Nacional > Carlos Iafigliola, precandidato blanco

La ideología de género “niega la biología; niegan que nacemos varón y mujer”

“Si me quieren definir como más conservador porque apelo a principios, bienvenida esa valoración”, afirma

Tiempo de lectura: -'

03 de septiembre de 2018 a las 05:00

La casa de Carlos Iafigliola no deja lugar a dudas de que el catolicismo marca su vida día a día. Rosarios, cruces una foto con su esposa y el papa Francisco de hace algunos años son solo algunos de esos indicios. Pero Iafigliola pretende que su cristianismo vaya más allá de ir a misa todos los domingos y tratará de llevar los valores en los que cree al Poder Ejecutivo. El año pasado se lanzó como precandidato por el Partido Nacional con una nueva agrupación y ya presentó su programa de gobierno, en el que la familia “en la forma en la que la entiende la Constitución” es la base. A casi un mes de haber presentado el programa, Iafigliola  conversó con El Observador y afirmó que se ha sentido “ninguneado” dentro de su propio partido. 

De los 26 capítulos del programa que presentó a principios de agosto, ¿cuál es el prioritario?
Adelante es un proyecto social-cristiano, nacionalista y popular. Ese perfil social-cristiano pone al hombre y a la familia en el centro de la sociedad, resalta el valor de la vida humana como un tema central, lo que tiene que ver con trabajar en la actividad pública en la búsqueda del bien común. Ese último es un valor bien cristiano en la forma de hacer política.

¿De qué manera lo aplicaría de llegar a la Presidencia o a tener un cargo en el gobierno?
Las políticas públicas deberían tener una perspectiva de familia.

¿Familia entendida de qué forma?
El que recoge la Constitución, el básico. Obviamente hoy y antes también existieron distintos tipos de familia. La que predomina, la que ha estado presente desde siempre es la que tiene que ver con la formación familia: mamá, papá, hijos, abuelos, tíos, etc. Pero claro que cuando pensamos en desarrollar políticas públicas vamos a tener en cuenta a todos los tipos de familia que puede haber, aunque mayoritariamente estamos hablando de la familia natural. En los últimos tiempos ha habido toda una movida donde se prioriza a alguien en particular respecto al resto de la sociedad.

¿Le quiere cambiar el nombre al Ministerio de Desarrollo Social?
Una de las propuestas es que se llame Ministerio de la Familia y que aglutine todas las políticas de promoción social.

¿Qué rol le gustaría que cumpliera la iglesia en el Estado teniendo en cuenta que es laico?
No espero el grito de la iglesia para militar, toda la vida milité sin necesidad de esperar esa incidencia, pero deberían ayudarnos más porque trabajar de la forma en la que yo trabajo no es sencillo. Siento que mi discurso muchas veces va a contracorriente, es políticamente incorrecto y no es sencillo trabajar en la actividad política.

Usted se refiere a que es laico, ¿en qué sentido lo dice?
“Laico” se utiliza a nivel de la Iglesia Católica para definir al militante. Me parece que está bueno que cada uno trabaje desde sus convicciones, religión, filosofía. La gran diferencia es que el Estado laico permite que todos nos expresemos. Pero hoy veo un Estado que llevado adelante por el Frente Amplio bajo el título de “laico” intenta meter una ideología para que sea dominante, de la educación y de la sociedad. Bajo el Estado laico están queriendo imponer la ideología de género ya desde la propia escuela. Creo que el FA, parado sobre sus mayorías, que las ha tenido, ha llevado adelante su visión filosófica e ideológica, que muchas veces en ciertos temas estuvo cerca de conductas autoritarias y totalitarias. La guía de educación sexual que se aprobó el año pasado que es para los tres años en adelante, está atravesada por una ideología. Ahí no hay biología y debiera solamente haberlo. 



¿Qué le cuestiona a la ideología de género?
Básicamente que niegan la biología. Niegan que nacemos varón y mujer. Eso para nosotros es cuestionable, porque es clarísimo que se nace varón o mujer. La ley natural lo respalda.
Una de sus grandes luchas es contra la ley de despenalización del aborto.

¿También le parece totalitario que una ley le dé la opción de abortar a una mujer?
Quizás la construcción de lo que fue la ley pueda venir de un costado distinto al tema de la ideología de género pero no escapa a una visión global que desde este gobierno se ha llevado adelante. Vemos que el aborto aumenta, porque en una legislación también hay una cuestión educativa. Hoy estamos en más de 10 mil abortos. Me preocupa pensando en la viabilidad del país, que 10 mil vidas sean vulneradas de esta manera.

Yendo a la interna del Partido Nacional, usted ha dicho que quiere “hacer ruido”. ¿Cómo pretende “hacer ruido” y mantener la imagen de unidad que el partido quiere transmitir?
No son incompatibles ambas cosas. Yo pongo los principios por encima de la actividad pública y muchas veces mi voz ha sido levantada contrariamente a lo que piensan otros compañeros. Ya estuve militando por nueve años con Jorge Larrañaga, los últimos cinco con Luis Lacalle Pou y si tomé la decisión de generar un movimiento propio y largar mi precandidatura, más allá de una cuota de locura que puede tener esta decisión, es porque entiendo que no me representan.

¿Por qué cree que la decisión que tomó tiene una cuota de locura?
Lo mío es muy casero. Los precandidatos que están saliendo al ruedo tienen estructuras montadas desde hace mucho tiempo a nivel político y tienen dinero. Yo no tengo nada de eso.

¿Considera que el hecho de mostrarse como el más humilde le puede jugar a favor?
No estoy desfilando como el más humilde de los candidatos. Soy un hombre de barrio, vivo en Malvín Norte y si no tengo dinero es porque no lo tengo y si no tengo estructura es porque hasta ahora no había desarrollado nada a nivel nacional en la actividad política. Nada de lo que estoy haciendo, atenta contra la unidad del partido. Hay quienes me ponen el mote de más conservador…

Lea también: La historia de las sillas de Wilson y Herrera que se enfrentan día a día y qué significan en el Partido Nacional

¿Y eso le molesta?
No sé si es justo, pero si me quieren definir como más conservador porque apelo a valores y principios, bienvenida esa valoración. Estoy apelando a principios fundacionales de la patria e históricos del Partido Nacional. Cuando hablamos de unidad, vaya si contribuyo. Yo fui el primero en proponer la reunión de precandidatos en el Directorio del Partido Nacional.

En la conferencia de prensa posterior a esa reunión la presidenta del Partido Nacional, Beatriz Argimón, dijo que fue Lacalle Pou el que lo propuso. 
Eso me molestó, porque además el día antes de que nos reuniéramos yo tuve una reunión con ella y volví a hacer referencia a que el 5 de febrero fui yo el que puse el tema arriba de la mesa.

¿Siente una especie de ninguneo hacia quienes se están lanzando con nuevas propuestas, con estructuras más débiles?
Hubo episodios de ninguneo, donde no se me consideró y los marqué como corresponde.

¿Los siente como piedras el camino de precandidato?
Estoy preparado y les voy a pasar por arriba a todas las piedras. En la reunión de los precandidatos hablamos todos y ahí hice el hincapié más grande en que hubiera respeto. Lo hice porque hubo episodios de falta de respeto. He visto señales de algunos compañeros que han entendido el mensaje y espero que lo sigan entendiendo, porque yo largué en serio.

Comentarios