Fútbol > INAUGURACIÓN

Imponente: Wanderers iluminó el Viera

En su 116 aniversario, el bohemio le puso luz a su escenario

Tiempo de lectura: -'

15 de agosto de 2018 a las 21:33

Wanderers dio este miércoles un paso histórico en su 116º aniversario al inaugurar la red lumínica con la que le puso luz al Parque Viera.

La celebración comenzó con la entrega de los Premios Obdulio que fueron lanzados el pasado en el marco del centenario del nacimiento de Obdulio Varela, exjugador del club (1938-1943) y emblema del fútbol uruguayo.

Como institución Wanderers entendió que la mejor manera de recordar, homenajear y perpetuarlo a Obdulio Varela era la de destacar algunos valores de su persona.

La idea de los premios se lanzó para los chicos de las formativas con cinco valores que representaron al gran capitán del Maracanazo: valentía, entrega, liderazgo, compañerismo y humildad.

Cada categoría de las formativas de Wanderers eligió mediante sistema de votación entre los compañeros a quien representara mejor esos valores.

Los premios se entregaron tanto para las juveniles de varones como para las formativas y el plantel mayor del fútbol femenino que es una rama a la que asigna mucha el equipo del Prado.

"Es una gran motivación para los jugadores de las formativas para que empiecen a estudiar quién fue Obdulio Varela y para que también puedan desarrollar esos valores; para nosotros las formativas son muy importantes, es la base sobre la que trabajamos", expresó a Referí la dirigente María González.

Hizo uso de la palabra el presidente del club, desde el pasado 29 de junio, Gabriel Blanco y en nombre de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) compareció el neutral Ignacio Alonso.

La AUF destinó US$ 200 mil de sus fondos FIFA para colaborar con el proyecto de iluminación aunque el grueso de la inversión fue realizada con fondos propios (US$ 1.400.000) por Wanderers y los mismos provinieron de la venta de la sede del club ubicada en la calle Agraciada frente a la iglesia armenia.

Fue reconocida en el evento la comisión de obras del club que se formó tras la venta de la sede y que decidió que se formara un fondo con ese dinero para que no se volcara al presupuesto anual del equipo.

También hubo intercambio de presentes con los representantes de Estudiantes de Buenos Aires que asistió a la fiesta para jugar un amistoso con el elenco bohemio.

La amistad entre ambas instituciones es histórica. En 1903 Wandereres cruzó a Argentina para jugar un amistoso con ese equipo y luego adoptó sus colores en honor al recibimiento que tuvieron.

Las luces quedaron encendidas. Imponentes. El Viera se convierte así en la catedral del fútbol del Prado y se abre para subir a la escala internacional.

La cifra
US$ 1.400.000 dólares invirtió Wanderers con fondos propios para iluminar su cancha. Los mismos provinieron de la venta de la sede de la calle Agraciada realizada hace unos años. Además, el bohemio recibió a través de la Asociación Uruguaya de Fútbol un monto FIFA de
US$ 200 mil destinado a obras y como contraprestación a ceder gratuitamente el Viera para 20 partidos nocturnos por competencias internacionales.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...