Economía y Empresas > CONFLICTO

Gremio de ANCAP decidió frenar puesta en marcha de la refinería de La Teja

Pese a contactos con el Directorio y el Poder Ejecutivo, los trabajadores creen que falta una señal concreta; las medidas comienzan esta noche

Tiempo de lectura: -'

15 de septiembre de 2017 a las 17:00

Los trabajadores de la refinería de ANCAP decidieron esta tarde detener la puesta en marcha de la planta de La Teja.

La medida, acordada el pasado miércoles por el sector Refinería de la Federación de Trabajadores de ANCAP (Fancap), será implementada a partir de la hora 22 . "Va a significar cierto retraso en la tarea de la puesta en marcha" pero "no va a afectar el abastecimiento de combustible", dijo el dirigente de Fancap Gerardo Rodríguez al programa Así nos va de radio Carve.

Fancap reclama que se revea la resolución del Directorio del pasado 12 de junio, que modificó el mínimo de personas que tiene que haber en la planta.

El sindicato había pedido este miércoles que se convocara "de forma urgente" la comisión bipartita de asuntos laborales de ANCAP, pero el Directorio la fijó recién para el próximo lunes. "Muestra la falta de voluntad expresa de solucionar el tema", dijo Rodríguez a El Observador.

"No vemos que estén dispuestos. Esperábamos que ante la importancia del asunto nos fueran a convocar inmediatamente y que íbamos a tener una señal de acercamiento", dijo el dirigente sindical.

Rodríguez también se contactó con la ministra de Industria, Carolina Cosse, quien convocó a los trabajadores a una reunión el lunes a la hora 14. Asimismo, el sindicato estuvo en diálogo con el ministro de Trabajo Ernesto Murro y el director nacional de Trabajo, Jorge Mesa.

Sin embargo, no lo creen suficiente. "Necesitamos una señal concreta", aseguró Rodríguez, y explicó que hasta el momento el Directorio se ha mostrado adverso a ceder ante los reclamos del sindicato. "Si a nosotros permanentemente nos dicen que la guardia no se va a cambiar, no podemos cambiar la medida", agregó.

El sindicato entiende que la reducción de las guardias mínimas pone en peligro la salud de los trabajadores, "un límite que no estamos dispuestos a cruzar", dijo Rodríguez. "No es por intransigencia. Estamos convencidos de que si cruzamos ese punto estamos poniendo en riesgo la salud de los trabajadores. Si nos ofrecieran 50% más de sueldo a cambio de reducir las guardias mínimas, no lo aceptaríamos", señaló.

Comentarios