Cargando...

Economía y Empresas > Ingresos

La lectura que evitó hacer el gobierno: siete de cada 10 trabajadores perdieron salario real

Esta semana el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social presentó un informe sobre la situación salarial en el sector privado

Tiempo de lectura: -'

11 de agosto de 2022 a las 14:12

El martes a la tarde, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), convocó a una conferencia de prensa para presentar un informe sobre la situación del salario real a julio de 2022 comparado con igual mes de 2020 –previo a la pandemia–. Para eso presentó información en detalle a partir de los resultados de los acuerdos cerrados en el ámbito de los Consejos de Salarios.

Las autoridades afirmaron que con los datos divulgados se busca trasmitir la heterogeneidad que existe en la situación del poder adquisitivo del conjunto de los trabajadores. “La mirada general da la sensación de que todos los trabajadores perdieron poder adquisitivo, y eso no es así", afirmó el ministro Pablo Mieres.

El mensaje central que eligió transmitir el gobierno es que al menos cinco de cada 10 trabajadores del sector privado no perdieron poder adquisitivo o tuvieron una pérdida inferior a 1% con respecto a julio de 2020.

Así, en universo de 846.774 asalariados, lo que prefirió destacar el Poder Ejecutivo es que hubo 232.285 trabajadores que no registraron pérdida (27,4 %). Eso ocurrió en sectores como industria química, salud, industria frigorífica, servicios portuarios, informática, agropecuario en general, servicio doméstico, según los datos oficiales.

Y que otros 228.587 (27%) empleados en sectores como construcción, metalúrgica, supermercados, sistema financiero, medicamentos y otros sectores rurales acumulan a la fecha una pérdida menor a 1% respecto a dos años atrás.

Esa es una manera de mostrar la foto, que mirada desde otra perspectiva luce bastante peor. Las cifras presentadas también dicen que en el total de asalariados privados incluidos en el informe, hay siete de cada 10 que registran algún grado de pérdida de poder adquisitivo a la fecha. Eso equivale a 614.389 trabajadores (72,5% del total).

Una lectura al interior de ese universo de asalariados con pérdida de poder adquisitivo marca que el 37,2% perdió menos de 1%. Y hay un grupo de 100.539 (16,4%) que perdió entre 1,01% y 2,6%.

En tanto, unos 193.127 trabajadores (31,4%) registra a la fecha pérdida salarial de entre 2,6% y 4%. Finalmente, son 92.136 (15%) los que acumulan una pérdida mayor a 4%.

Recuperación versus inflación

A mediados del año pasado, el gobierno presentó los lineamientos que guiaron la última ronda de negociación. Allí se acordaron ajustes basados en inflación proyectada, más un componente de recuperación parcial del poder de compra perdido entre mitad de 2020 y 2021 (4,1%) durante el período puente.

El compromiso del Poder Ejecutivo fue que la recuperación comenzaría a darse en 2022 y se completaría en la siguiente ronda de negociación, a partir de la segunda mitad de 2023, es decir, antes de finalizar el período de gobierno.

Los lineamientos también fueron una fuerte apuesta a que la inflación se consolidara a la baja y convergiera a las metas establecidas previamente.  Sin embargo, las dudas respecto al cumplimiento de las proyecciones oficiales de inflación futura, base de los porcentajes de aumento nominal propuestos en los lineamientos, siempre sobrevolaron la negociación. 

Luego, el paso de los meses mostró que la inflación se aceleró y las metas oficiales no se cumplieron.  Eso hizo a que en abril pasado y en un escenario agravado por la guerra en Ucrania, el Poder Ejecutiva contradijera sus propios lineamientos y sugiriera adelantar el pago del correctivo por inflación a mitad de los convenios en aquellos casos donde ese ajuste está fijado recién para julio de 2023. Originalmente, la pauta del gobierno no lo había contemplado. Los sectores que ya se habían blindado con correctivos lo hicieron negociando por fuera de esas pautas.

Esta semana el Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT afirmó que el salario real “se ha deteriorado” en lo que va del año, y eso provoca que el poder de compra de las remuneraciones pierda fuerza. Complementó, por tanto, que retornar a los niveles de salario real previos a la pandemia quedará postergado para 2023 en la mayoría de los casos.

La zanahoria y el burro

El miércoles el ministro Mieres afirmó en entrevista con Telemundo que "el empleo se viene recuperando en una perspectiva que supera los niveles de 2019". Y añadió que la recuperación del poder adquisitivo del salario "siempre tiene una demora mayor con respecto al crecimiento de la economía".
“Ha ocurrido siempre y en este caso además tuvimos un impacto que también es mundial, que es el incremento de la inflación. Lo que está pasando Uruguay no es una originalidad, ni es el designio de una política económica. Todo lo contrario, el designio es recuperar el empleo, recuperar salario y al mismo tiempo crecer”, afirmó.
"(…) El salario está más demorado porque está la dificultad de que los precios van arrastrando y, por lo tanto, es como aquello de la zanahoria y el burro. Es decir, se va corriendo el objetivo, pero por algo establecimos el aumento salarial específico de los públicos y de las jubilaciones a partir del 1º de julio. Y por eso las rondas salariales establecieron correctivos por inflación en la mayoría de los casos el 30 de junio de este año”, dijo el ministro.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...