Fútbol > PEÑAROL

La costumbre de ganarle a Nacional

De las últimas seis veces que Leonardo Ramos dirigió ante los tricolores, le ganó cinco

Tiempo de lectura: -'

03 de abril de 2017 a las 05:00

Si hay algo que ha distinguido a Leonardo Ramos en su carrera como entrenador antes de llegar a un grande, fue cómo planificó la mayoría de los encuentros ante Nacional y Peñarol.

El técnico aurinegro nunca disputó un clásico contra los tricolores ya que hace muy poco que dirige al equipo.

No obstante, tiene una historia muy interesante o mejor dicho, números que lo avalan cuando le tocó enfrentarlos.

Si se toman en cuenta los encuentros contra Nacional, su próximo rival y el adversario acérrimo del club al cual dirige actualmente, Ramos dirigió ocho veces, de las cuales ganó cinco y perdió tres, una de ellas, cuando recién comenzó en Progreso como DT.

Pero si el estudio se basa exclusivamente en los últimos enfrentamientos, Ramos le ganó las últimas tres veces que enfrentó a Nacional y con tres de los mejores entrenadores que ha tenido el conjunto tricolor en los últimos tiempos: Álvaro Gutiérrez, Gustavo Munúa y Martín Lasarte.

Es más: de las últimas seis veces que dirigió a Danubio contra los albos, le ganó en cinco ocasiones y cayó en una.

El único antecedente que existe precisamente ante el actual técnico albo es ese de agosto pasado cuando le ganó en Jardines del Hipódromo 2-1 y de atrás con dos tantos de Juan Manuel Olivera.

Casi siempre el mismo estilo

Desde sus inicios como técnico, Leonardo Ramos ha evolucionado en su manera de pensar los partidos y por algo llegó a un grande.

Más allá de planificaciones previas, de charlas de entre semana, normalmente varió muy poco la forma en que para a sus equipos, incluso, ante un rival de fuste.

Por eso si se revisan las oncenas que ha colocado en Progreso y en Danubio cuando enfrentó a los grandes, casi siempre lo hizo con la misma figura táctica, la cual mantiene hasta el día de hoy al dirigir a Peñarol.

Salvo en una ocasión en la que derrotó a Nacional en Jardines del Hipódromo por 2-1 con Álvaro Gutiérrez como DT albo y que formó con línea de tres (hasta los 61 minutos), en el resto de sus compromisos jugó con cuatro en el fondo.

A nadie escapa que también pone siempre cuatro hombres en el medio y dos arriba. Y no va a cambiar este miércoles ante Nacional.

En Danubio llegó a dirigir a Gonzalo Porras –hoy en Nacional– y con él en el mediocampo, ganaron los dos partidos en los que enfrentaron a los albos.

"Si les tapábamos el armado de Porras y Romero –ambos continúan en el tricolor– teníamos el 70 u 80% del partido ganado. Los jugadores hicieron un gran desgaste en ese sentido; los estudiamos bien para taparlos, les cortamos circuitos, hicimos transiciones muy rápidas e hicimos dos goles", sostuvo Ramos luego del triunfo por el Torneo Clausura del año pasado con Gustavo Munúa como entrenador rival.

Esa puede ser una muestra de lo que preparará el DT mirasol para este partido.

El sábado luego de vencer a Sud América y antes de la derrota de Nacional del que quedó a tres puntos, Ramos habló del clásico y de esta, su primera posibilidad: "Estoy muy tranquilo. Siempre quisimos estar en este momento. Lo vivo con calma y vamos a encarar la semana como de costumbre. Es un apronte buenísimo antes del clásico".

Peñarol entrenará el lunes y el martes a puertas cerradas para quedar concentrado para el clásico.

Ramos quiere seguir con su costumbre de ganarle a Nacional como en sus últimos compromisos. Para ello, deberá conseguir que el equipo de Peñarol mantenga un equilibrio en todas sus líneas, algo que hasta el momento no ha logrado.

El clásico está a la vuelta de la esquina y su equipo está a tres puntos de su acérrimo rival. Por eso y por historia está obligado a conseguir una victoria impostergable.

LAS FRASES

"Fue una noche mentirosa. Me voy caliente. El equipo creó no menos de seis o siete situaciones de gol y no pudo concretar. Pelotas en los palos, mano a mano desperdiciados. Nos faltó el último puntillazo. Además, los ayudamos nosotros con dos goles en contra. Hay muchos problemas atrás que también juegan en nuestra contra. Fue un duro golpe, un cachetazo que duele, a nadie le gusta perder por seis goles, pero me siento muy orgulloso de dirigir a estos jugadores"

Leonardo Ramos luego de su primer partido ante nacional que perdió 6-1 dirigiendo a Progreso

"Este fue un gran triunfo; sabíamos que este partido era importante para afianzarnos en nuestras aspiraciones"

Declaró Ramos tras vencer por primera vez a Nacional con Danubio en 2013

"Estoy muy contento por esta victoria y por el rendimiento"

En 2014 luego de su primera victoria en el Parque Central ante los tricolores

"Hoy se mostró en muchos momentos, esos chispazos de transiciones rápidas. Si les tapábamos el armado de Porras y Romero teníamos el 70 u 80% del partido ganado. Los jugadores hicieron un gran desgaste en ese sentido; los estudiamos bien para taparlos, les cortamos circuitos, hicimos transiciones muy rápidas e hicimos dos goles"

Tras vencer a Nacional 2-0 en el Parque en 2016 cuando lo dirigía Gustavo Munúa

LEO RAMOS ANTE NACIONAL

1/12/2012

EL PRIMERO FUE UNA GOLEADA FEA
El primer encuentro que dirigió Leonardo Ramos en contra de Nacional terminó en goleada para los albos por 6-1. Fue dirigiendo a Progreso y en los del Pantanoso jugó el hoy aurinegro Alex Silva. Fue un inicio ante el albo que no esperaba el actual DT aurinegro.

