Nacional > RESIDUOS EN MONTEVIDEO

IMM suspendió construcción de planta de clasificación impulsada por gestión anterior

La planta de clasificación estaba prevista en el Fondo Capital pero nunca llegó a firmarse la licitación; la nueva administración entiende que era muy grande para el nivel de recuperación actual, y evaluará iniciativas al finalizar un período de revisión del sistema

Tiempo de lectura: -'

12 de enero de 2021 a las 11:36

La Intendencia de Montevideo (IMM) suspendió la construcción de una nueva planta de clasificación que estaba prevista en el Fondo Capital, un fideicomiso impulsado por la gestión de Daniel Martínez. La administración de Carolina Cosse entiende que era muy grande para el nivel de recuperación de residuos que hay hoy en día en la capital, según dijeron fuentes de la comuna a El Observador

La instalación planificada apuntaba a la "clasificación de materiales reciclables con capacidad de infraestructura y operativa de diseño para 100 toneladas por día", y requería un presupuesto de 93 millones de unidades Indexadas (poco más de US$ 10 millones al valor actual).i

El exintendente Christian di Candia aludió varias veces a la obra, considerando que significaría "un cambio sustancial" al poder recuperar cinco veces más que el actual sistema. "No solo va a atender residuos domiciliarios sino que va a poder ampliarse a los residuos industriales y empresariales”, afirmó en 2019 al anunciar la construcción.

Por un lado, la administración de Cosse esperará a culminar el período de 100 días en el que se propuso revisar el sistema para evaluar alguna iniciativa de este tipo. Por otro, aguardará a que se avance en la reglamentación de la ley de residuos, aprobada en setiembre de 2019.

El tema estuvo sobre la mesa cuando el director de Desarrollo Ambiental, Guillermo Moncecchi, se reunió a fin de año con el ministro de Ambiente, Adrián Peña. La reglamentación de la norma, que tiene 68 artículos, está a cargo del Poder Ejecutivo, aunque participan de la discusión varias partes, como el PIT-CNT, Ucrus, la Cámara de Industrias y la propia IMM.

La planta suspendida iba a ser erigida cerca del vertedero municipal de Felipe Cardoso y era la más cara de las seis obras de desarrollo ambiental previstas en el Fondo Capital. A mediados de abril se había abierto el llamado a expresiones de interés por parte de República Afisa, y se habían recibido ofertas de seis empresas.

El contrato nunca llegó a firmarse, y su plazo venció el pasado 31 de diciembre. 

Lo que recupera el sistema

"El desafío de la IMM va a ser, en el período de tiempo en que construya y ponga a punto la nueva planta, paralelamente construir un sistema de recolección selectiva que abastezca a las cuatro. De lo contrario, va a ser un sistema de clasificación que no va a tener materia prima", había señalado a El Observador meses antes el titular del programa Uruguay Clasifica del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), Esteban Charbo. 

Un documento elaborado por la Secretaría de Salud Laboral y Medio Ambiente del PIT-CNT al que accedió El Observador estima que se generan en la capital 5.000 toneladas por semana de residuos reciclables. Se requiere 4% de ese total —lo que implica 200 toneladas— para abastecer las plantas de clasificación operativas hoy en día: Burgues, Géminis, Durán, Tróccoli y 5 Bis, esta última montada junto al vertedero municipal.

La recolección selectiva de residuos domiciliarios es además limitada: los contenedores naranja del municipio B que levanta la empresa CAP; los depósitos de residuos secos en centros y supermercados, y otras iniciativas según el municipio.

De ese porcentaje acotado que llega a las instalaciones, se recupera en el entorno de la cuarta parte. Así lo expresó Luis Catalano, secretario de seguridad de la planta Géminis, quien indicó: "Cada camión trae unos 1.500, 2.000 kilos; de eso se salvan 600 o 700, nunca la mitad". Los factores que lo explican son varios, y uno de ellos es la forma en que se dispone la basura ya desde el origen.

"Alguien lo tiene que hacer"

Los camiones de la comuna vuelcan los despojos en un espacio al que los trabajadores de la planta Géminis llaman "la pista". Allí uno de los funcionarios es asignado para mover con una pala los materiales hacia la tolva. A partir de ahí empieza a correr la cinta, a cuyo lado aguardan unos 10 trabajadores.

Si hay un comprador interesado en determinado kilaje de un material, el objeto es retirado de la línea y colocado en un bolsón. Si no, continúa su camino hacia el final de la banda transportadora y horas más tarde hacia las usinas de Felipe Cardoso. 

Los bolsones a los márgenes de la cinta comienzan a llenarse, uno de bolsas de leche, otro de papel blanco, y así se apilan unos tras otros náilones transparentes, bandejas de espuma, pomos, botellas, náilones de color, bandejas de helado, y más.

Ricardo Pérez lleva 22 de sus 34 años de edad dedicado a clasificar, y su guante de protección disimula la ausencia del dedo índice que tiempo atrás le arrancó un camión, mientras aguardaba apoyado sobre él a que volcara despojos sobre la cantera de Felipe Cardoso. Se fue metiendo porque "es el sistema que uno encuentra de hacer plata más accesible", y hoy valora el techo y los baños de la planta, a pesar de que supo operar a la intemperie y en la informalidad de lo que se conoce ahora como 5 Bis.

Las plantas surgieron a partir del Plan de Gestión de Envases impulsado en la capital por la administración de Ana Olivera y tras siete años de funcionar bajo las direcciones de oenegés designadas por el Mides están en camino a ser cooperativas, en un proceso de capacitación junto al Instituto Nacional del Cooperativismo (Inacoop).

Hoy perciben un sueldo fijo de $ 24.580 nominales —$ 19 mil en la mano—; si lo vendido a fin de mes no alcanza para solventar los salarios, la Cámara de Industrias cubre la diferencia. 

Catalano reconoce que los despojos llegan menos contaminados que en años anteriores. "La gente se está educando más y está viniendo un poco mejor la basura", sintetiza Javier Rivero, uno de los 21 trabajadores de la Planta Géminis. En el suelo hay un cartón que, solo por tener una pincelada de pintura blanca, no puede ser recuperado. De esta forma, cualquier mancha de yerba, o aceite de los camiones, o solo humedad, puede contaminar kilos de residuos que habían sido depositados para reciclarse. 

Los que en mejor estado llegan provienen de "Circuito Limpio", una iniciativa con el municipio F para el depósito de reciclables en cooperativas de vivienda. Desde las fiestas también reconocen el buen estado de los materiales provenientes de los bolsones que ante la saturación del sistema de limpieza repartió la administración de Cosse para edificios y cooperativas. 

A raíz de la emergencia sanitaria y luego de unas semanas en seguro de paro, las plantillas de las plantas están mermadas y trabajan menos horas. El Programa Uruguay Clasifica reforzará el personal con clasificadores registrados. En Géminis, por ejemplo, pasarán de 21 a 35 funcionarios.

“Queremos que se nos reconozca como trabajadores ambientales. Siempre fuimos requecheros, hurgadores, pero actualmente somos defensores del medioambiente", reclama Catalano mientras señala el mar de residuos apilados en la pista: "Esto alguien lo tiene que hacer, si no, esto estaría todo enterrado. Y va a llegar un momento donde no va a quedar lugar donde enterrar”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...