Cargando...

Opinión > Cristina Kirchner

La mártir antiodio

La mártir antiodio. Opinión, por Dardo Gasparré                         

Tiempo de lectura: -'

06 de septiembre de 2022 a las 05:00

El juicio al agresor de Cristina Fernández se diluirá hasta llegar a la nada. Como tantos otros temas que se instalaron en su país. En este caso, desde la detención amateur y cordial del sujeto que la encañonó por militantes y no por las fuerzas de seguridad, la inaudita e inepta no evacuación de la amenazada, la pistola recogida del suelo, que no tiene huellas digitales ni balas en la recámara, la discrepancias entre el arma que aparece en los videos y la que ha sido informada por la Policía Federal como encontrada en el suelo, el mágico reseteo a los valores de fábrica de su celular, que primero pasó por esa fuerza y luego por la Policía Aeroportuaria (pomposo nombre que se da a los empleados estatales que controlan los aeropuertos argentinos, cuyo precario entrenamiento es de seis meses) las declaraciones del ministro del Interior Aníbal Fernández sobre que el teléfono fue enviado al juzgado en una bolsa de Faraday sin tocar, que se contradicen con lo informado originalmente de que se habían extraído del mismo el chip y el sim, que se habían mandado pegados fuera del celular, permiten presagiar con facilidad y exactitud no solo que nunca se sabrán los móviles, ni los eventuales conspiradores, si los hubiera, sino que el sospechoso recibirá una sanción menor conmutable por una penitencia escolar al ser acusado de un delito también menor. Tampoco debe prescindirse de que casualmente, a pedido de la vicepresidenta, la Policía Federal se hacía cargo justamente ese día de la seguridad de su domicilio, excluyendo a la Policía de la Ciudad y a sus vallas.

Por supuesto que el atentado seguirá siendo agitado por muchos años como ocurrió con el caso Maldonado, que, pese a lo determinado por la Justicia, sigue enarbolado como un secuestro y desaparición de persona por el peronismo.

Tampoco ayudan a la hipótesis de un sanguinario matador contratado por la derecha – un vago término inasible – los videos del hecho ni el uso posterior de la excusa del odio por parte del gobierno para justificar diversos proyectos de censura previa a la prensa y a las redes sociales. (Demasiado parecidos al accionar venezolano que ya intentó varias veces el peronismo gobernante) Y tampoco es muy seguro que el kirchnerismo acepte cualquier fallo de la Justicia que no le convenga o le guste, como ha demostrado hasta el aburrimiento. De modo que de una u otra manera el suceso tenderá a no esclarecerse jamás. Es relevante recordar que se trata del mismo gobierno mentiroso que ha sido condenado en juicios en Nueva York y el CIADI por haber mentido en sus cifras de inflación a fin de no pagar los bonos ajustados por ese concepto, a la vez que está siendo demandado por mentir en las cifras de su PIB, con igual propósito, amaño publicado en su momento por varios diarios argentinos que ahora parecen olvidarlo.  Que ha expropiado falsamente empresas para evitar que saltara la participación estatal en maniobras sospechosas y confusas, en el mejor de los casos.

También un gobierno que no merece crédito alguno, famoso por defaultear su deuda, cuyo riesgo país está orgullosamente por encima del de Ucrania y es el segundo más alto del mundo. El mismo gobierno que incursionó en negociados incalificables y mintió alevosamente con las vacunas anticovid en colaboración con sus testaferros y socios privados.

Y también repugna el uso del condenable intento para promover –con la excusa de que fue provocado por el odio inculcado– una legislación represora y amordazante de la opinión popular, al que de una u otra forma favorecen tantos periodistas, y tantas organizaciones alineadas en el Foro de San Pablo, la iglesia católica entre ellas.

