Nacional > En Atlántida

Imputaron a policías que persiguieron y dispararon a un hombre que no se detuvo en puesto de control

Además, otro policía fue condenado al confesar que no denunció que compañeros suyos "plantaron" un arma para incriminar a la persona que hizo caso omiso a la voz de alto

Los otros seis efectivos indagados por el caso quedaron en libertad

Tiempo de lectura: -'

09 de abril de 2021 a las 19:08

La Justicia de Atlántida imputó a dos policías que dispararon a un hombre que en lugar de detener su auto en un procedimiento de rutina siguió manejando, y otro funcionario policial fue condenado por no haber denunciado a quienes "plantaron" un arma en la casa de esa persona para tratar de incriminarla, según informó a El Observador la fiscal del caso, Mirna Busich.

Los otros seis que habían sido detenidos esta semana, presuntamente involucrados en los hechos, quedaron en libertad porque por el momento no hay pruebas en su contra.

Los dos primeros indagados fueron imputados por abuso de funciones y privación de libertad, y uno de ellos también por lesiones y violación de domicilio especialmente agravados, ya que ambos fueron hasta la casa del hombre que eludió el control para detenerlo allí, cuando de acuerdo a la fiscal no había cometido delito. "A la víctima la persiguieron y luego la detuvieron innecesariamente; le dispararon mientras la perseguían, y luego se metieron en su casa", dijo Busich, que agregó que confiaba en lo que declaró el conductor: "Se pensó que eran rapiñeros, y que querían robarle el auto, el único valor que tenía".

Luego, se comprobó que el hombre no estaba requerido ni había ninguna irregularidad en su auto, cuyos papeles estaban en regla.

Todo esto ocurrió en noviembre del año pasado, cuando la propia fiscal estaba de turno, y recibió el reporte de los efectivos. "Cuando ellos me avisaron, pedí enseguida que se hicieran pericias, y ordené que el hombre quedara en libertad. Tenía un brazo, sin movilidad, que le colgaba", señaló. En efecto, según consta en el dictamen del juez Marcos Seijas, la víctima recibió un disparo en su pierna derecha, "próximo a la arteria femoral"; el resto de las balas impactaron en su asiento, y una de ellas contra la "columna vertebral del hombre", aunque no llegó a atravesarla, "por lo que se evitó una lesión grave".

De acuerdo a otras fuentes judiciales, los policías indicaron que los uniformados –del Programa de Alta Dedicación Operativa– siguieron al hombre en sus motos, luego de que este eludiera el puesto de control en la ruta Interbalnearia, en las inmediaciones del balneario de Pinamar.

El conductor aminoró la marcha, y uno de los policías se posicionó al lado de la ventanilla para hacerle indicaciones de que se detuviera contra la banquina; pero en ese momento el hombre aceleró y adelantó a las motos. Fue entonces cuando uno de los efectivos –el que tiene más cargos imputados– realizó hasta un total de seis disparos desde atrás del vehículo, en medio de la persecución, porque según declaró desde el auto también se efectuaron tiros.

La fiscal solicitó este viernes a la Justicia prisión preventiva como medida cautelar contra el policía que hizo los disparos, "porque tiene un perfil de peligrosidad para la víctima y con probabilidad de entorpecer la investigación", pero eso fue denegado, por lo que apeló la decisión. El juez Seijas dispuso en cambio arresto domiciliario con tobillera para este policía, y para el otro la obligación de firmar todas las semanas en la comisaría más cercana a su casa, mientras continúa la indagatoria.

Respecto al condenado mediante un proceso abreviado, recibió la pena de tres meses de libertad a prueba, lo que fue concedido por la fiscal en atención a que no tenía antecedentes penales. "Reconoció que en el momento del hecho vio a civiles y policías en actitud sospechosa, en el lugar donde fue puesta un arma en forma irregular; se dio cuenta que la habían plantada", indicó Busich, que lamentó que el funcionario no haya aportado quiénes fueron los que pusieron la prueba falsa. "No me dijo", añadió.

Renuncia del sindicato

En la tarde de este jueves, cuando la fiscal todavía interrogaba a los ocho policías, la defensa de los indagados, a cargo del Sindicato de Funcionarios Policiales de Montevideo (Sifpom), renunció al caso.

El penalista Andrés Ojeda se apartó de la causa por razones éticas, ya que los efectivos comenzaron a acusarse entre sí, según supo El Observador.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...