Cargando...
Abayubá y María Teresa, en su campo, en Salto.

Agro > EJEMPLO EN EL MUNDO

La historia de una familia ganadera uruguaya que la FAO tradujo en seis idiomas

Una historia referida al proyecto Ganadería y Clima de Uruguay y sus efectos en la vida de productoras y productores, fue distribuido por la FAO a comunicadores en todo el planeta

Tiempo de lectura: -'

16 de agosto de 2022 a las 13:47

Una historia que expone las características y los valores de un emprendimiento ganadero en Uruguay, con María Teresa De Los Santos y Abayubá Rivas como protagonistas, generó tal impacto que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) le dio una masiva divulgación global: el artículo, elaborado y publicado en inglés, ya fue traducido al árabe, ruso, chino, francés y español.

Se trata de una historia referida al proyecto Ganadería y Clima de Uruguay y sus efectos en la vida de productoras y productores, que fue distribuido a comunicadores en todo el planeta.

El artículo se tituló del siguiente modo: "Una mejor producción ganadera contribuye al bienestar familiar y actúa contra el cambio climático en el Uruguay".

 

Estrategias climáticamente inteligentes

Con el apoyo financiero del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), el proyecto Ganadería y Clima de la FAO se dirigió a las organizaciones de productores del Uruguay para evaluar la situación de las explotaciones individuales y ayudar a implementar estrategias climáticamente inteligentes que no sólo mejoren la producción cárnica, sino que también fomenten el rebrote de la vegetación y el regreso de la biodiversidad.

 

La historia de María Teresa y Abayubá

Hace 50 años, María Teresa y su marido Abayubá heredaron la explotación de vacas y ovejas de 495 hectáreas situada en el departamento de Salto, en el norte del Uruguay. La finca “San Ceferino” había pertenecido a la familia de Abayubá desde que este nació. Cuando su padre falleció y Abayubá tomó las riendas, María Teresa dejó su trabajo como maestra de escuela para trabajar en la granja.

Durante décadas, con los conocimientos que tenían, María Teresa y Abayubá dedicaron ingentes cantidades de tiempo y energía al trabajo en los pastizales naturales y a hacer que su ganado fuera lo más productivo posible para alimentar a su familia de seis miembros, incluidos dos hijos, una hija y un nieto que vivían con ellos.

Sus continuos esfuerzos eran suficientes para proveer de alimentos y necesidades básicas a su familia, pero muy poco más.

Con la casa en estado de abandono y la granja necesitada de mejoras en la infraestructura, María Teresa y Abayubá buscaron oportunidades para mejorar sus medios de vida.

En ese momento, un equipo del proyecto Ganadería y Clima de la FAO visitó la zona para hacer una presentación a las organizaciones de productores. La de María Teresa era una de las organizaciones. Tanto ella como Abayubá se interesaron mucho por la posibilidad de mejorar sus ingresos agrícolas y ser más resilientes frente al cambio climático, reduciendo al mismo tiempo el trabajo físico que requería la explotación.

Tras la charla del equipo, presentaron su candidatura y fueron aceptados en el programa.

Su familia fue una de las 62 seleccionadas para asociarse a este proyecto de la FAO dirigido por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca del Uruguay (MGAP) y el Ministerio de Ambiente (MA), con el apoyo financiero del FMAM.

Bajo la dirección técnica de la FAO, el trabajo de campo es ejecutado por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y la Facultad de Agronomía de la Universidad de la República del Uruguay (Udelar).

El proyecto trabaja con los agricultores para implementar prácticas ganaderas climáticamente inteligentes que mejoren la producción, aumenten los ingresos y, al mismo tiempo, reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y restauren los ecosistemas naturales.

A pesar de décadas de trabajo incesante, la granja de María Teresa y Abayubá se había estancado en su productividad.

Al inicio del proyecto, Luisina Torres, una funcionaria de extensión, trabajó con la familia para analizar su situación actual e identificar sus objetivos.

La explotación obtenía resultados deficientes y producía menos carne de la que debería a causa de la escasez de forraje para los animales. Además, las condiciones del suelo de la granja, que ya eran malas al principio, no habían hecho más que empeorar con las cambiantes condiciones meteorológicas.

Con la ayuda de la funcionaria de extensión, la pareja aprendió estrategias para mejorar el suelo, gestionar los pastizales y los recursos naturales de forma más sostenible y reducir las emisiones de GEI de su ganado.

Estas estrategias incluían ajustar la cantidad de forraje a las condiciones físicas de los animales y evitar el sobrepastoreo para así favorecer el rebrote.

Con estas y otras estrategias se consiguió aumentar el forraje, lo que es esencial para mejorar toda la eficiencia del sistema, a pesar de los dos últimos años de grave sequía, escasez de agua y otras condiciones climáticas adversas.

El proyecto extendió sus beneficios a campos en todo el territorio.

Los resultados del primer año

En sólo un año de trabajo con poco más de 60 familias productoras de diferentes partes del país, esta iniciativa ha logrado resultados inspiradores. Por término medio, el 60% de las explotaciones mejoraron sus ingresos netos en un 50%, mientras que la producción de ganado vacuno por hectárea aumentó en un 10,3% y la de ovino en un 15%. Los costes se han reducido en un siete por ciento y la intensidad de las emisiones de GEI por kilo de carne ha disminuido en un 16%. La FAO y las organizaciones locales han comenzado a ensayar el proyecto Ganadería y Clima con otros productores para ampliar y difundir de forma más extensa estos logros medioambientales y beneficios económicos en todo el país.

 

Mejora notoria de los indicadores

En un año, la granja de María Teresa y Abayubá aumentó la producción de carne de 57 kilogramos/hectárea a 86 kilogramos/hectárea, lo que supuso un aumento de los ingresos netos de 56 US$/hectárea a 132 US$/hectárea.

Desde el punto de vista medioambiental, redujeron las emisiones de GEI de 20 kilogramos de CO2 equivalente por kilo de carne a 14 kilogramos de CO2 equivalente por kilo de carne. Gracias a una mejor ordenación de los pastizales y al cese del sobrepastoreo, también se ha producido un aumento de la cubierta vegetal, una mayor zona fotosintética y, por tanto, una mayor retención de carbono en las hojas y las raíces de las plantas. Esto también ha dado lugar a un aumento visible de la flora, las aves y la biodiversidad general de sus tierras.

Estos ingresos adicionales generados por los cambios que ha traído el proyecto han permitido a la familia mejorar la infraestructura de la granja y reformar su casa.

Como Abayubá y María Teresa son muy activos en su comunidad, muchos otros han seguido su ejemplo, queriendo implementar también estas mismas prácticas en sus granjas.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...