Cargando...
Julián con Ícaro en brazos.

Agro > HISTORIAS

Julián Cabrera, “el canario sencillo” que leyó la proclama de Un Solo Uruguay en San José

Julián Cabrera, quien leyó la proclama de Un Solo Uruguay, tiene 60 años, vive en Sauce del Yí donde trabaja como ganadero y explicó por qué el sector que integra es el más discriminado en la sociedad

Tiempo de lectura: -'

22 de agosto de 2021 a las 06:00

Julián Cabrera fue quien leyó la proclama de Un Solo Uruguay (USU) el miércoles 11 de agosto –en San José–, en la primera movilización de USU durante esta administración de gobierno. ¿Quién es? Eso se habrán preguntado muchos. “Soy un canario más, pero uno bien sencillo”, dijo él a El Observador unos días después de aquella jornada.

Julián tiene 60 años, es divorciado y tiene tres hijos: Julio Manuel que trabaja en la UTE; Leandro que se dedica a la venta de alimentos a comercios; y Julián que trabaja en un laboratorio. “Los tres hubiesen querido seguir en el campo, les gusta mucho todo esto, pero el campo mío es chico y la verdad es que no daba para todos, pero igual vienen seguido porque acá no hay empleados y las tareas que demandan más brazos se hacen en familia: la esquila, cuando hay que vacunar o para arreglar alambrados, por ejemplo”, contó Julián, quien además tiene dos nietos: Thiago de ocho años e Ícaro de ocho meses.

Thiago, el nieto mayor de Julián.

Este productor tiene su establecimiento en el paraje Sauce del Yí, en el norte de Florida, a unos 8 kms de la ruta 5. Son apenas 100 hectáreas. “Nací acá mismo y cuando faltaron mis padres mis hermanas decidieron tomar otros caminos, pero me ayudaron para que pueda seguir con mi parte, me dieron unos pesos, arreglé una tapera, se pagaron algunas deudas y pude seguir acá”, contó.

“La verdad, yo me siento un millonario, puedo ir al baño sin paraguas”, dijo riendo, desde el predio en el que se desempeña como criador de ganado vacuno para la venta de terneros y además tiene una pequeña majada Merino, de 60 cabezas, para esquilar en cada zafra.

“Me quedé con pocas ovejas, me gusta el lanar, pero la rentabilidad no es buena y la edad también pesa”, confesó. Sus actividades incluyen el mejoramiento de buena parte del campo, para proveer de comida a sus animales.

“Forestación acá no vas a ver”, afirmó, tajantemente. Sobre eso, añadió: “No estoy tan en contra del qué, sí del cómo”.

Un día de faena en el predio de Julián.

Un vínculo que arrancó escuchando la radio

Julián no participó de las movidas iniciales de USU, sí las siguió atentamente escuchando la radio. Ya cuando hubo jornadas preparatorias para la primera gran concentración –la del 23 de enero de 2017 en Durazno– se vinculó e incluso en la instancia de 2019 leyó la proclama. “Ese fue el honor social más grande que tuve en mi vida”, reconoció.

Y añadió que no tiene claro si para esa responsabilidad lo eligieron por su amistad con Walter “Serrano” Abella, porque era “un canario más del montón” o “porque si bien tuve oportunidades nunca me tasaron y nunca trabajé para el Estado”. Capaz, piensa, fue por todo eso.

Julián es productor; maneja un rodeo vacuno y una majada.

Le dieron la proclama media hora antes

En agosto de 2021 a Julián le tocó otra vez alzar la voz en nombre del resto. El miércoles 11 fue a la concentración en la zona donde se unen las rutas 1 y 3 y solo media hora antes uno de los coordinadores del movimiento, Fabián Tomasich, lo sorprendió: “Canario, tenés que leer vos”.

