16 de junio 2024
Dólar
Compra 38,15 Venta 40,35
13 de marzo 2023 - 19:08hs

Pese a las presiones de los grupos ecologistas, el gobierno de los Estados Unidos finalmente aprobó el gigantesco y polémico proyecto impulsado por la compañía ConocoPhillips en Reserva Nacional de Petróleo, en la cuenta norte de Alaska, según anunció el Departamento del Interior, la agencia oficial encargada de administrar los terrenos federales del país.

El “Proyecto Willow” (como se conoce a la iniciativa), pese a haber quedado reducido a tres áreas de perforación de las cinco solicitadas inicialmente por la empresa, está situado en una zona de gran fragilidad ambiental y que registra una de las mayores tasas de calentamiento global, lo que acelera el derretimiento de los hilos del Ártico.

Calificado como una “bomba de carbono” por Greenpeace, el proyecto produciría unos 180.000 barriles de petróleo por día, unos 600 millones durante la vida útil de la iniciativa, calculada en 30 años. Producción que liberaría 278 millones de toneladas de emisiones de gases del efecto invernadero, impacto equivalente a la circulación de 2 millones de autos, según alertó un estudio publicado en la revista científica Nature.

Más noticias

El presidente Joe Biden, que llegó a la Casa Blanca con la promesa de que no iba a permitir nuevas perforaciones de petróleo y gas en terrenos federales, estuvo sometido a una intensa presión por parte de grupos ambientalistas en los últimos días para no aprobar el proyecto y, buscando al mismo tiempo satisfacer a las ONG’s, anunció que trabaja en protecciones adicionales y una prohibición total de nuevas perforaciones sobre una gran zona del Océano Ártico que bordea la reserva.

Los legisladores de Alaska y patrocinadores del proyecto afirman que el proyecto generará unos 2.000 puestos de trabajo directos en una primera etapa y no menos de 200 durante su funcionamiento, además de ingresos fiscales que permitirán mejorar la infraestructura de la zona y los servicios públicos.

"Willow va a ser una de las mayores operaciones de petróleo y gas en tierras públicas federales del país. La contaminación de carbono que liberará en el aire tendrá efectos devastadores en nuestra gente, la vida silvestre y el clima. Sufriremos las consecuencias en las próximas décadas”, denunció la organización ambientalista Sierra Club, una de las tantas ONG’s que impulsan la recolección de 3,2 millones de firmas contra el proyecto.

En los hechos, la batalla por el Proyecto Willow se remonta varios años atrás. Inicialmente aprobado por el gobierno de Donald Trump (2017-2021), fue detenido temporalmente en 2021 por la justicia federal, que lo devolvió al Poder Ejecutivo para una revisión adicional por parte de las autoridades federales.

A principios de febrero, la Oficina de Administración de Tierras, publicó un análisis ambiental del proyecto, en el que detalló "privilegiar una alternativa": reducirlo a tres sitios de perforación en lugar de cinco, con aproximadamente 219 pozos, la que finalmente fue aprobada por el Departamento del Interior. El estudio concluyó que, de esta forma, la cuenca emitirá 9,2 millones de toneladas de dióxido de carbono por año, lo que representa el 0,1% de las emisiones de gases de efecto invernadero en los Estados Unidos en 2019.

Biden, que reconoce la "amenaza existencial" que representa el cambio climático y tomó varias medidas a favor del desarrollo de energías renovables, prometió reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en los Estados Unidos entre un 50% y un 52% para 2030, en comparación con 2005. Ese objetivo, asumido en el marco del Acuerdo Climático de París para permitir que la mayor economía del mundo alcance la neutralidad de carbono en 2050, le valió el apoyo de un importante sector del electorado, que podría ver la aprobación del proyecto Willow como una traición.

 

Temas:

proyecto willow Océano Ártico

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos