Fútbol > CONFLICTO EMPRESARIOS - CLUBES

La guerra entre Fonseca y Palma

El empresario, que viene de una pelea mediática con Nacional, se enfrenta ahora al presidente de Liverpool

Tiempo de lectura: -'

26 de junio de 2017 a las 05:00

El presidente de Liverpool dijo el viernes que "el estado mira para el costado" en la pelea que tienen los clubes con los empresarios que les "roban" jugadores y denunció que Daniel Fonseca "le da dinero a la familia de los jugadores y con esa manera le compra la conciencia".

En declaraciones al programa Derechos Exclusivos de CX 26, Palma señaló: "La negociación con Fonseca fue una pérdida de tiempo. No avanzamos nunca por la posición de Fonseca, era intransigente porque quería una cláusula de rescisión muy baja y yo le dije: 'pero usted lo que quiere es robar al jugador legalmente. ¿Por qué pone una cláusula de rescisión baja? El valor del jugador se va a saber el día que haya una oferta concretar y usted se va a llevar equis porcentaje, lo que sí no voy a aceptar es que usted se me adueñe del jugador porque si usted le pone precio se me está adueñando de algo que no es suyo. Si usted quiere ser dueño del jugador compre un club'. Hay caminos para ser dueños de jugadores pero no es el que toma Fonseca que es darle buena plata a las familias de los jugadores de elite y a la hora de firmar sus contratos responden ciegamente a los dictámenes y a los intereses que siempre son leoninos y sádicos de este señor".

Reveló que hablará con todos los chicos de juveniles. "Vamos a tener en la sede divisional por divisional una charla, un intercambio con los jugadores".

Agregó que: "Esto ocurre porque el estado mira para el costado. Ya estoy retomando el tema con asesores. Liverpool por sí mismo, pero seguramente para bien de todos, va a dar todos los pasos legales para que estas cosas no continúen.

Dijo que los empresarios dan dinero a los clubes para jugar. "Si a un club de fútbol de la venta de un jugador, vamos a suponer US$ 10 millones le quedan US$ 50 mil porque salen US$ 9 millones, US$ 950 mil por concepto de comisión, ¿quién se va a creer que eso es una comisión? Al revés, la comisión es la que cobra el club. Están invertidos los roles. El estado tiene que ver eso".

El ataque de Fonseca

Daniel Fonseca atacó al presidente de Liverpool, José Luis Palma, en el marco de una disputa que sostiene por el juvenil Pablo García. En Punto Penal de Canal 10, Fonseca trató a Palma de "dictador".
"Al Sr. Palma le ofrecí US$ 3 millones libres. Él dice públicamente que no paga el 20% que le corresponde a los jugadores, o sea que él ya les roba a los jugadores. Es él quien roba y hace años que lo hace. Y me han llamado muchos chicos que han sido transferidos y que quizás ahora se despertaron. ¿Quién es el ladrón? ¿Quién es el dictador? ¿Quién es el que extorsiona? ¿Fonseca? Yo no soy dueño de las personas. Pablo García estuvo siete años en Liverpool y el promedio mensual que recibió es de $ 1.500 y después quiere US$ 8 millones. Últimamente le daba $ 10 mil. Es tan triste escuchar a Palma, por eso, ¿cómo voy a ir a debatir con una persona que no está en sus cabales? Si él habla mal de mí, me muestra que es muy chiquito humanamente. Y lo peor que está haciendo es que no van más a extorsionar, no van más a esclavizar como hace el Sr. Palma. 'Si no hacés esto, te quedás hasta enero sin jugar al fútbol', a un pibe de 16 años como (Gianluca) Coya. Le ofrecí US$ 3 millones libres y el tipo dice que yo soy el ladrón. Él es un delincuente".

"No se agarró un rival fácil. Capaz que le saco las ganas de ser presidente de acá a dos años, porque capaz que ninguno de sus juveniles les renueva porque empiezan a buscar la liberación, no la esclavización. Y porque capaz que los que ya fueron transferidos le empiezan a reclamar el 20%, tanto que habla de legalidad. Nunca pagó. Que vayan a indagarlo a ver si hubo una transferencia del 20%. Él es el ilegal, el que roba plata a los jugadores y yo lucho para que eso no suceda más".

Concluyó: "Lo propondría como Ministro de Economía pero va a esclavizar a la gente, no tendrá qué comer. Pobre la gente que trabaja en Puritas, si esclaviza a los jugadores, no quiero saber cómo esclavizará a sus empleados. Fue muy ordinario, rompió códigos".

Comentarios