30/03/2013

DERROTA DIRIGIENDO A DANUBIO
En el primero de los enfrentamientos ante Nacional dirigiendo luego a Danubio, Ramos perdió 1-0 en Jardines. Al albo lo dirigía Juan Carlos Blanco.

14/09/2013

EL PRIMER TRIUNFO
Con los de la franja, Leonardo Ramos consiguió su primera victoria en Jardines. Porras, hoy en los albos, jugó en Danubio. Fue 2-0 cuando a Nacional lo dirigía Rodolfo Arruabarrena.

22/02/2014

EL PRIMERO EN EL PARQUE CENTRAL
Uno de los triunfos que más disfrutó Leo Ramos cuando dirigió a Danubio fue haber conseguido los tres puntos en el Parque Central (2-0); también estaba Porras en la franja y el DT albo era Gerardo Pelusso.

14/09/2014

UN FUERTE REVÉS
Cuando Álvaro Gutiérrez se hizo cargo de Nacional, muchas cosas cambiaron positivamente para el conjunto tricolor. Cuando a Danubio le tocó enfrentarlo en el Parque Central, perdió por goleada: fue 3-0 en uno de los peores compromisos de su equipo. Ese día había hecho una variante extraña: Camilo Mayada jugó como delantero. El equipo pasó de un 4-4-2 en el primer tiempo a un 4-2-3-1. Las cosas no salieron esa tarde.

22/03/2015

GANÓ CON TRES ATRÁS
La única vez que Ramos utilizó línea de tres en el fondo, le ganó 2-1 a Nacional en Jardines. A los tricolores aún los dirigía Álvaro Gutiérrez. Fornaroli fue figura en Danubio.

22/05/2016

UNA NUEVA VICTORIA
Luego de un impasse en Uruguay, Ramos se hizo cargo nuevamente de Danubio y otra vez le ganó a Nacional, 2-0 en el Parque, equipo que dirigía Gustavo Munúa.

31/08/2016

LE GANÓ A LASARTE
El único enfrentamiento entre ambos técnicos de los grandes fue en el Uruguayo Especial pasado. Danubio le ganó 2-1 a Nacional en Jardines del Hipódromo con dos tantos de Juan Manuel Olivera.


DE CARA AL CLÁSICO, ÁNGEL RODRÍGUEZ PUEDE IR DE TITULAR

En el partido del sábado ante Sud América, sorprendió de alguna manera que Leo Ramos colocara en el complemento a Ángel Rodríguez por Junior Arias cuando el equipo estaba con 10 por la expulsión de Novick. No obstante, todo indica que fue para que el volante tomara minutos de cara al clásico. Otro que será titular es Cristian "Cebolla" Rodríguez. Para este lunes Peñarol espera la habilitación de Gastón Rodríguez.


APRONTÓ BIEN SOLO POR EL RESULTADO

Esas lagunas en las que cae normalmente Peñarol son las que llevan a dudar qué podrá pasar el miércoles en el clásico. Esos momentos de zozobra que atraviesa por momentos en la mitad de la cancha y atrás, que llevaron a que una vez más Marcel Novick hiciera el balance solo como contra Defensor y fuera expulsado por primera vez con esta camiseta, son los que dejan planteado el interrogante de cuál es el verdadero Peñarol.

Porque cuando logra soltarse, cuando consigue entrar en confianza, cuando juega como equipo, ahí se parece a lo que seguramente pretende Leonardo Ramos, su técnico.

Y pensando en lo que se viene en tan solo 48 horas, el clásico tan esperado por todos, el que no se pudo jugar en el campeonato anterior, el que tampoco se puede jugar ya en verano, Peñarol tiene que mostrar de qué está hecho. A qué es a lo que apuesta porque está prácticamente que obligado a ganar por la diferencia que le lleva su acérrimo rival en la tabla.

En la primera parte ante Sud América, el aurinegro invitó a la siesta. Solo un par de llegadas con peligro con dos tiros en los palos de Mauricio Affonso, quien luego, en el complemento, abrió el marcador para seguir erigiéndose en figura atacante.

Pero todo el equipo mejoró. Jugó con 10 hombres y no se notó, más allá de que el rival apenas inquietó.

Pero esos interrogantes en defensa y en el mediocampo, quedaron rápidamente atrás con un segundo tiempo contundente.

Ramos le dio ingreso a Ángel Rodríguez por Junior Arias. Un cambio defensivo para ordenar el medio, para darle aire a Guzmán Pereira –quien mostró una de sus mejores producciones con la camiseta mirasol–, y, sobre todo, para erigir a Nahitan Nandez en la figura de la cancha. Un futbolista tremendo, quien dio en 6 minutos, dos asistencias de gol y convirtió un golazo de zurda al segundo palo para el 4-0 excesivo del final.

Muy importante en la transición había sido Matías Mier quien el miércoles no será titular ya que allí jugará el Cebolla Rodríguez.

El apronte no pudo ser mejor en cuanto al resultado. En cuanto al rendimiento, Peñarol aún está en el debe por esas lagunas en las que a veces cae. Si lo hace ante Nacional, le puede costar caro.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...