Cargando...
Refinería de petróleo

Mundo > Energía

Guyana: la producción petrolera offshore podría superar la de Estados Unidos, México y Noruega

Apalancado en el sector, el PBI del país crecerá este año un 46% y marcará así la tercera expansión interanual consecutiva con cifras de dos dígitos, según la Cepal

Tiempo de lectura: -'

04 de agosto de 2022 a las 21:11

La inmensa mayoría de los países de América Latina y el Caribe atraviesan un período de marcada desaceleración económica, luego de los fuertes rebotes que registraron el año pasado un vez superados los impactos más negativos de la pandemia. No es el caso de Guyana.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el PBI del país se expandirá este año un 46%. El tercer año consecutivo de crecimiento con cifras de dos dígitos. La explicación: el boom petrolero que atraviesa la ex colonia del Reino Unido, que logró su independencia en 1966.

El peso del sector es tan grande que el PBI, que se expandió un 19,5% en 2021, habría crecido apenas un 3,7% si se despeja el efecto del sector en el conjunto de la economía. Se estima que debajo de sus aguas territoriales, en una zona profunda del Océano Atlántico, podría haber reservas de crudo por unos 10.000 millones de barriles.

Sin embargo, el país sigue siendo uno de los más pobres de Sudamérica. También uno de los más desiguales. Cuatro de cada diez de sus 750 mil habitantes viven con menos de cinco dólares al día. Además, registra una de las tasas de migración más altas del mundo. La mitad de los guyaneses que consiguen un título universitario emigran. Casi cuatro de cada diez nacidos en el país residen en el extranjero.

El boom petrolero

Desde 2020, y cada vez mayor intensidad, Guyana se perfile como un nuevo jugador en el tablero mundial de la energía. “Nuestro costo de producción por barril es el más barato del mundo", afirmó el ministro de Relaciones Exteriores, Robert Montgomery Persaud, durante un foro de finanzas realizado en Georgetown, la capital del país.

Una lectura que confirma Rystad Energy, la empresa independiente de inteligencia comercial y de investigación energética con sede en Oslo, Noruega. La consultora, cuyos análisis son líderes en la industria del petróleo y el gas, calculó que el gobierno recaudará este año más de US$ 1.000 millones gracias a la explotación offshore.

Una suma enorme en el contexto de una economía que exhibe un PBI del orden de los US$ 7.400 millones. Un cálculo que surge de los ingresos “generados por las licencias de explotación, en forma de regalías, la participación en las ganancias y la recaudación de impuestos”, precisan los informes de Rystad Energy.

ExxonMobil, por su parte, anunció nuevos descubrimientos y reportó una producción mayor a los 340.000 barriles por día (bpd), volumen que podría superar 1 millón de barriles diarios para 2030. Rystad Energy proyecta que, en ese caso, los ingresos fiscales treparán a US$ 4.200 millones en 2025 y a US$ 7.500 millones en 2030.

“La reciente ola de prolíficos descubrimientos y el ritmo constante de las decisiones finales de inversión posicionan al gobierno de Guyana para cosechar las recompensas de estos hallazgos con ingresos acumulados por un total de US$ 157.000 millones para el 2040”, señala la consultora.

Una historia muy reciente

La historia de la producción petrolera es muy reciente. Luego de varias décadas de exploraciones fallidas en sus costas por parte de distintas empresas, ExxonMobil perforó con éxito un primer pozo en el bloque Stabroek. Fue en 2015. Desde ese año, Guyana encabeza la lista de los países en los que más petróleo y recursos offshore se descubrieron. La compañía lleva perforados veinticinco pozos en el área mediante dos plataformas flotantes. Siete de ellos en lo que va de este año.

La productividad de la cuenca, sin embargo, se disparó en 2020. Desde entonces, y en solo tres años, los pozos de Guyana pasaron a representar el 6% de la producción mundial de Exxon. Una tercera plataforma con una capacidad de producción de 220.000/bpd comenzaría a operar a fines de este año, y una cuarta con una capacidad de 250.000/bpd entraría en funcionamiento en 2025.

Según Rystad Energy, la producción offshore llegará a 1,7 millones/bpd en 2035, transformando al país en el cuarto productor mundial offshore, superando a países como Estados Unidos, México y Noruega.

Los planes del gobierno

¿Qué torna tan atractivo a Guyana en el escenario global del negocia petróleo? Dos factores. Según Rystad Energy, un punto de equilibrio bajo y una producción con una intensidad de emisiones de dióxido de carbono por debajo del promedio de la industria. Dos factores que equilibran la alta carga impositiva.

La consultora subraya que los pozos offshore de Guyana tienen un punto de equilibrio promedio de US$ 28 por barril para el conjunto de los proyectos, y menor a US$ 20 para los proyectos en producción. “Los campos petroleros en alta mar del país son algunas de las fuentes de suministro más competitivas fuera del Medio Oriente y los de alta mar en Noruega, y son más baratos que el petróleo no convencional de EEUU, Rusia y muchas otras fuentes”.

Por el lado de las emisiones, la intensidad de la actividad en Guyana es inferior al promedio mundial para la producción de petróleo y gas en alta mar en aguas profundas. Según la consultora, las actividades upstream emiten un promedio de 9 kilogramos de CO2 por boe, comparables solo con las de Brasil y ligeramente superiores a las de Noruega.

En contraste, el régimen fiscal de Guyana se encuentra entre los más elevados para la industria petrolera offshore en el mundo. El gobierno absorbe el 59% del valor total. “Aplicar el régimen fiscal de EEUU al bloque Stabroek daría como resultado una participación del gobierno de solo el 40%. Nigeria y Brasil se alinean más con las políticas fiscales de Guyana, con 58% y 61%, respectivamente”, explica la consultora.

El gobierno, sin embargo, aunque reconoce la importancia de desarrollar el sector petrolero offshore, manifestó su propósito de impulsar una  matriz basada completamente en las energías renovables. La idea, según explicó el canciller Persaud, es utilizar los ingresos fiscales provenientes de la industria petrolera para integrar el uso del gas natural y los recursos de energía renovable, como energía solar, hidroenergía y la energía solar.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...