hace cerca de una década, los principales entrenadores del mundo persiguieron el mismo sueño. Se desvivieron por contar en sus equipos con dos futbolistas uruguayos.

No hubo período de pases en Europa donde los nombres del delantero Edinson Cavani y el defensa Diego Godín, quedaran fuera del mercado.

Año tras año los principales clubes del mundo, preguntaron, sondearon o simplemente averiguaron el valor de ambos profesionales.

Potencias de la magnitud de Real Madrid, Barcelona, Manchester City, Bayern Múnich, Chelsea, Manchester United, Juventus, Inter de Milán colocaron a Godín y Cavani en su órbita como futuros fichajes.

Los millones en danza impidieron las operaciones. Pero los nombres de Cavani y Godín siempre están en las listas de los principales jugadores del mundo cuando un equipo pretende reforzar su plantel. Un privilegio reservado para pocos.

La temporada en curso no es la excepción. El paso de los años no ha significado un impedimento para que los jugadores de la selección vuelvan a estar en la consideración de los principales equipos del mundo.

Por estos días, los principales medios de Europa sitúan a Edi en la órbita de Real Madrid, Juventus y Atlético de Madrid, y al capitán de la celeste lo vinculan con Inter de Milán, en momentos en que discute la extensión de su contrato con los colchoneros.

Lo curioso del caso es que, pese al interés que siempre surge, Cavani y Godín han sido inamovibles en sus equipos que debieron rascar en sus bolsillos para extender los contratos y con ellos elevar la cláusula de rescisión para espantar a los posibles interesados.

Millones por Cavani

Cavani comprobó el fanatismo de los napolitanos a partir de 2010. Allí dicen que el fútbol se vive de una manera distinta a todas las demás. Su grado de idolatría llegó a límites insospechados. Y sus goles comenzaron a despertar el interés de los principales equipos del mundo.

En 2011 el salteño tuvo una memorable actuación ante Milan lo que generó comentarios halagadores del técnico de Barcelona, Pep Guardiola. “Estoy muy contento por lo que dijo Guardiola, pero ahora sólo pienso en ganar con el Napoli. Estoy muy bien aquí”, declaró Cavani en aquel entonces.

Su cláusula de rescisión de contrato estaba valorada en 50 millones de euros.

El año 2012 despertó con la novedad de que Kenny Dalglish, entrenador de Liverpool, intentaría que los dirigentes elevaran una oferta por Edi. Su idea era formar la dupla de la selección con Luis Suárez que ya jugaba en el club. Liverpool no fue el único equipo inglés interesado en Cavani. El millonario Roman Abramovich, dueño de Chelsea, se interesó por el goleador. Llegó a sondear, lo que llevó al presidente napolitano, De Laurentiis, a pedir más de 50 millones de euros para desprenderse de su mayor baluarte.

El Madrid en escena

En junio de 2013 el mercado se sacudió con la noticia de que Real Madrid iba por el Matador de Napoli.

Aurelio de Laurentiis, presidente del club de Nápoles, reveló que la del club merengue había sido la única oferta concreta.

“El Manchester City no tiene dinero para pagar a Cavani. El Chelsea lleva cantando por él desde hace tiempo. En este momento, el Real Madrid es el único que ha hecho una propuesta firme por Cavani“, declaró don Aurelio.

“En el Napoli, Cavani es la prima donna; en el Real Madrid no será la única. Es humano que si el Real Madrid te llama, le atiendas. Sabe que tiene una cláusula y deberá decidir, pero hemos hablado y le hemos aconsejado”, agregó.

Un mes más tarde apareció en escena Laurent Blanc desde la capital francesa. El técnico de París Saint Germain sedujo a Cavani con palabras halagadoras sobre sus condiciones.

“Me encanta este jugador. Si viene, yo sería muy feliz. Este jugador interesa a muchos entrenadores”.

A mediados de año Napoli se resistía a la partida del Matador. El presidente del club azzurro, Aurelio De Laurentiis, a instancias de su nuevo entrenador Rafa Benítez, puso sobre la mesa del uruguayo una oferta para ahuyentar el interés del Madrid. Cinco años de contrato con un salario de siete millones de euros netos por cada una de ellas, según La Gazzetta dello Sport.

Pero Edi partió. Fue imposible para Napoli resistir a los 64 millones de euros ofrecidos por PSG. El 16 de julio de 2013 se convirtió en su momento en el fichaje más caro en la historia del fútbol francés.

En la mira de Mou

Enero de 2014 amaneció con la noticia de que el portugués José Mourinho, había solicitado a los dirigentes de Chelsea la contratación de Cavani.

Cinco meses después apareció en escena el Manchester United que invertiría 65 millones de euros.

Todo quedó en la nada y en octubre apareció Arsenal, que según la prensa inglesa, estaría dispuesto a pagar 70 millones de euros por el pase del Matador.

La noticia surgió en un momento estratégico. Cavani estaba enojado en PSG por la posición que ocupaba en la cancha. Debido a que Zlatan Ibrahimovic iba por el centro del ataque, el Matador era condenado a jugar por afuera.

Wenger aprovechó la situación de Cavani y tiró leña al fuego: “Me gusta cómo juega, su actitud, pero creo que está jugando con el freno de mano puesto. Creo que no se expresa totalmente en el plano futbolístico, seguramente por la presencia de Ibrahimovic. Es un jugador tan completo que deja poco espacio para otro delantero junto a él”.

