Cargando...
La Ley Chips y Ciencia libera US$ 52.700 millones en subvenciones para que Estados Unidos produzca semiconductores

Mundo > Competencia económica

Guerra tecnológica: Biden promulgó una ley para impulsar la industria de chips y competir con China

Destina US$ 52.700 millones en subvenciones para desarrollar el sector y asegurar la autosuficiencia de Estados Unidos y evitar la provisión por parte del gigante asiático

Tiempo de lectura: -'

10 de agosto de 2022 a las 08:34

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó la ley para impulsar el desarrollo y la producción de semiconductores en el país, y dejar, de este modo, de depender de la provisión china de chips.

La Ley Chips y Ciencia libera US$ 52.700 millones en subvenciones y permitir a los Estados Unidos a ganar "la competencia económica del siglo XXI", aseguró Biden.

“El futuro de la industria de los chips se hará en Estados Unidos”, sostuvo el presidente al promulgar el martes la norma que había sido aprobada por el Congreso hace una semana.

En coincidencia, dos grandes empresas tecnológicas -Micron y Qualcomm- anunciaron inversiones por más de US$ 44.200 millones en el sector.

Biden celebró las inversiones que están realizando las empresas de chips, aunque sigue sin estar claro cuándo el Departamento de Comercio de Estados Unidos redactará las normas para revisar las concesiones de subvenciones y cuánto tiempo se tardará en financiar los proyectos.

Los directores ejecutivos de Micron, Intel, Lockheed Martin, HP y Advanced Micro Devices, asistieron a la firma, al igual que los gobernadores de Pensilvania e Illinois, los alcaldes de Detroit, Cleveland y Salt Lake City, y legisladores.

Además de la inversión en estos componentes cruciales para la electrónica moderna, el texto prevé decenas de miles de millones de dólares para investigación y desarrollo.

La ley, que demandó largas negociaciones, representa una victoria para Biden, y los demócratas creen que ayudará a su partido de cara a las elecciones de mitad de mandato, en noviembre.

Fue aprobada por el Senado la semana pasada con 64 votos a favor y 33 en contra. El apoyo de los demócratas fue unánime salvo Sara Jacobs, miembro de la familia fundadora de la fabricante de chips Qualcomm, que alegó conflicto de interés para abstenerse. A ellos se sumaron 24 republicanos, que saltaron la disciplina de voto.

La demanda mundial de semiconductores se disparó durante la pandemia de coronavirus y provocó una escasez que se agravó con la clausura de fábricas chinas por rebrotes de contagios.

La crisis global de chips fue una de las tantas consecuencias indeseadas de la transformación digital que impulsó la pandemia, pues la demanda internacional subió a niveles imprevistos y complicó los procesos productivos de muchas industrias.

A raíz de esto, surgieron diversas estrategias en todo el mundo para paliarlo y hasta la principal fabricante del mundo, Taiwán Semiconductor Manufacturing Co (TSMC), buscó tender un plan alternativo.

Estados Unidos ha sufrido particularmente por esta falta y redujo drásticamente su participación en la producción mundial en los últimos años, con lo que le dio un margen de ventaja a Asia.

La autonomía en la fabricación de microprocesadores es considerada en la actualidad una pieza clave para la economía y la seguridad nacionales, especialmente por la intención de dominio de mercado que tiene China en este campo

En un comunicado, la Casa Blanca reveló que gracias al "estímulo" de esta ley, Micron invertirá US$ 40.000 millones para fabricar chips de memoria en Estados Unidos.

Con esas inversiones se crearán ocho mil nuevos empleos y harán que la cuota de mercado estadounidense de producción de chips de memoria pase del 2% actual al 10%.

La otra inversión anunciada es parte de un acuerdo entre 'Qualcomm' y 'GlobalFoundries', que destinarán conjuntamente US$ 4.200 millones a ampliar la fábrica que 'GlobalFoundaries' ya tiene en el estado de Nueva York para fabricar microprocesadores.

Los demócratas argumentaron que el proyecto de ley es un “regalo” para las empresas de chips que anteriormente cerraron plantas en Estados Unidos.

Pero Biden argumentó el martes que "esta ley no está entregando cheques en blanco a las empresas.

La ambiciosa ley de política industrial aprobada por el Congreso contempla una inversión total de US$ 280.000 millones, de los que US$ 52.700 millones están dirigidos a fomentar la construcción y ampliación de fábricas nacionales de semiconductores con subsidios y créditos adicionales.

Biden también calificó como “una inversión verdaderamente histórica", el anuncio de Intel de aportar US$ 20.000 millones para la producción de semiconductores en Estados Unidos. 

Según las estimaciones de Asociación de la Industria de Semiconductores (SIA), tres cuartas partes de la capacidad de fabricación de chips del mundo se concentra en Asia oriental, cálculo en el que se prevé que China concentre la mayor parte de la producción mundial hacia 2030.

Por su parte, Estados Unidos posee una porción de mercado estimada en un 12%.

(Con información de CNN, DW y France24)

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...