Mundo > Consultas políticas

La izquierda no se entiende y España se encamina a nuevas elecciones

Serán los cuartos comicios generales en menos de cuatro años y la segunda repetición electoral consecutiva, el próximo 10 de noviembre

Tiempo de lectura: -'

18 de septiembre de 2019 a las 05:02

El rey Felipe VI resolvió, tras la ronda de consultas con los líderes políticos, que ningún candidato a la Presidencia tenía los respaldos necesarios para ser investido y España celebrará nuevas elecciones el próximo 10 de noviembre. La próxima semana se disolverá el Parlamento y los españoles volverán a las urnas (o no, no son obligatorias) a votar a los mismos candidatos buscando resultados distintos que permitan formar gobierno. Serán las cuartas elecciones generales en cuatro años y la segunda repetición electoral consecutiva.

En cuatro meses y medio, Pedro Sánchez, líder del partido socialista, candidato más votado en las elecciones y presidente en funciones, no fue capaz de reunir los apoyos necesarios para mantenerse como presidente de España. El 23 de julio, Sánchez se sometió a una sesión de investidura, pero apenas reunió 123 votos, muy lejos de los 176 necesarios en una primera votación e incluso lejos de conseguir más votos positivos que negativos lo que le hubiera permitido ser electo presidente en una segunda ronda de votación.

Desde el 28 de abril, la política española está estancada en una discusión basada en un “no soy yo, sos vos” en busca del responsable de que no haya gobierno y los partidos poco han variado sus posturas. Ni los partidos de izquierda (Socialista y Unidas Podemos) han logrado ponerse de acuerdo ni los partidos de derecha (Partido Popular y Ciudadanos) han realizado propuestas viables para abstenerse y facilitar la investidura de Sánchez.

En todo este tiempo hubo apenas una semana de negociaciones reales entre socialistas y Podemos, el socio más predecible para formar gobierno. Antes (y después) del 23 de julio, los líderes de ambos partidos intercambiaron mensajes a través de los medios de comunicación pero sin negociaciones concretas. El “relato” de lo que pasaba tuvo mucho más protagonismo que lo que realmente pasaba. Con la posibilidad de una repetición electoral, nadie quería quedar como el responsable del bloqueo pero tampoco nadie hizo nada para desbloquear la situación.

La primera propuesta del partido socialista, realizada en junio, planteaba un gobierno en solitario con el apoyo de Podemos en temas puntuales en el Congreso. Luego, un acuerdo programático con comisiones de seguimiento para velar por el cumplimiento de ese programa. Más adelante, integrantes técnicos e independientes de Podemos en un gobierno. También ofreció cargos de segunda línea. Sin embargo, los liderados por Iglesias tenían una sola idea en la cabeza: gobierno de coalición con ministros de Podemos en el Ejecutivo en proporción a los votos obtenidos.

Entonces, Sánchez dijo que gobierno de coalición sí, pero sin el líder del partido en el Consejo de Ministros (todo esto a través de los medios de comunicación y no en reuniones privadas). Iglesias recogió el guante y dio un paso al costado. Esto fue el 19 de julio, apenas cuatro días antes de la fecha fijada para la sesión de investidura. Recién ahí comenzaron las negociaciones reales entre los equipos de ambos partidos para definir qué carteras le cedían los socialistas a Podemos. Sin embargo, no hubo acuerdo y la investidura fracasó.

La última oferta del PSOE contenía una vicepresidencia social y tres ministerios: el de Vivienda y Economía Social, el de Igualdad y el de Sanidad y Consumo. Iglesias quería también las políticas de empleo y así lo reclamó en el debate de investidura pero no tuvo suerte. El 25 de julio se dio por cerrado el primer intento.

Agosto, el principal mes del verano y vacaciones en el hemisferio norte, pasó desapercibido. Pero antes de que se terminara, Iglesias mostró señales de arrepentimiento: "Si el PSOE vuelve a hacer la misma oferta que en julio, nos sentamos y en horas hay acuerdo", dijo en una entrevista radial. Pero esa puerta ya estaba cerrada, los socialistas entendieron que no había una nueva oportunidad para el gobierno de coalición y solo aceptarían un acuerdo programático. La falta de confianza entre ambas formaciones era el argumento.

Y desde entonces, sin decirlo pero sin disimularlo, Pedro Sánchez comenzó una nueva campaña electoral que este martes se volvió oficial. El presidente en funciones realizó una ronda de reuniones con organizaciones sociales y el 3 de setiembre, cuatro meses después de haber ganado las elecciones y un mes después de la primera sesión de investidura, presentó un programa de gobierno. Con la excusa de que era un programa “progresista” al que Podemos no se iba a poder negar, Sánchez presentó 300 medidas. Pero no hubo suerte.

Cataluña, la gran diferencia

Uno de los puntos centrales en el que PSOE y Podemos tienen diferencias es el tema catalán. Mientras que desde la formación liderada por Iglesias entienden que Cataluña tiene derecho a un referéndum sobre su independencia y se han pronunciado en contra del proceso judicial que se está desarrollando contra los líderes independentistas, en el Partido Socialista están en la vereda de enfrente. No ven posible una consulta popular ni tampoco se han pronunciado en contra del proceso judicial.

Sin embargo, Podemos se había comprometido por escrito a tener “lealtad” a la posición del gobierno y dejar el tema en mano de los socialistas si se llegaba a un gobierno de coalición. Pero no fue suficiente. Si bien este es uno de los temas principales que genera diferencias también hay otras discrepancias. Por ejemplo, en la última crisis del Open Armas, ONG que se dedica al rescate de inmigrantes en el Mar Mediterráneo, Podemos criticó la gestión del gobierno.

¿Y el resto?

Ciudadanos, liderado por Albert Rivera y tercer partido más votado, hizo del “no es no” su discurso central. Antes de las elecciones aseguró que no pactaría con Sánchez en ningún escenario. Pero este lunes, tras ver que todas las encuestas le daban una baja en la intención de voto en las futuras elecciones, tiró el manotazo de ahogado y le propuso a Sánchez cuatro medidas a cambio de su abstención. Antes de que terminara de hacer la propuesta ya era sabido que era inviable que el presidente en funciones aceptara esas medidas.

Pablo Casado, líder del Partido Popular y segundo en las elecciones, hizo propuestas similares en los últimos meses pero también sin suerte. Cada uno de los movimientos de los líderes políticos parecía tener como principal objetivo no quedar como el responsable del bloqueo que de verdad llegar a un acuerdo. A tal punto que no hubo acuerdo, que habrá nuevas elecciones.

Todas las encuestas dan mínimas variaciones de cara a un nuevo escenario electoral y pronostican que dentro de dos meses España estará en una situación similar pero con dos elecciones realizadas en seis meses.

Los antecedentes 

El expresidente Mariano Rajoy también tuvo que enfrentar una repetición electoral para poder formar gobierno en su segundo mandato. En diciembre de 2015 fue el candidato más votado pero no logró los apoyos necesarios en el Congreso para ser investido. Seis meses después, tras la misma decisión que el rey Felipe VI tomó este martes, los españoles volvieron a las urnas. Los resultados fueron muy similares y una parte del Partido Socialista –entre los que no estaba Sánchez– decidió abstenerse para posibilitar la formación de gobierno.

Ese segundo mandato de Rajoy finalizó en junio del año pasado cuando, luego de una moción de censura, Sánchez llegó al poder con el apoyo de Unidas Podemos. En aquella oportunidad realizaron un acuerdo programático. Esta vez no hubo acuerdo posible.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...