Al año siguiente aparecieron nuevos interesados: Juventus y Atlético de Madrid. Al tiempo que Manchester United y Arsenal volvieron a ratificar su deseo de incorporarlo.

En 2016 el portal francés “Le 10 Sport” informó que el presidente de Chelsea, Roman Abramovich, habría ofrecido 41 millones de euros por la contratación del delantero. No obstante, el PSG pidió 75 millones para dejar salir a Cavani.

Un mes después apareció en escena el Inter de Milán dispuesto a ofrecer 50 millones de euros al París Saint Germain para hacerse con los servicios del delantero. No fue el único club italiano que puso a Cavani en su mira, también lo hizo la Juventus.

Pero a fin de año entró en escena un rival inesperado para los grandes de Europa. El dueño del club chino Tianjin, estaba dispuesto a pagar 20 millones de euros al año por el salteño

A la caza del Matador

El mercado de 2017 se abrió con la noticia de que el nombre de Cavani rondaba las oficinas del Santiago Bernabéu. El diario inglés Daily Star, mencionaba los problemas del uruguayo con Neymar en PSG.

No fue el único. Cuatro clubes de la Premier lo volvieron a tener como prioridad: Chelsea, Everton, Manchester United y Manchester City.

El año pasado se empezó hablando del interés de Atlético de Madrid y la Juventus.

En julio de 2018 volvió a sonar en Real Madrid que necesitaba sacudir el mercado tras la partida de Cristiano Ronaldo. No fue el único, un técnico que siempre lo tuvo en consideración fue el Cholo Simeone para Atlético Madrid.

En el mercado de invierno europeo de 2019 lo quiere Chelsea y PSG tiene necesidad de hacer caja para no caer en infracción por el Fair Play Financiero.

La estirpe de Godín

Diego Godín se hizo de un nombre en Europa desde abajo. Luego de tres años en Villarreal despertó el interés de Atlético Madrid donde se construyó un imperio que coincidió con la llegada del técnico argentino Diego Simeone.

Y al igual que Cavani, el nombre de Godín siempre anda rondando por las mesas de directiva de los principales equipos del mercado europeo.

El italiano Carlo Ancelotti, preocupado por el rendimiento defensivo de Chelsea en 2011, se interesó en Godín según reveló el diario inglés The Telegraph.

El club buscaba un sucesor de su emblema, John Terry, en ese momento con problemas físicos.

Godín no ocultó su orgullo por el interés del cuadro del ruso Abramovich: “Que el Chelsea se fije en mí y pretenda tenerme entre sus filas es un orgullo y significa que estoy haciendo las cosas bien. ¿A quién no le gustaría jugar allí? Hacerlo significaría subir un escalón”.

En mayo de 2012 su nombre apareció por Anfield. El Daily Mirror apuntó que Kenny Dalglish se marcó como objetivo la contratación del defensa uruguayo.

Tanto interés llevó a Atlético Madrid a poner las barbas en remojo. Luego de un gran año 2013 varios clubes de la Premier preguntaron por el Faraón.

Chelsea y Manchester City, se mostraron interesados. Junto a ellos merodeó el alemán Borussia Dortmund.

Fue así que los colchoneros blindaron a Godín y le extendieron el contrato hasta 2018 con un aumento considerable en su salario y en la cláusula para rescindir el contrato.

Pep no lo olvida

En noviembre de 2014 la prensa europea informó que Pep Guardiola no olvida a Godín y que lo habría puesto en una lista de posibles incorporaciones para reforzar a Bayern Múnich.

Louis Van Gaal pretendió llevarlo al Manchester United y Manuel Pellegrini preguntó por él para sumarlo al City.

Con el paso de los años Godín se fue transformando en intocable para el Cholo Simeone. Llegó a decir que había que clonarlo.

En junio de 2015 el poderoso Milan comenzó a coquetear para llevarse a Godín. Pero a los colchoneros no se les movía un pelo. El que lo pretendiera llevarlo tendría que desembolsar 41 millones de euros por su cláusula de rescisión.

Si lo quiere Pep, lo quiere Mou

José Mourinho, un eterno competidor de Pep Guardiola, no podía ser menos en la batalla. Fue así que, cuando desembarcó en Manchester United  mostró su interés por el zaguero uruguayo. El diario The Sun informó que los rojos estaban dispuestos a ofrecer 34 millones de euros. A los colchoneros no se les movió un pelo. Godín no se vende.

El año pasado el grado de idolatría del rosarino en Aleti llegó a niveles impensados.

Se transformó en el jugador extranjero con más partidos en la historia. Fue designado como capitán del equipo. Es referente y querido por la gente. Su nombre está identificado a los colchoneros.

Pese a sus 32 años, su nombre vuelve a figurar en el mercado invernal. Sabedores de que culmina su contrato con Atlético, los italianos atacaron. Primero la Juventus y en las últimas semanas Inter de Milán.

La historia de Cavani y Godín tiene puntos en común. El hecho de ser pilares en sus equipos y en la selección lleva a los entrenadores más cotizados a renovar año a año la ilusión de contratarlos. Otra vez, como hace cerca de una década, sus nombres rondan por las mesas de directiva de los mejores clubes del mundo. Será el momento de la partida de sus equipos o seguirán siendo protagonistas de los períodos de pases pero no se mueven ni de Madrid ni París.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...