22 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,05 Venta 39,45
3 de junio 2022 - 5:03hs

En menos de un mes inician las vacaciones de invierno en Uruguay y el sector del turismo se prepara para recibir huéspedes. Pero mientras que los hoteles trabajan para ofrecer su mejor versión a los clientes, estos todavía no reservan habitaciones.

El gerente general de Hyatt Centric Montevideo, Pablo Pesce, dijo a Café & Negocios que tras la pandemia los viajeros buscan tener las mayores certezas antes de reservar pasajes y hoteles; esto lleva a que planifiquen sus viajes con menos antelación que en los años previos a la crisis del covid-19. Esta tendencia impacta directamente en el volumen de las reservas que, en su mayoría, se generan dentro del mismo mes e incluso una semana antes de concretarse la estadía.

Este nuevo perfil de los viajeros hace que sea difícil prever lo que va a suceder en los próximos días, incluidas las vacaciones de julio. Sin embargo, Pesce estima una demanda “interesante” porque los promedios de ocupación en la capital del país ya rondan el 60%, y Montevideo es un destino demandado por los países vecinos para las vacaciones de invierno. “Si consideramos lo sucedido en estos primeros cinco meses, es esperable que en las vacaciones de julio tengamos también una demanda interesante”, señaló.

Un nuevo desafío

Hoy por hoy, los hoteles están preparados para recibir un gran número de huéspedes, pero llegar a este punto implicó meses de trabajo. 

El cierre total de la mayoría de las industrias vinculadas al turismo a raíz de las restricciones por la emergencia sanitaria provocó que muchos talentos migraran a otros rubros. Uno de los mayores desafíos para la industria –y que en algunos casos aún está en vías de resolverse–, fue la recuperación del talento que se fugó y la captación de nuevos empleados.

Según el gerente general del hotel Hyatt Centric Montevideo, su estructura pudo recuperar la totalidad de empleados que estuvieron en seguro de paro durante los meses en los que el hotel cerró sus puertas y ya está trabajando con la totalidad de la plantilla. “No ha sido fácil, pero hoy podemos decir que en el hotel contamos con un excelente equipo de colaboradores y muy comprometido”, sostuvo.

En tanto, la cadena Hilton tiene la necesidad de captar nuevos talentos, no solo a nivel local, sino también a nivel regional. Por eso, trabajan en distintas líneas que impulsen esta obtención de empleados. Con este fin, consideran esencial destacarse como un excelente lugar para trabajar. “El hecho de que hayamos salido primeros en Great Place to Work es muy importante porque logra captar a miembros para el equipo; personas que quieren estar en lindos lugares para trabajar”, dijo el gerente general de  los hoteles Hilton para Uruguay, Agustín Maddocks. Por otro lado, ofrecen el programa Hilton Careers con entrenamiento, desarrollo y crecimiento para el primer empleo.

El gerente general de la cadena destacó que en la empresa priorizan la excelente actitud de la persona por sobre la experiencia en el rubro, porque creen que esto redunda en un servicio sobresaliente.

Maddocks, también secretario de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Uruguay (AHRU) sostuvo: “La temporada que tengamos en julio no corre ningún riesgo por tener hoy una situación de escasez de talentos”.

La fuga de talento

El desafío para los hoteles es conseguir mano de obra, ya sea recuperar a los exempleados como llamar la atención de nuevos recursos y capacitarlos para trabajar en el rubro. 

Es que con la estrepitosa caída del sector durante los meses más duros de la pandemia, muy buenos talentos se fueron a otras industrias en busca de empleo. Maddocks ejemplificó de la siguiente forma: “Una persona con buena actitud y desempeño en la hotelería funciona de forma perfecta en el servicio a los usuarios del rubro de tecnología, porque está preparado para atender a los clientes. Tiene la parte de habilidades blandas muy incorporada y se va hacia una industria que es más de habilidades duras. Es un complemento perfecto”. 

Entonces, frente a esta situación, los hoteles deben plantearse como trabajos atractivos para atraer empleados. 

Si bien captar mano de obra calificada que había migrado del sector por necesidad es ideal, no es lo que sucede. Una vez que cambiaron de rumbo dentro del mercado laboral es difícil que retornen a la hotelería, y el sector no está en condiciones para brindar un incentivo económico mayor. “Dar más dinero es una utopía porque la hotelería sigue arrastrando dos años de resultados negativos”, señaló desde su rol como secretario de la AHRU.

Estudiar hotelería

Pero así como el sector tiene dificultades para recontratar a quienes ya son experientes en el tema, la hotelería es un buen rubro para las primeras experiencias laborales. De hecho, se destaca por el entrenamiento para los empleados, que luego consiguen experiencia en los hoteles. En este sentido, el desafío está en que las universidades dedicadas a profesiones para el sector turístico reciben cada vez menos alumnos, y esta es una tendencia que se da desde los años previos a la pandemia.

El Instituto Turístico Hotelero de Uruguay (ITHU) cuenta con más de 500 alumnos capacitándose en sus carreras, un número muy similar al de años previos a la crisis por covid-19 según el director de la institución, Bari Monzeglio.

Pero la realidad es que la demanda es cada vez mayor en el sector gastronómico, dejando de lado la formación en hotelería. Sin embargo, a diario reciben solicitudes de personal de distintos hoteles que están en pleno proceso de reactivación, la gran mayoría trabajando con porcentajes de ocupación muy buenos y con proyecciones de crecimiento.

Si bien fueron dos años muy difíciles, ya se están viendo signos importantes de recuperación y el país está bien posicionado para captar a los viajeros gracias al abanico de posibilidades que ofrece. 

Las proyecciones a nivel turístico son buenas en Uruguay, y si bien la recepción de reservas se está dando muy sobre la fecha por lo complejo de organizar un viaje con antelación, desde hace meses que hay un crecimiento sostenido. “Esto repercute directamente en la necesidad de más personal por lo que aumenta la cantidad de puestos de trabajo directos e indirectos”, sostuvo Monzeglio. “No nos olvidemos que el turismo es un dinamizador de la economía que en nuestro país representa un porcentaje muy alto del producto bruto interno (PIB)”, concluyó. 

Temas:

Café y Negocios Mano de obra calificada Fuga de talentos pandemia Turismo Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar