24 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,25 Venta 39,65
14 de noviembre 2022 - 14:49hs

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, advirtió que "los próximos meses serán difíciles" para Ucrania, pese a la reconquista tres días atrás de la ciudad de Jerson y sus zonas aledañas, región clave del sur del país que recibió la visita del presidente Volodimir Zelensky.

Le retirada de las tropas rusas de la orilla derecha a la orilla izquierda del río Dniéper en la línea de operaciones "demuestra la increíble valentía de las fuerzas armadas ucranianas", afirmó Stoltenberg, quien sin embargo advirtió que "no debemos cometer el error de subestimar a Rusia", durante una conferencia de prensa en La Haya.

"Las fuerzas armadas rusas conservan importantes capacidades operativas, así como un gran número de soldados y Moscú ha demostrado su voluntad de asumir pérdidas importantes", agregó el jefe de la OTAN. "El objetivo de Putin es dejar a Ucrania fría y a oscuras este invierno", prosiguió Stoltenberg con relación a los ataques rusos de las últimas semanas con misiles y drones contra infraestructuras civiles y, sobre todo, contra de la red energética.

Más noticias

La ciudad de Jerson, recuperada tras semanas de durísimos combates contra el Ejército ruso, recibió a Zelensky, quien consideró “muy alto el precio de la victoria” que pagó Kiev en términos de heridos y muertos para hacerse con el control de la zona, según las declaraciones recogidas en el lugar por el diario The Washington Post.

Ante la noticia de la visita de Zelensky, quien no especificó el número de bajas, el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, se abstuvo de hacer comentarios, aunque recordó que la provincia es considerada por Rusia como parte de su territorio, tras la anexión formal que siguió a la invasión y los referendos realizados en Lugansk, Donetsk, Jerson y Zaporiyia, cuyos resultados favorables a la anexión no son reconocidos por la comunidad internacional.

"Dejamos esto sin comentarios, saben que este es un territorio de la Federación de Rusia", manifestó Peskov en rueda de prensa, según informó la agencia de noticias Sputnik, pocos después que Zelensky anunciara el inicio de las funciones de las autoridades de Kiev en Jerson, ciudad que pese a la retirada rusa está bajo toque de queda desde las 17 hasta las 8, al tiempo que se mantienen las restricciones para entrada y salir de la ciudad.

El pasado 9 de noviembre el ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu, ordenó retirar a las tropas desplegadas a la orilla izquierda del Dniéper para preservar las vidas de los militares y la capacidad de combate del Ejército. Hasta principios de este mes, según informes oficiales, 115.000 personas fueron evacuadas hace la margen izquierdo del río para evitar víctimas civiles por los ataques ucranianos.

El llamado de Stoltenberg a no subestimar las capacidades de las tropas de Moscú siguió a las notas de protesta enviadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia a todos los países que suministran armas a Ucrania. Su titular, Serguei Lavrov, advirtió que cualquier cargamento con destino a Kiev se convertirá en un blanco legítimo para las Fuerzas Armadas rusas.  “Están jugando con fuego”, advirtió la Cancillería rusa a los países de la OTAN.

Hoy, días después de la retirada de Jerson, el Ejército ruso anunció que tomó Pavlivka, una localidad en el este de Ucrania, un éxito para Moscú después de semanas de retrocesos y retiradas. "El 14 de noviembre, tras encarnizados combates, los soldados rusos liberaron por completo Pavlivka, en la República Popular de Donetsk", dijo el Ministerio de Defensa en un comunicado que reivindica la anexión.

Temas:

OTAN Guerra en Ucrania liberación de Jersón Rusia Ucrania

Seguí leyendo

Te Puede Interesar