The Sótano > THE SOTANO/ EDUARDO ESPINA

La justicia llega tarde

Un grupo imprescindible en la historia del rock and roll recibe por fin el gran reconocimiento

Tiempo de lectura: -'

15 de diciembre de 2017 a las 05:00

El Salón de la Fama del Rock and Roll, especie de Meca y Louvre de la música que ha definido a la era moderna, viene incorporando integrantes desde 1986. En 1967, los tres grupos británicos de rock y pop más influyentes y populares del mundo eran los Beatles, los Rolling Stones, y los Moody Blues.

Los primeros fueron elegidos al Salón en 1988 y los segundos al año siguiente. Por lo tanto, parecía un chiste de mal gusto o un acto de intencional Alzheimer que una de las bandas que ayudó a que el rock se refinara y diese un paso adelante fuera pasada por alto año tras año.

Tanto tiempo transcurrió para que la justicia llegara, que tras el sistemático desdén quienes venimos siguiendo al grupo británico desde sus comienzos llegamos a creer que el nombramiento nunca llegaría. Suele decirse que la justicia tarda pero llega, siendo una de los refranes más inexactos que hay, y si no, pregúntele a tantos grandes artistas que nunca han ganado un premio en su vida.

Sin embargo, en ocasiones, para demostrar que las excepciones son la regla, la tradición es modificada por la realidad. Finalmente, desde antes de ayer, los Woody Blues son uno de los cinco nuevos miembros del Salón de la Fama.

Para Graeme Edge, Justin Hayward, y John Lodge, que hoy tienen 76, 71 y 72 años de edad, respectivamente, la noticia resultó sorpresiva, pues habían empezado a acostumbrarse a la idea de irse de este mundo sin recibir el gran reconocimiento a la originalidad de su obra, la cual se resume en varios discos excepcionales de principio a fin, como Days of Future Passed (del cual se acaban de cumplir 50 años de su edición), In Search of the Lost Chord (1968), On the Threshold of a Dream (1969), A Question of Balance (1970) y Seventh Sojourn (1972, que contiene Isn't Life Strange, una de las 10 mejores canciones de la historia del rock). La música de los Moody Blues es inclasificable, pero destaca una profundidad espiritual y poética difícil de encontrar en otros grupos de entonces y de hoy en día.

En tiempos de chatarra aborrecible del tipo Despacito, el reconocimiento del Salón de la Fama del Rock and Roll a los Moody Blues es también a una época en que la música era más humana, expresión del alma.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...