21 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,05 Venta 39,45
7 de marzo 2023 - 15:53hs

Dos de los cuatro estadounidenses secuestrados el pasado viernes en la ciudad de Matamoros, en el noreste de México, fueron hallados muertos este martes, informaron las autoridades mexicanas, que desplegaron un operativo para repatriar a las víctimas.

El hallazgo fue confirmado por el gobernador del estado de Tamaulipas, Américo Villarreal, en una llamada telefónica durante la conferencia diaria del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien anunció la detención de un sospechoso.

"De los cuatro (estadounidenses) hay dos de ellos fallecidos", dijo el gobernador de este estado fronterizo, quien informó de que los otros dos secuestrados están vivos, uno de ellos herido.

Más noticias

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) rechazó la intervención de militares estadounidenses, como pidió el Congreso de ese país para combatir a los cárteles de la droga en territorio mexicano, situación que se agravó tras el secuestro de cuatro ciudadanos norteamericanos.

Latavia Tay McGee, Shaeed Woodard, Zindell Brown y Eric James Williams fueron secuestrados el viernes en la ciudad mexicana de Matamoros, en un hecho en el que murió una ciudadana mexicana, según confirmó el fiscal estatal de Tamaulipas, Irving Barrios.

En su conferencia de prensa matutina, el presidente mexicano calificó como una “invasión” la propuesta del exfiscal estadounidense William Barr y el congresista Dan Crenshaw de enviar elementos militares a otros países con la excusa de “combatir narcotraficantes terroristas”.

“Pero todavía peor que quieran usar la fuerza militar, para intervenir en la vida política de otro país”, expresó el gobernante mexicano, poco antes de que la Fiscalía mexicana confirmara haber encontrado a los cuatro norteamericanos: dos muertos, uno herido de gravedad y el restante ileso.

Barr, quien fuera fiscal general de los Estados Unidos en la administración de Donald Trump (2017-2021), publicó un artículo en el periódico The Wall Street Journal, en el cual dijo que el actual gobierno mexicano tolera a los grupos de narcotráfico.

López Obrador desestimó esas críticas y recordó que el Departamento de Estado norteamericano entregó en febrero pasado al Congreso su informe sobre terrorismo, en el cual recalcó la buena cooperación existente entre ambos gobiernos.

El mandatario catalogó como "propaganda electoral" la intención de los congresistas estadounidenses del conservador Partido Republicano de designar como terroristas a los cárteles mexicanos del narcotráfico.

Dijo que esas pretensiones provienen de la manía de creerse el gobierno del mundo y reiteró su rechazo al intervencionismo estadounidense debido a que México es un país independiente y soberano.

El secuestro

López Obrador detalló que el FBI está trabajando con la Secretaría de Seguridad de México y mantiene "comunicación" con la titular de ese despacho, Rosa Icela Rodríguez.

Por ahora las pesquisas se centran en el análisis de los dos vehículos involucrados en el secuestro, el levantamiento de huellas dactilares y la revisión de cámaras de seguridad públicas y privadas que registraron la agresión.

Según López Obrador, las víctimas son ciudadanos estadounidenses que "cruzaron la frontera para comprar medicamentos en México y hubo una confrontación de grupos y fueron ellos detenidos".

McGee, Woodard, Brown y Williams habían llegado el viernes a Matamoros (estado de Tamaulipas, noreste) en una furgoneta blanca con matrícula de Carolina del Norte, según informó el domingo la Oficina Federal de Investigaciones estadounidense, FBI.

"Poco después de cruzar a México, hombres armados no identificados dispararon contra los pasajeros del vehículo. Los cuatro estadounidenses fueron introducidos en un auto y sacados del lugar por hombres armados", añadió la agencia policial.

Este martes, las autoridades de Tamaulipas confirmaron el hallazgo de los cuatro secuestrados: dos muertos, uno herido y uno ileso.

El FBI ofreció una recompensa de 50.000 dólares por detener a los sospechosos.

Matamoros se vio golpeada por la violencia vinculada con el narcotráfico y otras formas de delincuencia organizada. Las carreteras de Tamaulipas están consideradas entre las más peligrosas de México.

De hecho, desde hace varios meses, los Estados Unidos mantiene una alerta para que sus ciudadanos se abstengan de viajar a ese estado, debido a los raptos y otros crímenes.

Según esa advertencia, la actividad del crimen organizado allí incluye tiroteos, asesinatos, robos, secuestros, desapariciones forzadas, extorsiones y agresiones sexuales.

Al respecto, el vocero del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, recordó este lunes a sus ciudadanos que la alerta de viaje para Tamaulipas sigue vigente.

"No viajen. Alentamos a los estadounidenses a prestar atención a este consejo", sostuvo.

El personal de los consulados tiene prohibido incluso viajar por las carreteras secundarias de la región.

(Con información de AFP y Telesur

Temas:

Norteamericanos secuestrados México Estados Unidos americanos secuestrados

Seguí leyendo

Te Puede Interesar