Nacional > AJUSTES DE CUENTAS

Homicidios alcanzaron récord a pesar de la acción contra grupos criminales

Se produjeron alrededor de 400 asesinatos en 2018, un aumento en torno al 40% con respecto al año anterior y del 95% frente a 2010, cuando asumió Bonomi 

Marcelo Morillas

Tiempo de lectura: -'

07 de marzo de 2019 a las 05:04

"Los homicidios por robos no aumentan, lo que aumentan son los homicidios por conflicto entre delincuentes". Así se excusó este miércoles el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, cuando en entrevista con el programa radial En Perspectiva, confirmó que en 2018 se produjeron alrededor de 400 asesinatos, tal cual lo había informado días atrás Telenoche.

Se trata de un dato que marca un aumento de alrededor del 41% respecto a igual período de 2017 (cuando se registraron 283 muertes violentas), y del 95% si se compara con el año 2010, cuando Bonomi asumió al frente de esta cartera.

Aunque el Ministerio del Interior aún no ha presentado las cifras oficiales, lo que se prevé que ocurra la semana próxima, las declaraciones del ministro adelantan que en materia de asesinatos los llamados ajustes de cuentas volverán a ser protagonistas. Si se tienen en cuenta los datos del primer semestre publicados en agosto, de los 218 homicidios perpetrados entre enero y junio de ese año (66,4% más que en igual período de 2017), unos 87 tuvieron como trasfondo el conflicto entre delincuentes (40%).

De todas formas, el director de la Policía Nacional, Mario Layera, dijo que la cartera estima que anualmente el 58% de los homicidios están relacionados con el conflicto criminal. En esta categoría la policía ubica a las ejecuciones por venganza, con la que los delincuentes se cobran viejas deudas, o acaban con sus rivales, pero también, por ejemplo, aquellas muertes en el marco de una rapiña a una boca de droga.

La cifra récord de homicidios se produce en el mismo año en que el Ministerio del Interior desplegó una serie de operativos, que bajo el nombre de Mirador, buscaron poner fin a la acción de grupos criminales en distintos barrios de Montevideo, en Las Piedras (Canelones) y San Carlos (Maldonado). En total fueron 11 acciones (si se tiene en cuenta la primera desplegada en Casavalle contra la banda de los Chingas el 20 de diciembre de  2017), 486 allanamientos, al tiempo que fueron llevados ante la Justicia 160 personas -aunque muchos fueron imputados por robo de energía y agua-.

La banda de Los Chingas, que durante 2017 expulsó a vecinos de sus casas del barrio de Los Palomares, fue uno de los principales blancos de la acción policial y de la Justicia a lo largo de todo 2018. Desde el 20 de diciembre de 2017 y el 28 del mismo mes del año siguiente, la Policía encarceló a la mayoría de sus líderes –aunque quien fuera señalada como la cabeza del grupo recuperó la libertad en enero luego de cumplir su condena-,  se expulsó y judicializó a quienes usurpaban viviendas, al tiempo que se inició un cambio en la infraestructura del barrio para mejorar el acceso de los efectivos, y evitar así que los delincuentes vuelvan a tomar el control.

Sin embargo, no solo la policía acabó con Los Chingas: algunos de sus integrantes fueron asesinados por otros delincuentes, engrosando así a lo largo de 2018 la cifra de muertos por ajustes de cuentas.

Desde el Ministerio del Interior señalaron a El Observador que todavía es pronto para evaluar si los resultados de los operativos Mirador tendrán un impacto sobre los ajustes de cuenta. En conferencia de prensa, Layera reconoció que en aquellos lugares donde se ejecutaron estos operativos hubo una disminución de los homicidios vinculados a la acción criminal.

En abril de 2018, cuando el senador Pedro Bordaberry interpeló a Bonomi, el jerarca ministerial señaló que "el aumento de la violencia en Uruguay no es producto del fortalecimiento de bandas de delincuentes sino del enfrentamiento entre ellos". "Es la debilidad de las bandas y no la fortaleza. El camino es la actitud más quirúrgica de ir adonde están con las fuerzas necesarias para poder hacerlo", insistió entonces.

En aquella oportunidad, señaló que mientras hace seis años los asesinatos por ajuste de cuentas constituían el 29%, y que actualmente  eran el 58% del total de homicidios, una cifra que los datos del primer semestre de 2018 ajustaron a la baja.

¿Quién etiqueta a los ajustes de cuenta?

La decisión del Ministerio del Interior de demorar la presentación de los datos de criminalidad hasta mediados de marzo contrasta con lo que la cartera hizo en el pasado. Las cifras de 2016 se presentarlo el 9 de enero de 2017, las de 2017, en tanto, fueron publicadas el 29 de enero de 2018.

Según explicaron desde la cartera, la demora se debe a que todavía se espera consolidar los datos  del año cerrado, lo que podría ajustar al alza el número de muertos, ya que existe personas que pudieron ser heridas y que podrían morir en los próximos días, al tiempo que otros delitos como rapiñas pueden acabar siendo tipificados de otra manera por la Justicia.

¿Cómo sabe el Ministerio del Interior que un muerto es un delincuente asesinado en manos de otro delincuente? La policía se basa para tal aseveración en su olfato y en lo que arrojan las pistas del caso, incluso cuando estas no son las suficientes para ubicar a los responsables y llevarlos ante la Justicia.  "Generalmente no tenemos testimonios, muchas veces no ubicamos el lugar donde fue registrado el hecho, porque las personas no declaran sobre ese aspecto, e incluso hemos tenido casos de personas que llegan a la atención médica y nunca quieren denunciar ni sus propias lesiones", explicó Layera al referirse alguno de los indicios que siguen los investigadores

Alrededor de la mitad de los homicidios no se resuelven (2017 cerró con 49,8% de los asesinatos no aclarados, mientras que durante el primer semestre de 2018 nadie fue enviado ante la Justicia en el 50,5% de los casos), lo que la policía apunta sobre un crimen no tiene un respaldo en una resolución judicial. Layera reconoció que desde la puesta en marcha del Nuevo Código del Proceso Penal la prueba que se necesita para lograr una condena contra un presunto homicida es tan exigente que demora más las investigaciones, lo que impacta en un dato más reducido en el número de casos aclarados. 

Homicidios Verano Azul

El Ministerio del Interior eludió este miércoles adelantar datos sobre denuncias luego de que jerarcas policiales brindaran una conferencia sobre los datos del programa Verano Azul, que se pone en marcha cada año del 21 de diciembre al 28 de febrero para reforzar zonas que reciben turistas durante el verano. Sin embargo, la cartera sí comparó los homicidios perpetrados entre 2018 y 2019 en el período de aplicación de este programa.  Así, mientras que entre el 21 de diciembre y el 28 de febrero de 2017-2018 se registraron 84 homicidios, en el mismo período pero de los años 2018-2019 fueron 72. En este caso, la mayoría de los crímenes también fueron producto del enfrentamiento entre criminales.  
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...