Enseguida “le pregunté si no había en la vuelta otro canario de esos anónimos, para no repetir, porque soy de los que entiende que el protagonismo es bueno solo si es útil para todos y más en un país donde lamentablemente sobran los ejemplos de gente que usa las actividades sociales como plataforma para engancharse y vivir del Estado, pero bueno, vi clarito que era para sumar y con mucho orgullo volví a leer la proclama”, contó.

Julián durante la lectura de la proclama, en San José.

Recordó que antes se tomó un tiempo para leerla bien, para subrayar varias frases para ver dónde había que enfatizar y para poder respirar del modo adecuado durante toda la lectura.

“Me ayudaron, por ejemplo gente que uno va conociendo gracias a USU como Ricardo García Pintos que es un productor metedorazo (sic) de Florida, también Federico Cantera que lo conocí de las movilización por Aratirí”, mencionó.

Los hijos no pudieron acompañarlo, estaban trabajando. En la anterior lectura de proclama, en Durazno, el que pudo estar fue el más chico y llevó al primer nieto, Thiago, que tenía seis años.

Los saludos, apenas bajó de la zorra desde donde leyó la proclama.

Luego de esta nueva lectura de proclama, “que es otro gran orgullo que me queda para lo que me queda de vida”, primero hubo muchos abrazos, palmadas en la espalda y felicitaciones de quienes estaban en la concentración y le mostraron su reconocimiento, y luego fueron llegando reconocimientos de otros que no pudieron ir, “como Mario Teddy, un colono de Bella Unión, un gran luchador del campo”, mencionó.

Julián durante la lectura de la proclama, en San José.

"Explotadores, oligarcas, brutos y herejes"

Julián entiende que todas estas actividades, más allá del valor de lo que se expone, sirven para desmitificar al trabajador rural, en general a quien vive y trabaja en el campo. Y explicó: “Estoy convencido que somos el sector socialmente más discriminado de todos en este país, y por lejos, porque no se nos conoce bien ni se nos escucha pero enseguida somos fácilmente los explotadores, los oligarcas, los brutos del campo, los herejes con los animales y tantas cosas más”.

A propósito, sobre si estima que lo que se planteó en la proclama se atenderá desde quienes tienen la responsabilidad de gobernar, admitió que tiene dudas: “Con la mano en el corazón, tengo dudas, porque en nuestra clase política hay muchos verborrágicos y pocos cojonudos, además esto te lo tienen que llevar en Montevideo, donde está la masa grande, una masa que es una gran reserva de votos que se mueve atrás de eslóganes”.

Es por eso que Julián remarca que USU tiene un valor “enorme”, porque a diferencia de esa realidad “es un movimiento sano, bien representativo, que no tiene un discurso axiomático, USU no sigue mandamientos de ningún dios”.

Julián durante la lectura de la proclama, en San José.

La frase de la proclama que le encantó

Julián Cabrera destacó y elogió la presencia del senador nacionalista Sebastián Da Silva en la movilización del miércoles 11.

“Fue un mensaje muy bueno que alguien del cerno del actual gobierno haya estado presente en un movimiento que expresaba una serie de reclamos contra ese gobierno; eso le hace bien a la democracia”, reflexionó.

Sebastián Da Silva estuvo en la movilización.

Tras decir que “no me siento como el cuidador del cementerio, yo no soy el único vivo”, afirmó: “Sí me siento capaz de decir con firmeza que estamos ante una gran pobreza intelectual en el sector político del país”.

Por eso, añadió, “si me preguntás qué fue lo que más me gustó de toda la proclama, ni lo dudo: lo que más me gustó fue la frase del final”.

Esa frase, leída por Julián aquel miércoles y con un énfasis especial, dice: “Nos verán en las rutas hasta que gobierno y oposición dignifiquen la función pública que se les confió. Eleven el nivel del debate democrático y trabajen por el bienestar de los uruguayos sin exclusiones”.

Julián durante la lectura de la proclama, en San José.

A continuación, la proclama que Julián Cabrera leyó en San José:

Usu San José by Juan Samuelle

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...