Otro punto que merece ser descartado de plano es que de haberse consumado el propósito del atentado habría implicado algún tipo de amenaza o consecuencia para la ya endeble, utilizada y torpedeada burocracia argentina. Ningún partido de la oposición, ninguna organización trascendente política, económica o gremial quiere semejante cosa. Y en términos descarnados y maquiavélicos, a la oposición le conviene más una Cristina viva que una muerta, con perdón del exabrupto.  Los artículos que se leen exagerando los posibles efectos de un magnicidio no tienen ningún asidero, salvo el de la dialéctica. La supuesta amenaza de una guerra civil en tal supuesto es una construcción como la del caso Maldonado. Nadie habría salido a matarse con nadie sobre las calles de la República. Acaso el propio peronismo habría tenido alguna interna sangrienta, como acostumbra, al ver aumentadas las apetencias electorales de algunos. La democracia argentina, como viene sosteniendo esta columna, está en peligro solo si se niega, burla o desconoce al Poder Judicial y los fallos de la Justicia, o sea el sistema republicano del control entre poderes, como viene haciendo y lo seguirá haciendo la víctima del no-susto vicepresidencial.

El gobierno, hasta un minuto antes del intento, perdía por paliza las elecciones de 2023. Un minuto después, también, coherente con el desastroso manejo de la economía y la flagrante corrupción del sistema.

No se debe dejar de lado, por ninguna razón, la cantidad de juicios por corrupción a los que debe responder todavía la jefa del peronismo, algo que no ha variado ni variará, aun luego de este atentado del que más del 60% de la población, según las encuestas, considera armado, con algunos antecedentes que avalan esa posición. Ello pese a que la de Argentina, como buen país latino, es una sociedad que privilegia a los mártires, no a los héroes. Desde Martín Fierro a Santos Vega, desde Perón a Eva. Mártires y santos. Que se opine tal cosa, más allá de su veracidad o no, es un síntoma del deterioro nacional. Y no se puede obviar ni perdonar cualquier parecido con el asesinato del fiscal Nisman y las irresponsabilidades, omisiones y desprolijidades de los diversos actuantes.

Un capítulo aparte merece lo que se pudo observar en los videos, que no colabora a sustentar la veracidad ni la seriedad del hecho, tanto en la sorprendente y coreográfica interrelación entre víctima y victimario, la ineptitud de la custodia oficial, el raro episodio del disparo, el ruido del gatillo, la impasividad de la atacada y todos los elementos que se observan. El zar de la televisión argentina, Alejandro Romay, contaba la anécdota de los años cuarenta, cuando su hermano estaba trasmitiendo un partido de fútbol desde Bolivia con Don Alejandro en los estudios de la radio. De pronto, se cortó la conexión. Grave porque los auspiciantes no pagarían. Entonces se le ocurrió una idea: cortada toda comunicación con el estadio, gritó “¡Grave agresión de la tribuna boliviana al equipo argentino!”  y desarrolló un largo monólogo sobre la supuesta salvaje actitud boliviana contra los jugadores blanquicelestes. Siguió así hasta el cierre. Al día siguiente, los diarios argentinos, que no habían mandado corresponsales, titulaban: “¡Grave agresión en el partido con Bolivia!”. No había pasado nada. La televisión de hoy no habría permitido semejante cosa. Los videos son suficientemente ridículos y hasta ofensivos a la inteligencia de quién los ve. También contundentes.

Así mismo, es ofensivo el coordinado accionar del gobierno para generar movimientos de concientización sobre el súbito odio que estarían desparramando sobre la sociedad los “medios hegemónicos” (a los que tanto ayudó a serlo). No hay ningún otro caso en la historia nacional de un presidente que haya prometido colgar comerciantes u opositores y repartir alambre de fardo, ni haya incentivado con dar leña a la oposición, como Perón. A menos que se tomen en cuenta los discursos de la viuda de Kirchner, que han abundado en resentimiento y bronca contra tantos. El odio del que habla el kirchnerismo es su miedo al voto.

Cristina sigue perdiendo en las urnas. Y tiene pendiente una larga conversación con la Justicia. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...