Latinoamérica 21 > LATINOAMÉRICA 21

La creciente influencia de China en la economía de América Latina

La potencia asiática representa un 15% del PBI mundial

Tiempo de lectura: -'

25 de enero de 2018 a las 05:00

En las últimas décadas, el peso de China en la expansión de la economía mundial no ha parado de crecer, y se ha acentuado aún más tras la crisis financiera mundial. Mientras que en el año 2000 el gigante asiático representaba cerca del 3,6% del PIB mundial, en 2016 su participación ascendió al 15% del total, y ya era el mayor productor industrial y agrícola del mundo. Esta enorme robustez, no solo ha implicado una radical transformación del país más poblado del mundo, sino que arrastró la economía de regiones tan lejanas como la de América Latina durante la mayor parte de lo que va del siglo XXI.

El comercio bilateral, gracias a la gran demanda china de materias primas que disparó los precios, fue el principal factor de crecimiento para la región. A partir del 2014, la economía de los países en desarrollo se enfrió y el valor del intercambio entre América Latina y China se redujo durante tres años consecutivos. Sin embargo, en 2017 el valor de las exportaciones latinoamericanas se volvió a expandir fuertemente con un crecimiento del 25%, acercándose al máximo histórico alcanzado en 2013, según el informe, Explorando nuevos espacios de cooperación entre América Latina y el Caribe y China, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

A pesar del fuerte crecimiento impulsado por el aumento de los precios del petróleo y ciertos productos básicos, el intercambio comercial con China sigue siendo considerablemente deficitario. De acuerdo con las proyecciones de la CEPAL, el 10% de las exportaciones de bienes de la región en 2017 tuvieron como destino a China, mientras que de allí procedió el 18% de las importaciones. Si se mantiene la tendencia, el país asiático desplazará próximamente a la Unión Europea como el segundo principal comprador de productos latinoamericanos, por detrás de Estados Unidos, que en el 2010 ya había cedido el primer lugar como principal exportador hacia América Latina.

Por región, el Caribe, Centroamérica y sobre todo México presentan un abultado déficit comercial con China, mientras que América del Sur tiene un saldo prácticamente equilibrado. Los únicos países que presentan superávits comercial son Brasil, Chile, Venezuela y Perú gracias a la exportación de materias primas, que en el conjunto de la región representan el 26% de las importaciones agropecuarias chinas. Más allá del buen dato del monto de las exportaciones, la composición de las mismas no es tan alentadora ya que el intercambio con China sigue siendo básicamente de materias primas por manufacturas.

Otro factor de influencia económica china en la región ha sido la inversión extranjera proveniente del país asiático. A pesar de que en 2016 la Inversión Extranjera Directa (IED) en América Latina cayó sensiblemente, ese año China se convirtió en el segundo mayor país inversionista, después de los Estados Unidos, y en 2017 ya aportaba alrededor del 15% del IED total. Sin embargo, las nuevas adquisiciones chinas se rededucen básicamente a unos pocos sectores como la energía y minería, lo que demuestra que de momento, la estrategia de China en la región se centra en los recursos naturales y el abastecimiento del mercado energético. En este marco, Brasil, Perú y Argentina concentran más del 80% inversión china desde el 2005.

El financiamiento de las economías de la región es el tercero de los tres principales factores de influencia económica china. Según el informe de la CEPAL, los principales receptores del financiamiento fueron Venezuela, Brasil, Ecuador y Argentina, países con importantes yacimiento de hidrocarburos. Y la mayor parte de los prestamos fueron adjudicados para desarrollar infraestructura, extracción de hidrocarburos y distribución y generación de energía.

Según el informe de la CEPAL, en la primera reunión del Plan de Cooperación CELAC-China 2015-2019, las partes expresaron la intención de duplicar el intercambio comercial para el año 2025. Pero si bien la expansión des un aspecto importante para la región, no solucionará "las significativas carencias que caracterizan las relaciones comerciales entre ambas partes".

Jeronimo Giorgi, periodista uruguayo dedicado a temas internacionales, cursa una maestría en Estudios Latinoamericanos, ha colaborado con varios medios de América Latina y Europa, y ha recibido distinciones como el Premio Rey de España de periodismo.

www.facebook.com/Latinoamerica21

@Latinoamerica21

Comentarios