Espectáculos y Cultura > DOCUMENTAL

La historia de un amor en silencio

Un documental de Netflix relata la vida de las canadienses Terry y Pat, una pareja de más de seis décadas que resuelve contar su amor a su familia 

Tiempo de lectura: -'

05 de julio de 2020 a las 05:00

Esta es la historia de un amor callado. Puertas adentro, escondido. Un amor real, fuerte, duradero, pero escondido.

“Habla su prima”, dice Pat cuando en el teléfono se escucha la voz del médico que se comunica para saber sobre la salud de Terry y un Parkinson que no la suelta. Pat es la prima para el doctor, la gran amiga para la familia, el amor entre sus paredes.

La historia de Terry Donahue y Pat Henschel contada en Un amor secreto –documental en Netflix, 82 minutos de duración– es la de tantas otras que durante el transcurso de su existencia debieron callar y ocultar. Ese amor no era para mostrar, mucho menos seis décadas atrás, cuando ambas se dieron cuenta de que lo que les pasaba era mucho más que una buena amistad. Eran momentos en los que la homofobia extendida no dejaba un mínimo de libertad.

Esta historia pequeña, familiar, cargada de emociones y sencillez, no surgió porque sí. Chris Bolan, director del filme, se decidió a encarar este relato que se convirtió en su ópera prima después de visitar a sus tías abuelas y enterarse por ellas de su historia de amor. Era el año 2012 y ya llevaban 65 años juntas.

Y a pesar de que por momentos se parece más a un video casero, esta película breve funciona como homenaje y reconocimiento a quienes debieron atravesar la vida sin derecho a expresar su amor o su identidad en público. Una vida llena de sacrificio, miradas permanentes, juzgamientos y soledad.

Porque también se refleja allí el decidido aislamiento voluntario de las mujeres, con su casa como templo para poder vivir lejos de las opiniones ajenas. 

Es también a raíz de la visita de Bolan que Terry y Pat resuelven contar a su familia sobre su amor y sobre la decisión que tomaron para lo que reste de sus vidas, aunque fuera muy, muy poco: el matrimonio. 

Llamativo o no, sus sobrinas y sus familiares más cercanos habían elegido creer en la historia de las buenas amigas y también habían elegido no hacer preguntas. No mirar, no saber. Si era, que siguiera escondido. ¿Qué cambiaría?

Y la reacción ante la confesión habla de esa elección silenciosa de hacer como si allí nada sucediera. En la reunión familiar hay sorpresa, risas incómodas, también abrazos, pero sobre todo rostros que reflejan el impacto. 

Pero no todos eligieron el camino de la vista gorda en la familia de las mujeres. El veterano padre de Terry, que adoraba a Pat desde que llegó a su casa por primera vez, sabía perfectamente del amor de “las chicas”, como las llamaba. El relato de la sobrina predilecta de Terry deja ver que el hombre había asumido sin inconvenientes, pese al momento histórico, que su hija era lesbiana y se encargó de dejarle claro que deseaba su felicidad tal como ella la sintiera. Nada menos.

Decisión difícil

La presencia de Bolan permanentemente con su cámara prendida –por momentos parece una edición de Gran Hermano– permite ver una escena de pelea familiar con una carga de dolor extremo, cuando la sobrina más querida de Terry acusa a Pat de no estar cuidando bien a su pareja. “Hace un año que quiero venir a verla y no me dejás. Logro venir, pesa 45 kilos, no come. Tienen que mudarse ya. Les sobra el dinero para eso”, dice entre gritos y llantos desconsolados la mujer que considera que la pareja ya no puede continuar viviendo en su casa en Canadá sin cuidados externos. Entonces aparece la siempre dolorosa decisión de buscar una residencia que pueda acogerlas, con un sinfín de condiciones en especial por parte de Pat, que hace lo posible por estirar la permanencia en su hogar.

Resulta difícil no conmoverse ante la sola presencia de estas mujeres, ya en la etapa final de sus vidas, que aún deben pedir permiso para ser. “Somos una pareja, ¿hay algún problema con eso?”, preguntan en el residencial, acostumbradas a tener que aclararlo cuando no hay opción de evitar el momento. La respuesta amorosa de la encargada descomprime los músculos, relaja los rostros e invita a quedarse. 

El pasado

El documental también une imágenes del presente con fragmentos del pasado, en el que se incluyen fotos –ellas siempre ríen–, cartas, canciones y también deporte. Es que Terry integró un equipo del All American Baseball durante un período de su juventud, y la cinta se encarga de dejar claro que era allí donde podían expresarse con mayor libertad, aunque jamás hablar públicamente sobre su sexualidad. La película de 1992 Ellas dan el golpe (Penny Marshal) muestra imágenes de aquellos tiempos, que Terry grabó con su propia cámara, en momentos en los que ni siquiera soñaba con poder hablar en voz alta sobre quién era ella en realidad.

¿Es acaso una película con calidad fílmica que deja dudas? Lo es. También por momentos el relato se repite. Pero también es un testimonio fundamental para mirar y entender el amor en la voz de las que siempre fueron apartadas.

El amor es amor, dice Terry desde sus ojos turquesas, hundidos en la vejez. ¿Y quién podría decir otra cosa? 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...