Opinión > OPINIÓN

La carrera hacia medicamentos y vacunas

La búsqueda de una cura para el coronavirus será un camino largo

Tiempo de lectura: -'

22 de marzo de 2020 a las 05:00

Tomando la metáfora que plantea Angela Merkel en cuanto a que la situación que vivimos es comparable a una guerra, tal vez lo mejor que podemos hacer es una puesta al día de las distintas batallas que científicos  y máquinas están haciendo para derrotar al coronavirus. Empezando por las máquinas, porque la computadora más potente está trabajando desde esta semana en resolver el problema. Summit, que así se llama, es capaz de hacer 200 cuadrillones de cálculos por segundo (200 petaflops). De la cantidad surge lo cualitativo porque se considera que este super computador está llevando adelante miles de simulaciones y tiene un “cerebro de inteligencia artificial” que ya ha seleccionado un conjunto de compuestos que son los más probables de colaborar con medicamentos y vacunas.

La supercomputadora ejecutó simulaciones de más de 8.000 compuestos que podrían unirse a la proteína del virus, lo que podría limitar su capacidad de propagarse a las células huésped. Summit identificó a 77 de ellos y los clasificó en función de la probabilidad de que se unieran a la espiga. La semana próxima se harán más pruebas.

Además de la inteligencia artificial está el trabajo de la inteligencia humana, claro está. Se instala definitivamente la era de la biotecnología.

Esta semana empezaron los ensayos clínicos para una posible vacuna en base a los desarrollos de la empresa Moderna, basados en reprogramar el ARN de los ribosomas de las células para contrarrestar el ARN del virus.

Del otro lado del mundo, en China donde al viernes van dos días sin casos nativos, también empezaron pruebas en humanos de una vacuna experimental.

Investigadores de la Academia Militar de Ciencias Médicas de China, afiliada al Ejército Popular de Liberación de China, recibieron la aprobación para empezar ensayos clínicos esto lo reportó Reuters partir de informaciones del diario People’s Daily del gobernante Partido Comunista.

Es una prueba de “Fase 1” que examinará a 108 personas sanas para que participen del proceso entre el 16 de marzo y el 31 de diciembre.

Por su parte Pfizer y Biontech anunciaron que están trabajando en conjunto en EEUU y Alemania en una vacuna.

BionTech anunció una colaboración con la empresa de Shangai Fosun Pharmaceutical para empezar testeos en humanos para una posible vacuna a fines de abril. La empresa china Fosun pondría US$ 135 millones para acelerar el desarrollo y tendría el derecho a la comercialización en China, mientras BionTech y Pfizer mantendrían el derecho a la venta en el resto del mundo.

Moderna sigue siendo posiblemente la empresa que está más avanzada, sus acciones han estado firmes pero sin euforia, Llegaron a US$ 34 el jueves, pero el viernes estaban en US$ 29. En febrero valían US$ 18, es decir que la apuesta se mantiene, pero no se da por garantizado el éxito.

Pero salvo que se violen los protoclos de seguridad habituales, la vacuna no estará este año ya que hay que pasar tres fases de testeo. En la prueba de Fase 1, los pacientes recibirán dos dosis de la vacuna de coronavirus Moderna con 28 días de diferencia. Los pacientes serán seguidos durante 12 meses después de la segunda vacunación. El estudio evaluará la seguridad del medicamento y si puede provocar una respuesta inmune.

Por su parte, Moderna dijo que se está preparando para pedir permiso a la Administración de Drogas y Alimentos para comenzar un estudio de Fase 2. Moderna correría esta prueba por sí misma. La posible prueba de mitad de etapa podría comenzar en unos pocos meses, dijo la compañía de biotecnología.

La carrera por la vacuna es la maratón, en tanto la carrera por una medicina que pueda frenar a la enfermedad es posiblemente más de corto plazo. En ese sentido hubo novedades importantes porque esta semana Donald Trump anunció personalmente la habilitación de un viejo medicamento para la malaria que tal vez funciona en este caso también. La cloriquina pasó al centro de la atención.

Investigadores y médicos franceses han encontrado que ese medicamento combinado con un antibiótico el azithomicin también funcionó para controlar la enfermedad. Estudios en ese sentido se publicaron aquí.

En estos momentos en que como país atravesamos la primera catástrofe natural de nuestra historia y que es una catástrofe completamente global, el principal aporte que podemos hacer es monitorear las soluciones que irán llegando. Primero los medicamentos que frenen y en algo más de un año la vacuna que nos ayude a dejar definitivamente esto en el pasado.

Mientras las soluciones se acercan, cuarentenar, respetar las decisiones que el gobierno va tomando, apoyar sin descanso a médicos, enfermeros, agricultores, trabajadores rurales, almaceneros, transportistas y todos aquellos que mantienen los servicios básicos: salud y alimentación funcionando. Y repudiar sin chance para el olvido a los que buscan sacar un rédito político de esta tormenta.

Veremos a la ciencia avanzar semana tras semana. Veremos las soluciones acercarse de la mano de la ciencia. Mientras, como sociedad tenemos que mantenernos más unidos que nunca, una paradoja en estos tiempos de aislamiento personal en los que la solidaridad es más importante que nunca.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...