Nacional > VATICANO

La Iglesia Católica en Uruguay suma nuevos obispos

Sturla solicitó otro obispo auxiliar y la diócesis de Tacuarembó está vacante por lo que el papa Francisco nombrará nuevos prelados

Tiempo de lectura: -'

10 de mayo de 2018 a las 05:00

La Iglesia Católica se encuentra a la espera del nombramiento de nuevos obispos que, se presume, se concretará en los próximos días, informaron a El Observador fuentes eclesiásticas. A la diócesis de Tacuarembó que está vacante desde agosto pasado cuando falleció el obispo Julio Bonino, se suma la designación de un segundo obispo auxiliar para Montevideo.

Según las fuentes la solicitud la realizó al Vaticano el cardenal y arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, para alivianar su trabajo de arzobispo y cardenal.

Actualmente Sturla cuenta con un obispo auxiliar, que es Milton Tróccoli. Sin embargo, años atrás, cuando Nicolás Cotugno era el arzobispo de Montevideo, había dos: Tróccoli y el propio Sturla.

El obispo auxiliar asiste al obispo diocesano en las tareas de gobierno de la diócesis, y lo representa cuando se encuentra ausente o impedido.

En el caso de Tróccoli es secretario general de la Conferencia Episcopal del Uruguay y responsable de dos Departamentos: el de Comunicación Social y el de Vocaciones y Ministerios. Asimismo, es delegado al Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM). Es también docente en la Facultad de Teología del Uruguay, Monseñor Mariano Soler.

Por otro lado, hay dos obispos que han presentado su renuncia por edad. Ellos son, Pablo Galimberti de Salto, que este martes cumplió 77 años y presentó su renuncia hace dos años, y Rodolfo Wirz, de Maldonado, que puso su cargo a disposición hace un año, cuando celebró su cumpleaños 75 .

El Derecho Canónico establece que cuando un obispo cumple 75 años debe presentar su renuncia al papa. A partir de ese momento, se abre el proceso para la elección de un nuevo arzobispo, que puede llevar varios meses. Sin embargo, en el caso de Galimberti y Wirz el proceso se ha dilatado demasiado.

Este proceso comienza con la presentación de una lista de nombres que los obispos del país presentan al nuncio apostólico, representante del papa en el territorio. Este los estudia y eleva al papa una terna con nombres de posibles sucesores. Estos ofician a modo de sugerencia, dado que la decisión final la toma el pontífice, quien incluso puede nombrar a otros que no formen parte de la terna.

Lea también: El día que el Frente Amplio pidió "tender puentes" con la Iglesia por el "No a la baja"

Sturla dijo a El Observador que el proceso de estos tres nombramientos se encuentra en etapa avanzada, ya en el Vaticano. "Esperamos en los próximos meses tener alguna noticia", agregó.

Por su parte, el obispo de Salto, Pablo Galimberti, comentó a El Observador que la Conferencia Episcopal Uruguaya presentó la lista de nombres al nuncio apostólico, George Panikulam, hace ya un año, incluso antes de que falleciera Bonino. Sin embargo, indicó que esto no es inconveniente porque los candidatos presentados para ser sucesores de Salto y Maldonado también son válidos para Tacuarembó. Más allá de esto, tanto Galimberti como Sturla se negaron a manejar nombres públicamente.

"Uno supondría que las prioridades son el nombramiento del obispo de Tacuarembó y otro obispo auxiliar para Montevideo", dijo Galimberti.

Francisco a Galimberti: "Te veo muy bien"

El obispo de Salto, Pablo Galimberti manifestó que a la edad que tiene se encuentra "psicológicamente dispuesto" para dejar su cargo, pero está a la orden de lo que decida el papa Francisco. Subrayó que aunque el Derecho Canónico dispone que a los 75 años de edad el obispo debe presentar su renuncia, hay veces en que el nombramiento de su sucesor depende de otras circunstancias. En este sentido, recordó, entre risas, que en el marco de la visita Ad Limina, que todos los obispos uruguayos realizaron al Vaticano, en noviembre pasado, el pontífice le dijo: "Te veo muy bien".

Comentarios