Cargando...

Mundo > PROTESTAS EN EL PAÍS

Judíos de origen etíope denuncian "racismo y discriminación" en Israel

La muerte de un joven israelí de origen etíope a manos de un policía el pasado 30 de junio provocó la indignación de este colectivo

Tiempo de lectura: -'

10 de julio de 2019 a las 05:02

La de Solomon Teka no fue una muerte cualquiera. El hecho de que un policía matara de un disparo a este joven israelí de origen etíope fue la gota que derramó el vaso el pasado 30 de junio e hizo que miles de personas salieran a las calles a protestar durante varios días consecutivos para pedir cambios. Las manifestaciones de esta comunidad de origen africano reflejan el hartazgo por la discriminación y el racismo que sufren en Israel -según denuncian integrantes de ese colectivo y analistas especializados-, pese a que la mayoría de los etíopes que hoy viven en el país de Medio Oriente llegaron en dos olas de inmigración organizadas entre 1984 y 1991.

El asesinato de Teka, de 18 años, se produjo en Kiryat Haim, cerca de Haifa (norte), cuando un policía que no estaba de servicio disparó, según su versión, tras verse "amenazado" al intentar separarlo de otro joven con el que estaba peleando. Sin embargo hay testigos que aseguraron a la prensa local que el agente no llegó a ser agredido y que, por tanto, el uso del arma era innecesario. La investigación balística hecha por la policía determinó que la bala rebotó en el piso y luego impactó en el joven. 

“Este no es el primer caso en el que la policía se comporta de esta manera, el gatillo fácil (por parte de las autoridades) es común cuando se trata de miembros de la comunidad etíope judía en Israel”, explicó a El Observador Mauricio Lapchik, uruguayo radicado en ese país.

De hecho en enero pasado otro joven israelí de origen etíope murió tiroteado por un policía. Además, en 2015 y 2016 esta comunidad también protagonizó protestas contra la discriminación y el racismo, si bien en esas ocasiones tampoco lograron los cambios que reclamaban.

A diferencia de esas manifestaciones anteriores, las que se produjeron en los últimos días en Israel surgieron de forma espontánea en las redes sociales, por lo que de alguna manera, nadie se responsabilizó de lo que podía suceder. “Las autoridades decidieron no entrar ni limitar el espacio de las protestas, lo cual es raro acá, porque se suelen celebrar en la plaza central de Tel Aviv u otro lugar asignado para protestar”, aclaró Lapchik, máster en religión comparada con especialización en Historia Religiosa y Política de Etiopía por la Universidad Hebrea de Jerusalén.

"Discriminación sistemática"

Sin embargo, lo que provocó la indignación y el hartazgo de esta comunidad de origen africano no es solo la brutalidad policial, sino la “discriminación sistemática” a la que están sometidos y que es especialmente palpable en el ámbito social y educativo.

“Lamentablemente existe un racismo y una  discriminación por parte del gobierno y gran parte de la sociedad, una discriminación que comienza desde el jardín de infantes cuando los padres piden que sus hijos no tengan compañeros de origen etíope. También existe una desconfianza religiosa, pues muchos de ellos no son reconocidos como judíos (a pesar de ser reconocidos por el Estado)  y su identidad está siempre puesta en duda. Todo eso afecta notablemente”, añadió el especialista.

La población etíope en Israel vive principalmente en ciudades del interior, lugares que económicamente no están tan desarrollados, lo cual genera también otro tipo de problemas como violencia o delincuencia juvenil. Se trata de “algo que viene pasando desde hace tiempo y que el gobierno no ha hecho esfuerzos por prevenirlo ni por mejorar esas condiciones”, dijo Lapchik.

Es aún más difícil de comprender cómo se mantiene ese estigma cuando de los 140.000 israelíes de origen etíope que viven actualmente en Israel, alrededor 60.000 nacieron en el país. Este colectivo es conocido como los Beta Israel.

Ejemplo de ese racismo y discriminación es también el hecho de que no haya ningún ministro de origen etíope que forme parte del Ejecutivo o que de los 120 diputados que tiene el país nunca ha habido más de dos o tres de origen etíope por mandato. “La desventaja es palpable”, afirmó Lapchik.

Ley del Retorno

Desde 1950 Israel cuenta con la Ley de Retorno, que concede la ciudadanía y la residencia a todos los judíos o descendientes de judíos hasta la tercera generación, independientemente de su raza, religión, credo, sexo o afiliación política.

Sin embargo, “el único país que tiene una comunidad judía establecida y que está esperando emigrar a Israel es Etiopía”, donde unas 8.000 personas permanecen en la capital Adís Abeba y en Gondar, otra ciudad al norte, a la espera de que el gobierno israelí permita su ingreso en el país para poder establecerse, pues la mayoría de ellos tienen además familiares ya instalados en Israel.

El Ejecutivo de Benjamin Netanyahu había prometido que ese colectivo llegaría a Israel antes de 2020, pero esa meta parece cada vez más lejana a tenor de los acontecimientos recientes, si bien en 2017 cerca de 1.300 judíos de origen etíope fueron trasladados a Israel.

En esa misma línea, tampoco los refugiados procedentes de países africanos como Eritrea y Sudán -de origen cristiano y musulmán- tienen mejor suerte, pues el estado israelí no los reconoce como tal, a diferencia de los que sucede en países como Estados Unidos, Holanda, Alemania y Suecia, entre otros, explicó Lapchik. “De los casi 60.000 que han llegado de Eritrea y Sudán, solo 11 han recibido la condición de refugiado”, aclaró.

Por si la situación fuera poco tensa, el fin de semana Yair Netanyahu, hijo del primer ministro israelí, dijo a través de Twitter que las protestas de los judíos de origen etíope estaban financiadas con dinero alemán, según publicó el semanario israelí en español “Aurora”.

“Todo lo que ha ocurrido durante la semana fue alentado por el New Israel Fund y Standing Together (ONG progresistas) con dinero alemán”, indicó sobre el apoyo de estos grupos a las protestas.

Las respuestas no se hicieron esperar y muchos internautas y políticos mostraron su indignación en esa red social.

Gadi Yevarkan, integrante del  partido Kajol Laván y de descendencia etíope, le dijo al hijo del primer ministro que esos jóvenes en las calles “han contribuido mil veces más al país que tú, un niño rico que vive a espaldas de la ciudadanía”, al tiempo que le invitó a “aprender valores, respeto, sionismo y amor por la patria ancestral de los israelíes-etíopes”, añadió ese mismo diario.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...