23 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,55
5 de marzo 2023 - 20:40hs

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, ha pedido que se investiguen las acusaciones contra su hermano y uno de sus hijos que podrían significar un duro golpe a su presidencia y socavar sus planes de “paz total” y de lucha contra la corrupción.

La Fiscalía dijo que había comenzado a investigar la acusación realizada contra Nicolás Petro por su expareja Day Vázquez, de que guardaba donaciones irregulares para la campaña presidencial de su padre.

También Juan Fernando Petro, hermano del presidente está acusado de involucrarse en una red que supuestamente recibió beneficios por prometer ayudar a los narcotraficantes a inscribirse en el programa de “paz total” del gobierno.

Más noticias

“Tengo la responsabilidad de ser leal a los votos que muchos de ustedes me dan”, dijo el mandatario la víspera de pedir que se investiguen ambos casos.

Los casos golpean los pilares centrales de la campaña electoral de Petro y pueden tenter un impacto en la imagen pública del presidente e incluso cuestionar la legitimidad del proceso de paz del gobierno, dijo el analista político Carlos Arias Orejuela, profesor de la Universidad Externado de Colombia.

“Esto, dado que Petro basó su narrativa en él como artífice del cambio, no solo de gobierno, sino en las formas de hacer política y sus antecedentes con la anticorrupción y el mal manejo del nepotismo político”, dijo Arias Orejuela.

La expareja de Vázquez, en una entrevista periodística dijo que Nicolás Petro, que es diputado en la provincia de Atlántico, recibió más de 600 millones de pesos colombianos (unos US$ 125.000) de manos de Samuel Santander Lopesierra, conocido como el “Hombre Marlboro” y que estuvo preso en Estados Unidos por narcotráfico.

Según Vázquez, la donación “nunca llegó legalmente a la campaña porque él y los demás se quedaron con el dinero” y agregó que “todo ha sido a espaldas del padre”.

También, siempre según los dichos de Vázquez, Nicolás Petro recibió hasta 400 millones de pesos (alrededor de US$ 83.000) de Alfonso del Cristo Hilsaca, un empresario del norte de Colombia.

El hijo del presidente negó las acusaciones en un comunicado, expresando que “no he conocido ni recibido ningún tipo de favor político, personal o económico de ningún personaje cuestionable”.

También existen denuncias contra el hermano del presidente, Juan Fernando Petro, en relación con una red de abogados y organizaciones que supuestamente tomaron dinero para vincular a narcotraficantes y personas buscadas en extradición con el programa de “paz total” del gobierno.

El pacto de paz de Colombia de 2016 fue con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, pero quedaron grupos más pequeños. El presidente Petro ha propuesto negociaciones con estos grupos para que sus miembros se entreguen a la justicia a cambio de beneficios.

Petro ha propuesto a Estados Unidos cambiar el acuerdo de extradición con su país para que los narcotraficantes que se entreguen a las autoridades colombianas y no vuelvan a traficar puedan evitar la extradición.

El hermano del presidente también ha negado cualquier implicación en la red e indicó que ya ha respondido a la llamada de los fiscales que investigan el caso. Dijo que terceros están usando su nombre para engañar a los narcotraficantes.

Petro y su gobierno han reiterado que el único funcionario que cuenta con su aval para tener contactos con grupos ilegales es el Alto Comisionado para la Paz Iván Danilo Rueda.

El presidente Petro declaró, en referencia a las acusaciones contra sus parientes directos que “quien quiera interferir en ese propósito (de lograr la paz), o aprovecharse personalmente de él, no tiene cabida en el gobierno, aunque sean miembros de mi familia”.

“Confío en que mi hermano y mi hijo puedan demostrar su inocencia, pero respetaré las conclusiones a las que lleguen los tribunales”, agregó.

(Con información de agencias)                                                    

Temas:

Gustavo Petro Colombia

Seguí leyendo

Te Puede Interesar