Economía y Empresas > Tarifas públicas

La impronta de Lacalle Pou y la pandemia frenaron ajuste de combustibles de Ancap

El gobierno consideró que la situación sanitaria no había mostrado grandes cambios respecto a un mes atrás

En junio habrá ajuste y comenzará a regir un nuevo esquema para la fijación de las tarifas.

Tiempo de lectura: -'

08 de mayo de 2021 a las 05:01

Hasta avanzada la semana la decisión de subir los combustibles era el escenario más probable que tenían sobre la mesa en Ancap y el Ministerio de Industria y Energía. Fuentes del Poder Ejecutivo habían dicho al El Observador que ya había una definición tomada respecto a corregir el rezago de esos precios, que está haciendo mella en los números de Ancap y ha generado un clima de “preocupación” en sus autoridades y técnicos. 

Entonces, ¿qué cambió para que este viernes el Poder Ejecutivo informara que dejaba sin cambios las tarifas durante todo mayo? Como ha ocurrido con varios temas de la agenda de gobierno, el presidente de la República Luis Lacalle Pou suele estar en (casi) todos los asuntos y en esta revisión de las tarifas de Ancap no fue la excepción. En el ajuste anterior de enero, el mandatario había intercedido para que no subiera el precio del gasoil. 

“Las autoridades del MEF, del MIEM y de la OPP resolvieron en acuerdo con el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, luego de un detallado análisis de la situación económica y social, postergar por un mes más el aumento en el precio de los combustibles al público como aporte para continuar apalancando el proceso de reactivación de la actividad local durante la pandemia”, indicó el gobierno en su comunicado.  

Las fuentes del gobierno revelaron a El Observador que en la decisión de este viernes se pusieron varios asuntos sobre la balanza para finalmente inclinarse por la definición de congelar las tarifas de Ancap. 

Más allá de que los números eran claros para subir los combustibles, también sopesó la coyuntura sanitaria y económica del país por la pandemia. 
En ese análisis -que realizaron las autoridades del Ejecutivo- se consideró que “no hubo un cambio sustantivo” en el control de la pandemia respecto a la coyuntura  de principios de abril cuando se tomó la “medida extraordinaria” de congelar las tarifas de todos los combustibles por ese mes para luego evaluar su posible extensión. 

“Se evaluó si había paño para aguantar un mes más y la respuesta fue positiva”, dijo la fuente. La decisión contó con el aval de la ministra de Economía y Finanzas Azucena Arbeleche, la responsable de manejar la caja del Estado. De todas formas, quedó definido y acordado que a principios de junio sí se dará un aumento en las tarifas de Ancap. El porcentaje se determinará más sobre la fecha cuando se tenga más información sobre el comportamiento de las principales variables que afectan la ecuación de costos del ente, en particular, la cotización del petróleo. 

Los números para principios mayo arrojaban un ajuste superior al 20% para recomponer la caja de Ancap, un porcentaje que no estaba sobre la mesa aplicar en un único ajuste por su alto costo político. 

En un informe que Ancap le envió al Poder Ejecutivo hace una semana, el ente estimó que mantener congeladas las tarifas implicaría un perjuicio para el ejercicio 2021 de unos US$ 253 millones. Para el cuatrimestre enero-abril, el perjuicio para las arcas de Ancap que habían estimado las autoridades de gobierno fue de US$ 60 millones, de los cuales US$ 30 millones correspondían solo a abril. 

El director del Frente Amplio en Ancap, Walter Sosa, cuestionó que sea el ente petrolero quien asuma todo el costo de esa medida. Recordó que el pasado 27 de abril ya había sugerido no ajustar las tarifas. “El gobierno se niega a escuchar a la oposición cuando propusimos establecer una mesa de acuerdo con el MIEM y el MEF para analizar la reducción de la carga impositiva de los combustibles. El esfuerzo es solo de Ancap”, rechazó.

Nuevo esquema desde junio

Por otro lado, el gobierno informó que en junio comenzarán a aplicar el nuevo mecanismo de fijación de tarifas, que tendrá como referencia el Precio de Paridad de Importación (PPI relevado mensualmente por la Unidad Reguladora de los Servicios de Energía y Agua (Ursea). Con ello el Poder Ejecutivo pretende darle “transparencia a los precios” y eliminar la “discrecionalidad fiscal” a la hora de fijarlos. 

Cuando entre a regir en plenitud ese sistema, se utilizarán como base el PPI, es decir, el precio (teórico) que asumiría un privado si importara y vendiera los mismos combustibles que comercializa Ancap, más un factor (X de sobreprecio) de ajuste diferenciado para cada producto, que irá disminuyendo hasta converger de manera gradual a los valores de PPI en un plazo máximo de tres años, y cumpliendo hitos de avances mínimos anuales.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...