Cargando...
Cerveza

Economía y Empresas > negocios

La historia del uruguayo que llevó la cerveza Budweiser a Argentina

Hace 26 años que está radicado en Argentina y en el negocio de la cerveza

Tiempo de lectura: -'

24 de junio de 2022 a las 05:03

En 1995 Fernando Sanchís viajó a St. Louis, Missouri. Su objetivo era claro: ir a las oficinas de Anheuser-Busch y conseguir que le dieran la licencia para producir Budweiser en Argentina. De esta manera, la subsidiaria local de la chilena Compañía de Cervecerías Unidas (CCU) podría competirle al liderazgo de Quilmes. Para la reunión, desde la cervecera estadounidense llamaron a una de sus jóvenes promesas, el uruguayo Julio Freyre, de gran ojo para los números y hábil para las operaciones de fusiones y adquisiciones de empresas. Tras una dura negociación finalmente el argentino salió airoso y volvió al país con joint venture y licencia confirmadas. Sin embargo, no regresó solo porque solicitó que aquel prometedor oriental formara parte del proyecto que comenzaba.

Exactamente 26 años después de ese encuentro, en agosto de 2021, Freyre fue elegido para ser el sucesor de Sanchís y así convertirse en el segundo gerente general en la historia de la firma en el país. "Son pocas las veces que tenés la oportunidad de participar de un proyecto desde el primer día, desarrollarlo, cerrarlo y ser el que lo ejecuta. Es pasar de un Power Point a la realidad", comenta.

Estudió la licenciatura en Dirección de Empresas en la Universidad Católica del Uruguay como una carrera abanico. No tenía muy en claro hacia dónde quería apuntar y prefería tener un panorama amplio en su formación. "Ahí me iban mostrando las distintas áreas que componen una organización y me di cuenta que lo mío estaba orientado hacia la parte financiera. Me interesaban las finanzas corporativas, manejo de caja, capital de trabajo", reflexiona. Aunque, puntualiza, las fusiones y adquisiciones se volvieron su expertise: "Siempre me atrajo mucho el análisis y las negociaciones de proyectos", agrega..

Después de recibirse viajó, junto a su esposa, para hacer un MBA en la Saint Joseph University, en Filadelfia. Y a través de esta maestría, además del contacto de un consultor con quien había realizado una práctica laboral, se produjo su llegada a Anheuser-Busch, creadora del rey de las cervezas. "Estaba en el momento justo y en el lugar indicado. Ellos tenían un plan de crecimiento internacional con mucho foco en Latinoamérica y Sudamérica y mi perfil les resultó atractivo porque tenía el bagaje cultural y de idioma de los países que les interesaban. Al mismo tiempo, había concentrado mi MBA en la parte financiera y todos esos eran procesos de fusiones y adquisiciones de empresas, entonces todo calzó justo", asegura.

Ingresó al área de Corporate Planning a través del programa de desarrollo ejecutivo en 1993. Desde ahí participó de varios proyectos internacionales, en España. Francia, Taiwán y China. Pero, señala Freyre, "las raíces empezaban a tirar" y todavía no había llegado a su escritorio algún plan para el mercado sudamericano. Por eso se entusiasmó cuando sus jefes lo incluyeron en el equipo para negociar con la firma de bebidas chilena.

En 1996 se mudó a Argentina para ocupar el cargo de gerente de Planificación y Control de Gestión como representante de AB en la sociedad local. "La relación se dio naturalmente. AB tenía una participación minoritaria en la empresa y no tenía derecho a poner ejecutivos en el equipo de CCU Argentina. Llegué a trabajar ahí invitado por ellos y eso facilitó muchísimo las cosas", manifiesta.

En 2003 dejó formalmente las filas de la cervecera estadounidense y se unió a la empresa argentina. Sanchís se mantuvo al frente de la operación hasta 2021 cuando abandonó su silla y Freyre lo reemplazó. "Haber sido parte del riñón me ayudó. Al principio me costó tomar una posición de líder sobre un equipo de trabajo que, hasta hace unos días, eran mis colegas. Los dos primeros meses me costó hacer ese ajuste pero lo pude resolver bien y rápido porque es un cambio importante en el rol y la relación con cada uno", detalla.

Con este nuevo cargo, el ejecutivo uruguayo tuvo que ampliar su visión más allá de su especialidad financiera. Antes de asumir se enfocó en las áreas en las que no había tenido una experiencia tan directa, como marketing y ventas. "Me costó un poco más marketing que es la más soft y la más foránea para mi experiencia. Ahí la clave es tener un buen equipo que te apoye, lo otro se va dando naturalmente porque todo eso se va aprendiendo", responde.

A la hora de tomar decisiones, su mesa chica también toma un rol preponderante. "Sobre todo las decisiones importante me gusta hablarlas y discutirlas. Pero discutir en profundidad, a veces acaloradamente. Al final del día soy consciente de que la decisión y la responsabilidad final es mía, pero intento llegar a decisiones consensuadas y la mayoría de las veces lo conseguimos", cuenta.

Cerveza

¿Cuál es la clave para Freyre? Abstraerse de la urgencia. "Trato de no dejarme apurar con el contexto y tomarme un tiempo. Puede ser de un día para el otro, pero prefiero tener mi rato tranquilo para poner los riesgos en la balanza. Lo más difícil, a veces, es poder encontrar ese balance entre lo urgente y lo importante". Y concluye: "Hay que parar, mirar hacia adelante y ver si la decisión que estás tomando, quizá, te resuelve un tema en el corto pero te complica en el mediano o largo plazo".

Por su personalidad, afirma, le gusta planificar con tiempo y tener bien estructurada toda su agenda para la semana. "Todos los que trabajamos, independientemente de la posición, estamos sobrevendidos en nuestras agendas. Hay que tomarlo con calma", acota. "Intento tener reuniones cortas, que no se extiendan demasiado. Llega un momento en el que es muy difícil mantener la concentración sobre algo que se extiende demasiado".

En abril de este año Freyre tuvo dos grandes anuncios para la compañía. Por un lado confirmó la segunda fase de ampliación de la planta de Luján que demandará una inversión de 2.700 millones de pesos argentinos. "Necesitamos tenerlo listo y operando antes de la temporada - advierte - porque si no vamos a tener problemas para afrontar la demanda en septiembre-octubre", añade.

Asimismo, confirmó el ingreso de la empresa con una participación minoritaria en Aguas Danone (dueña de Villa del Sur, Levité y Villavicencio) en lo que marcará el ingreso de CCU Argentina en el negocio de bebidas sin alcohol. "Es un muy buen pie de entrada. Buscábamos una empresa con masa crítica y robustez de marca y la encontramos. Ahora la idea es seguir construyendo sobre esta categoría y ver si hay oportunidades de seguir incorporando otros productos o segmentos sin alcohol", determinó.

El Cronista - RIPE

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...